Es muy frecuente que el común de las personas confunda a la lechuza con el búho, ya que ambos animales tienen características comunes.

Tanto la lechuza como el búho pertenecen a la familia Strigiformes, son aves rapaces, nocturnas y tienen los ojos al frente de la cara. Sin embargo, a nivel físico hay muchas diferencias, si quieres aprender a reconocer a una lechuza y un búho, sin equivocarte, entonces sigue leyendo, en este post vamos a hablar de las diferencias entre estos dos animales tan fascinantes.

Diferencia entre búho y lechuza

Como dijimos, las dos aves pertenecen a la familia Strigiformes, pero la lechuza pertenece a Tytonidae y el búho a la Strigidae, lo cual supone que hay importantes diferencias entre ellas, vamos a detallarlas:

El tamaño

La diferencia más importante es el tamaño, a simple vista, evaluando el tamaño del ave podemos saber si es un búho o una lechuza.

Los búhos son significativamente más grandes, aunque su tamaño puede variar de acuerdo al tipo de búho, siempre son más grandes que una lechuza. Los búhos miden más de 30 cm, pero lo más común es que midan alrededor de 50 cm. Las lechuzas son mucho más pequeñas.

La cabeza

La forma de la cabeza es otra característica que hay que observar. Los búhos tienen la cabeza en forma redonda, muy bien estructurada, con un penacho que muchas personas confunden con orejas.

La lechuza tiene la cabeza en forma de corazón, sin penacho.

El plumaje

Los búhos tienen un plumaje más oscuro, en tonos marrones o grises, aunque hay algunos tipos de búhos como el búho nival que son la excepción. Las lechuzas suelen ser mucho más claras, siendo común que el plumaje sea blanco.

Otra diferencia con respecto a el plumaje es que los búhos machos y hembras tienen las plumas iguales, en las lechuzas, los machos son más claros que las hembras.

También las lechuzas tienen el pecho blanco y las alas están posicionadas un poco más abajo en el cuerpo.

El vuelo

La lechuza y el búho tienen diferentes formas de volar, tal vez por sus diferencias anatómicas o por el tamaño de su cuerpo y alas, pero estas dos aves no vuelan igual.

El búho utiliza un ritmo de aleteo lento y constante, el cual adquiere potencia debido a la gran envergadura de sus alas. Esta ave planea a medida en que se acerca al suelo o al agua según sea el caso.

La lechuza hace un aleteo enérgico, con aleteos cortos y largos alternados. Con lo cual busca un mejor control y velocidad de vuelo.

El hábitat

Los búhos habitan los bosques, ya que para ellos es muy importante los árboles. Suelen vivir en zonas boscosas, espesas, con cuerpos de agua cercanos, de manera de tener todas sus necesidades cubiertas.

Las lechuzas habitan zonas abiertas, como praderas, sabanas y zonas agrícolas, además siempre se mantienen cerca de poblaciones humanas. En estas zonas amplias, las lechuzas cazan con mayor facilidad.

Caza

Ambos, el búho y la lechuza son hábiles cazadores, su alimentación también es similar. Pero a la hora de cazar sus métodos son muy diferentes.

El búho elige un lugar alto, con buena visibilidad y se queda quieto, vigilando con sigilo y escuchando atentamente. Cuando divisa a su presa, la ataca sorpresivamente, con rapidez y eficacia.

La lechuza sale a cazar, recorre la zona con rapidez hasta localizar algún animal que le pueda servir de comida, entonces lo ataca.

Los sonidos

El sonido que emite el búho se llama ulular y es un sonido rítmico, siempre igual en cada individuo y es constante, profundo y audible a grandes distancias. El búho ulula para comunicarse con los demás, para llamar la atención de la hembra y para disuadir a los depredadores.

La lechuza, en cambio, emite una serie de sonidos que pueden ir desde chillidos, graznidos o gritos.

Reproducción

El búho es monógamo estacional, es decir, que conserva una sola pareja hasta que termina la temporada de apareamiento. La hembra pone un número de huevos que puede ir desde 2 hasta 10, la cantidad de posturas va a depender de la abundancia o escasez de alimento. Si hay mucho alimento, entonces la pareja de búhos, pone un mayor número de huevos.

Los huevos eclosionan con algunos días de diferencia, ya que la hembra los pone a intervalos también. La pareja de búhos se reparte el cuidado de los polluelos, hasta que están listos para comenzar a volar.

En cambio, la lechuza, pone entre 5 y 7 huevos, también a intervalos por lo que los polluelos no tienen el mismo tamaño ni abandonan el nido al mismo tiempo. Otra diferencia es que, en el caso de las lechuzas, la hembra se encarga del cuidado de los polluelos en exclusiva y el macho sale a cazar para alimentar a la hembra y a las crías.

Curiosidades del búho y la lechuza

  • Debido a su apariencia, a lo expresivo de sus ojos y a que parece que estuvieran pensando y observando atentamente, los búhos y las lechuzas han sido considerados símbolos de sabiduría. En muchas obras de ficción les confieren conocimientos e inteligencia.
  • También, ambos animales han tenido fama de místicos, de tener poderes paranormales, de llevar la mala suerte o ser de mal augurio. Esto ha sido aprovechado por el cine y la televisión para la creación de historia y personajes.
  • El sistema auditivo de la lechuza involucra toda la cara, el disco facial distribuye el sonido y lo amplifica, haciendo a estas aves muy perceptivas a los sonidos. Esta es una ventaja importante para la caza, ya que detectan posibles presas a grandes distancias.
  • El vuelo silencioso de los búhos y las lechuzas se debe a la forma de las plumas. Estas tienen un deshilachado en las puntas que amortigua el sonido y hace que el aleteo o el planeo sean completamente silenciosos. Este detalle les confiere una gran ventaja para cazar, ya que pueden sorprender a sus presas, que no las ven venir.

Con todas estas características ya no quedarán dudas de cómo distinguir a un búho y a una lechuza, espero que este post haya sido útil.

0 Comentarios

Deja un Comentario