Razas de peces

Los peces forman parte de los animales vertebrados, habitan dentro del agua y regulan su temperatura dependiendo de la temperatura ambiental. Respiran por branquias, su piel está recubierta de escamas y cuentan con aletas que facilitan su movimiento en el medio acuático. Los peces son unos de los primeros animales que poblaron la tierra, y se adaptaron a la vida en agua dulce o en agua salada, por lo que pueden encontrarse ejemplares en cualquier medio acuático, desde aguas corrientes de montaña, hasta las profundidades del océano.

Historia de las razas de peces

El origen de los peces es incierto. Se cree que pudieron aparecer a partir de otros cordados durante el Cámbrico. De esas primeras especies, se originarían otras como el ostracodermos, y de aquí algunas más modernas como los agnatos. Para poder hablar de peces, habría que remontarse al primer momento en que estos primitivos animales desarrollaron mandíbulas, lo que les permitió alimentarse de presas mayores, triturar y cazar. Al dar este salto evolutivo, fue cuando comenzó la adaptación a los diferentes hábitats, cambiando con ello o definiendo algunas de las características que daría lugar a toda la diversidad de especies.

Cuántas razas de peces existen

Los peces son animales con una gran riqueza y variedad de razas y especies. Se estima que existen unas 30.000 especies de peces, lo que supone más de la mitad de todos los animales vertebrados conocidos. Existen peces con todo tipo de formas, colores, características y habilidades, por lo que resulta extremadamente complicado realizar una clasificación adecuada.

Como es lógico, solo una pequeña proporción de la totalidad de especies de peces son adecuadas para tener como mascota. Además, es necesario conocer sus necesidades concretas, tanto a nivel de espacio como de alimentación y condiciones del entorno, porque de otra forma tendrán una pésima calidad de vida y una esperanza muy inferior a la que debería vivir un pez en condiciones naturales.

Tipos de razas de peces

La clasificación general de los peces sería muy compleja y poco útil para aquellos que quieran ser propietarios de alguna de las razas de peces que pueden tenerse como mascota. Por eso, es mejor conocer los más importantes en base a sus necesidades de entorno, que además tienen algunas características en común debido al hábitat en el que desarrollan su actividad. Según esto, pueden encontrarse cuatro grupos básicos de peces, aunque no son los únicos:

  • Peces de agua dulce. Son lo más habituales en las viviendas debido a su facilidad de mantenimiento, colorido y poco gasto económico. Son muchas las especies de peces de agua dulce que se pueden encontrar para vivir en un acuario, aunque siempre deben garantizarse las condiciones adecuadas de espacio y de salubridad del agua. La limpieza debe realizarse a través de equipos profesionales, y también habrá que realizar un mantenimiento adecuado sobre estos equipos. En cuanto a la alimentación, todo dependerá de las especies que adquieras, por lo que será necesario que te informes de las especies concretas.
  • Peces de agua salada. Estos peces requieren unos cuidados especiales, como el hecho lógico de que su agua debe cumplir con las condiciones de salinidad adecuadas para que puedan sobrevivir. Son muy populares entre los aficionados a los acuarios, ya que en esta categoría se encuentran algunas de las especies de mayor belleza del mundo. Con un correcto mantenimiento del acuario, estos peces pueden vivir durante muchos años, aunque será necesario conocer a fondo las necesidades de cada especie en cuanto a la alimentación y a la temperatura del agua.
  • Peces tropicales. El caso de los peces tropicales es muy especial, puesto que sus cuidados difieren del resto de peces. El cuidado de la pecera y el mantenimiento del agua es fundamental, con equipos adecuados de limpieza que garanticen las buenas condiciones del entorno. La temperatura deberá ser adecuada en todo momento, y además estar limpia y equipada con todos los accesorios necesarios. Como en el resto de los casos, otro factor a tener en cuenta es la alimentación, para lo que habrá que recabar información dependiendo de las especies concretas.
  • Peces de agua fría. Los peces de agua fría son los más fáciles de cuidar y mantener, pero también son los que más contaminan el agua, poniendo en riesgo su propia salud en el proceso. Para evitarlo, es igualmente necesario incluir en el acuario, equipos de limpieza adecuados que purifiquen el agua. También es fácil proporcionarles una alimentación adecuada, aunque siempre se recomienda informarse previamente acerca de las especies, por si tuviesen necesidades de alimentación especiales.

Para conseguir hacerte con un buen acuario, de las características que prefieras, es imprescindible acudir a algún lugar especializado donde puedan asesorarte personalmente de las razas de peces más adecuadas para ti, así como sobre sus cuidados y tipo de alimentación. Solo así podrás tener algunas de las mascotas más llamativas y coloridas del mundo.

 

Category: Peces