en

Cómo convencer a tus padres de tener un perro

Si has llegado hasta aquí, es porque quieres tener una mascota. Y no una mascota cualquiera. Un perro, que es el mejor amigo del hombre y también el mejor amigo de los niños. Desde luego que un perro es mucho más que una mascota, es un miembro más de la familia, lo que significa que no es un juguete que hoy puedas tener y mañana guardar. Así que, si quieres convencer a tus padres de tener un perro, primero deberás asegurarte de que es lo que realmente quieres.

Antes de intentar convencer a tus padres de tener un perro

¿Entiendes lo que significa tener un perro? Un perro necesita cuidados y atenciones. Por supuesto, te dará todo su cariño y horas de juegos, pero poner un perro en tu vida significa mucho más que eso. Tu perro tendrá que salir a pasear al menos tres veces al día, tendrás que darle de comer una comida adecuada, cepillarlo, bañarlo, etc.

A veces se pondrá malo y tendrás que llevarlo al veterinario, otras veces estará nervioso y es posible que destroce algunos de tus juguetes favoritos o tu ropa. Un perro es un ser vivo al que deberás educar y prestar atención, pero que tiene sus propios sentimientos y carácter. ¿Crees que puedes hacerlo? Incluso si no tienes ganas, o tienes muchos deberes, o si has quedado con tus amigos o amigas. Nada de eso importará, porque tu perro va a necesitar cada día los mismos cuidados. Si crees que la situación te puede superar, es mejor que esperes a otro momento de tu vida para tener un perro. Pero si sigues pensando que un perro encajará a la perfección contigo, puedes pasar al siguiente punto.

Ahora puedes convencer a tus padres de tener un perro

Una vez que tengas claro todo lo que conlleva una mascota, puedes intentar convencer a tus padres de tener un perro. El primer paso es que hables con ellos seriamente, que entiendan que no es un capricho puntual. SI de verdad quieres tener un perro, tendrás que demostrarlo. Tendrás que demostrar que podrás hacerte cargo de sus cuidados y que responsabilizarás de él. Puedes empezar por ser responsable con tus tareas diarias, porque así tus padres verán que realmente puedes hacerlo.

Otro buen consejo es que no pidas a tus padres un perro como parte de un regalo de cumpleaños o en Navidad. Un regalo puede parecer más un capricho que una decisión meditada, y la clave en todo esto es que tus padres crean en ti y en que no se trata de una ocurrencia puntual. Si de verdad quieres un perro, tendrás que esforzarte y trabajar desde mucho antes de compartir tu vida con él. Pero también te aseguramos que merece mucho la pena y que será el mejor amigo que puedas tener durante mucho tiempo.

¿Qué piensas?

-1 points
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 100.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo saber si un gato tiene frío

5 mascotas para alérgicos que quieren vivir con animales