El papel del animal de compañía dentro de los hogares es cada vez más relevante, convirtiéndose, para muchos, en uno más de la familia. Debido a esto, las personas que tienen a su cargo mascotas, buscan lo mejor para ellas y eso hace que los profesionales encargados de su salud tengan que estar continuamente atendiendo a los cambios y necesidades que se produce en su sector. Por eso, contar con muchos y diferentes recursos para clínicas veterinarias, y que estos sean accesibles, es muy importante para ellos.

La necesidad de adaptarse para sobrevivir en un sector cambiante

El informe sectorial de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) del año 2020 destacaba que “viene una revolución de gran calibre”. Sin duda, esta está provocada por las características del sector veterinario, el cual se encuentra en una época de rápidos, constantes y profundos cambios.

Por ello, es tan necesario para los veterinarios adaptarse a todas esas variaciones. De estas destacan el fuerte aumento de la competencia, la profesionalización del sector y la necesidad de mejorar la experiencia del cliente.

Para hacer frente a esas exigencias, existen ciertos recursos para las clínicas veterinarias muy importantes para los profesionales, como la propia formación, que ayuda en la profesionalización, o los planes de salud veterinarios. Veamos los beneficios que estos últimos pueden aportar a los centros especializados en la salud de mascotas dentro de esta era tan cambiante.

Los planes de salud veterinarios como recurso veterinario para destacar

Como decíamos al principio, la importancia que las personas dan hoy en día a la salud de sus mascotas, hace que cada vez acudan más a los centros veterinarios, y no solo cuando hay una necesidad urgente. En ese aspecto, entran en juego los planes de salud preventivos.

Un plan de salud para perros o para gatos cuenta con una serie de acciones preventivas que permiten tener controlada la salud de los animales y anticiparse a problemas (revisiones, análisis de sangre, calendario de vacunación, tests, desparasitaciones, etc.). Esto aporta grandes beneficios a los tres principales protagonistas.

Por un lado, con estos planes de salud preventivos, los centros veterinarios estarán ofreciendo un servicio de gran valor a sus clientes, destacando por encima de muchos centros que no ofrecen este tipo de planes. Con eso ya tienen dos puntos a favor frente a las nuevas necesidades del sector: obtener una posición favorable por encima de la competencia y mejorar la experiencia de sus clientes. Adicionalmente y por esa mejora, las posibilidades de atraer a más clientes aumentan, además de fidelizar a aquellos con los que ya contaban.

Por otro lado, los clientes podrán contratar planes de salud personalizados según las características de su mascota y tendrán en sus manos información anticipada sobre las pruebas, revisiones, vacunas, etc. a las que se someterán sus animales de compañía. Esto les aportará mucha tranquilidad y confianza.

Y, por último, no se pueden pasar por alto los beneficios que un recurso veterinario como es el plan de salud preventiva puede aportar a las propias mascotas. En estas a veces detectar signos de dolor o enfermedad es muy complicado por parte de sus tutores. Por eso, tomar medidas preventivas de la mano de profesionales facilitará descubrir cualquier patología y mejorar la calidad de vida de estos animales.

0 Comentarios

Deja un Comentario