¿Dónde puedo enterrar mi mascota?

 

Como amantes de los animales, una de las situaciones más difíciles de enfrentar es la muerte de tu compañero. Una mascota que se convirtió en parte de la familia. Y aunque nunca quisieras que llegara ese día, es mejor estar preparado y saber ¿puedo enterrar mi mascota?

Surgen muchas dudas y preguntas sobre que hacer con su cuerpo. Entender las consecuencias de acuerdo a como decidas disponer de su cuerpo; incluso saber si puede causarte problemas con legales.

Pues lo cierto es que en efecto, en España existen leyes que regulan lo relacionado con las mascotas fallecidas. Puede parecer poco importante, pero hay buenos motivos para que sea así. Qué pasaría si alguien entierra a su mascota en cualquier parte, y resulta que sufría alguna enfermedad que pueda propagarse. Una enfermedad que contamine la tierra, el agua, otros animales y hasta a las personas.

Con riesgos tan grandes no puedes enterrar a tu mascota de cualquier manera, sino siguiendo los protocolos que impone la ley. En cada ayuntamiento suele haber una reglamentación para el manejo de los animales muertos. También servicios para hacerlo de manera segura.

Existen, también, las opciones de cremación, que puede hacerse individual o en grupo. Además de los servicios que ofrece en cementerios especiales para animales.

¿Cómo enterrar a mi animal de compañía sin peligro?

En caso de que te lo preguntes, enterrar tu mascota sin atender las normas jurídicas, puede acarrearte problemas legales y multas. Al igual que arrojar su cuerpo en el basurero. Manejar un cuerpo de esta manera puede generar riesgos de salubridad, de allí que existan fuertes sanciones.

Lo mejor que puedes hacer, cuando fallece tu compañero, es contactar a tu veterinario. Por su intermedio se podrá seguir el proceso de manera adecuada y podrás enterrar a tu animal de compañía sin peligro.

Tal como lo comentamos, una alternativa es contactar a los servicios del ayuntamiento donde residas. La mayoría tiene distintas opciones que te permitirán una despedida adecuada y segura.

Hay que enfatizar los riesgos de enterrar un animal en cualquier parte. Si la mascota recibió la eutanasia, pudieron suministrarle diferentes productos para hacerlo. Algunos de estos productos pueden continuar activos por mucho tiempo. Si otros animales escarban y mordisquean el cuerpo, o si sus fluidos llegan a entrar con el agua, es posible que se produzca una intoxicación grave.

Por lo que no pueden quedar dudas sobre el riego de colocar animales muertos en cualquier parte. Esto incluye el jardín de la casa, sitios cercanos, basureros o cuerpo de agua.De manera reciente, en algunas comunidades las regulaciones permiten excepciones. Para ello hay que cumplir requisitos existentes.  La causa de muerte no puede ser una enfermedad contagiosa. Ni tampoco que el cuerpo contenga fluidos peligrosos para el ambiente, otros animales o personas.

Una vez que tengas la certeza de que puedes enterrar tu mascota con los permisos adecuados. Puedes hacerlo siguiendo estas indicaciones:

  • El entierro debe hacerse pronto. De preferencia antes de transcurridas 24 horas.
  • Debe hacerse a una distancia de 35 metros del espacio habitado. La profundidad está en relación al tamaño del animal, aunque mínimo debe tener 1,20 metros.
  • Utiliza una caja de cartón o madera. Evita usar sábanas. Debe colocarse algún peso que impida que animales escarben hacia el cadáver.
  • Se aconseja el uso de cal en todo alrededor del cuerpo
  • Debe estar al menos a 250 metros de cualquier fuente de agua, ya sea un pozo o manantial.
  • Recuerda para optar por esta opción requieres todos los permisos oficiales.

Lugares para la sepultura de una mascota

Hay opciones para el manejo de esta situación que pueden ser muy útiles. Se trata del seguro de animales, que ante estas situaciones facilitan todo el proceso incluyendo el sitio del último reposo de tu compañero.

Tal como lo hemos señalado, en algunas ciudades existen los cementerios de animales. En algunas Comunidades Autónomas hay ciertos permisos para enterrar a tu mascota y está la opción de cremar a tu animal de compañía.
La ley también contempla que en los sitios sitios remotos, en los cuales no se puede recoger el cuerpo. O es muy arduo el traslado, en esos casos, siguiendo todas las instrucciones previas, puedes hacer el entierro.

Cementerios especiales para animales

Para disponer del último descanso de tu querida mascota, también puedes optar por las opciones de cementerios especiales para animales. En estos espacios tendrás la posibilidad de un entierro seguro, apropiado en el que además podrás visitar y honrar a tu compañero animal.

Considerar el uso de estos espacios te permite tener tranquilidad. Al usar los servicios de un cementerio evitas inconvenientes sobre los riesgos al hacer un entierro ilegal. Además no ocasionas posibles daños al ambiente u otras especies. Y tiene un beneficio valioso, es de gran ayuda cuando el sentimiento de pérdida te afecta junto a toda la familia.

Podrás disponer de fosas individuales para tu mascota. También podrás colocar una placa, con inscripción, fotografía, incluso un monumento conmemorativo. Un lugar para congregar a la familia y mitigar el dolor.
En España existen varios cementerios especiales para animales.

Entre ellos hay que mencionar “El ultimo parque”, ubicado en Madrid. Funciona desde 1983 y hay más de 4 mil mascotas enterradas allí. Tarragona,  en Cataluña, también cuenta con un lugar adecuado para el reposo final. Se llama “El último hogar”. Allí las opciones son cremar, entierro en fosa común o en fosa individual. Muy cerca de Barcelona, en Torrelles de Llobregat, se encuentra “The loved ones”, también conocido como “El cementerio de pequeños animales”. Abierto desde 1972 ofrece la de sepultura para mascotas. Se puede elegir entre fosas o nichos.

Enterrar mi mascota en el jardín

Muchas veces, ante el dolor de la perdida de alguien que ha sido parte de nuestra vida, se desea tenerlo cerca. Ese es uno de los motivos por los que algunos deciden enterrar su mascota en el jardín.
Otro motivo es que ante la necesidad de tomar una decisión con rapidez, ven el jardín como la manera más sencilla de sepultar a su mascota.

Cualquiera sea el motivo, es una decisión muy peligrosa que puede poner en riesgo el ambiente y la vida de otros animales. Una mascota que haya sufrido de salmonelosis, parvovirus o toxoplasmosis, enterrado en el jardín, puede contaminar cualquier otro animalito.

Este es un ejemplo de como un manejo inadecuado de un cuerpo, puede generar consecuencias graves. Seguro conoces casos de un perro o un gato que desenterraron otro animal y se enfermaron o incluso murieron.
Representa un riesgo muy alto tomar la decisión de usar el jardín como fosa de una mascota.

Una alternativa que puedes tomar es donar el cuerpo a un veterinario. De estos profesionales hay quienes se dedican a la investigación. Por lo que les resulta de ayuda poder estudiar ejemplares que les permita avanzar en terapias, tratamientos, etc. Por estos motivos es necesario que sigas las reglamentaciones que hemos mencionado para enterrar, de modo adecuado y seguro tu mascota.

Enterrar una mascota en una maceta

Los problemas que se han mencionado, con entierros inadecuados, valen igual para enterrar una mascota en una maceta. Tal como como ocurre con los riesgos de enterrar en el jardín, o en cualquier lugar sin las condiciones seguras, se aplica a las aves.

En muchos casos las aves mueren de diferentes enfermedades, que son muy contagiosas. Aunque una maceta puede estar en un espacio más cuidado, que el jardín o en el campo, lo cierto es que hay un peligro. Cualquier animal, otros pájaros o incluso niños pueden escarbar estos depósitos.

De manera que si los ácaros, o fluidos entran en contacto con estos animales personas, es factible que ocurra una contaminación. Por lo tanto, lo aconsejable es seguir todas las recomendaciones que hemos dado para disponer del cuerpo de una mascota.

Superar la muerte de una mascota

Saber que tarde o temprano tu compañero, va a morir, no cambia lo que sientes cuando ocurre. El sentimiento de pérdida, de dolor. Al fin y al cabo murió alguien que es parte de la familia.

Son muchas las emociones que se desatan ante este hecho. La tristeza, como es natural, pero también ira, frustración, soledad, culpa por no haber evitado que muriera tu mascota. Puede ser peor, si tus amigos o familia no comprenden tus sentimientos. No entienden que no se trata de un “animal” cualquiera.

Lo primero que debes saber es que normal y necesario que te tomes un tiempo de duelo. Porque es una pérdida dolorosa, y no puede ser vista como algo menor. Así que debes darte el permiso de expresar y mostrar tus emociones. Llorar, estar en silencio, dejar que el dolor salga.

Es de ayuda que te apoyes en familiares o amigos. Personas que comprendan como te sientes y te brinden apoyo y compañía. Habla de tus emociones, seguro van a venir a tu memoria todos los recuerdos. Y es importante que puedas expresar todo eso en una relación de confianza.

Puedes, también, crear algún recuerdo. Una placa, una imagen, que represente tus sentimientos por tu compañero de modo permanente. Lo importante es que no dudes que tus sentimientos por tu mascota son válidos. Te llevará un tiempo recuperarte, y si lo consideras necesario busca ayuda profesional.

0 Comentarios

Deja un Comentario