El jerbo del desierto es una especie muy popular también llamada jerbo de las pirámides, ratón de las pirámides, jerbo de Egipto, jáculo menor y algunas otras denominaciones que delatan su origen.

En efecto, el jerbo del desierto habita las zonas desérticas de Egipto, en el Oriente medio y África. Éste hábitat condiciona mucho de su comportamiento y biología.

Si tienes curiosidad por esta especie y la relación con su hábitat, sigue leyendo que aquí tenemos información valiosa.

 

Hábitat del jerbo del desierto

La distribución de esta especie en estado natural abarca una gran extensión. Se puede encontrar desde el desierto de Sahara hasta Egipto, en parte de Europa, al norte de África y en otros territorios.

Resumiendo, habita desiertos con temperaturas extremas, a las cuales se adapta perfectamente. Veamos algunos aspectos:

  • El jerbo del desierto excava túneles para refugiarse, de esa manera huye de las temperaturas muy altas, alejándose de la fuente de calor. Estos túneles se convierten en su madriguera, de manera que allí dentro tiene todo lo que necesita para vivir con comodidad. De hecho, el jerbo del desierto no se aleja mucho de su hogar, suele salir en horas nocturnas a buscar alimento, pero sin alejarse demasiado.
  • La alimentación del jerbo del desierto está adaptada al entorno donde se encuentra. Este roedor se alimenta de raíces, semillas, plantas, huevos de aves, hierbas y en ocasiones ingiere algunos insectos para cubrir su necesidad de proteínas.
  • La arena del desierto le sirve no solamente de refugio, sino que también se asea con ella, manteniendo su pelaje libre de suciedad y otros agentes perjudiciales. Los jerbos del desierto se bañan en la arena, frotándose el cuerpo y revolcándose en ella. Es por eso que, en cautiverio, es necesario proporcionarle una piscina de arena fina para que realicen la misma acción.
  • En cuanto a los depredadores, los jerbos del desierto tienen muchos, por ejemplo, las víboras, zorros del desierto, halcones y otros animales que se alimentan de él y, por lo tanto, los cazan. Para defenderse, estos roedores escapan dando saltos con sus poderosas patas traseras, enterrándose en la arena si es necesario.
  • La hidratación la realizan de acuerdo al hábitat, por lo general no ingieren agua, sino que toman la humedad de las raíces, flores y frutos que ingieren.
  • Cuando hay escasez de alimento, o cuando se agota la fuente de comida que solían tener, el jerbo del desierto recorre grandes extensiones de territorio buscando nuevas zonas con mejores condiciones. En cada tramo, se lavan con arena y se entierran provisionalmente. Luego continúan su travesía hasta establecerse en el lugar elegido.
  • En ocasiones los jerbos del desierto se reúnen en pequeños grupos, cuando es así, construyen madrigueras con múltiples cámaras que tienen diferentes funciones y les permiten aislarse solos o en parejas. Para esto excavan la arena en zonas cercanas a raíces de árboles, para que les sirva de estructura y no se derrumben los túneles.
  • Los jerbos del desierto alcanzan su madurez sexual muy temprano, alrededor de los 3 meses de vida, incluso puede ser un poco antes. Son muy fértiles, como la mayoría de los roedores. Cada hembra puede tener varias camadas al año. La gestación dura apenas un mes, las crías nacen en la madriguera bajo la arena, unas 5 o 6 crías cada vez. Al mes de nacidos son independientes y ya la madre podría estar pariendo su siguiente camada, ya que inmediatamente después del parto tiene un celo.
  • Los hábitos del jerbo del desierto son nocturnos, durante el día, es decir a la hora de mayor calor en el desierto, permanecen en la madriguera. Durante la noche cuando la temperatura baja, salen a la superficie para buscar alimento.

Características resaltantes del jerbo del desierto

  • El jerbo del desierto mide unos 10 cm, en ocasiones llega a medir 12 cm, su cabeza es corta, sus orejas medianas, los ojos saltones, adaptados al desierto. La cola del jerbo es muy larga y lo ayuda a balancearse en la arena de su hábitat.
  • El pelaje puede ser de muchas tonalidades, pero predomina el color más parecido a la arena del desierto, lo cual le sirve para camuflarse y no dejarse ver por sus depredadores. Además del tono marrón claro, se pueden encontrar jerbos del desierto negros, marrón oscuro, grises, rojizos y blancos.
  • La apariencia del jerbo recuerda a un canguro en miniatura, también se parece a un ratón. Esta similitud incluye la manera de desplazarse, a saltos, lo cual es característico de canguros y conejos.

Los jerbos del desierto constituyen una especie muy interesante de estudiar, ya que sus hábitos silvestres son muy útiles para entender sus necesidades como mascotas en cautiverio. Espero que este post haya satisfecho tu curiosidad por el jerbo del desierto, una de las especies de roedores más encantadoras que existen.

0 Comentarios

Deja un Comentario