¿Cómo baño a mi conejo?

Uno de los animalitos que inspiran más ternura y alegría en niños y adultos son los conejos. Tal parece que fueron hechos para ser adorables. Sus cuerpos lanudos, esponjosos, suaves, sus largas orejas, en fin todo. Pero tal como pasa con otros animales, puede haber dudas sobre su higiene y hay que saber si los conejos se bañan.

Una de las conductas más evidentes de los conejos es que son inquietos. Son por naturaleza curiosos, y seguro te has fijado, sus hocicos siempre no paran de moverse un momento. Esta misma conducta activa, la podemos ver en su esmero por mantenerse limpios. De hecho suelen dedicar bastante tiempo a acicalarse.

Recomendaciones para bañar a los conejos

La primera recomendación es que suele ser mejor no bañar a tu conejo. Existen diferentes riesgos para su salud. Se pueden resfriar, sufrir de una baja de temperatura o hipotermia, lo que puede ser un problema severo.

Pueden existir situaciones en las que es necesario que intervengas para dejarlo limpio y a salvo. Tal vez se ensucian en exceso fuera de casa, o le cayó alguna sustancia que no puedes quitar con un trapo húmedo. Puede también ocurrir que alguna enfermedad no le permita mantener su autolimpieza.

En los casos en los que sea necesario bañar al conejo debes vigilar tanto las condiciones del agua, del secado, incluso de la estación del año antes de tomar la decisión de hacerlo. Todas las precauciones son importantes para que esté sano.

Claves que debes seguir para lavar a un conejo

accesorios conejos

En este punto te diremos en detalle los mejores pasos a seguir para que bañar a tu conejo sea beneficioso.

El punto del agua no debe ser helada ni caliente. La temperatura para hacerlo es templada o tibia. Considera como si fueras a bañar a un bebé, así evitarás quemaduras o que lo afecte si es demasiado fría.

Está prohibido sumergir a tu conejo en el agua. Esto puede generarle muchos problemas de salud, daños en sus orejas además de generarle un aumento de estrés muy fuerte. Debes echarle poco a poco agua con una taza o algo similar. También puedes usar un pequeño recipiente, donde hayas colocado una pequeña cantidad de agua; apenas para que llegue al vientre.

Si requieres usar productos como un champú, lo ideal es que sean aprobados para este tipo de animalitos. Recuerda que su piel es muy sensible, puede reaccionar con alergias u otros problemas a productos menos adecuados.

Es indispensable que evites que el agua con alguna sustancia o cualquier producto de limpieza caiga en sus ojos, nariz u orejas. Estos órganos también son muy delicados, por lo que es mejor que no entren en contacto con nada químico.

Precauciones importantes a la hora de bañar a tu conejo

Los conejos son animales sensibles, inquietos y nerviosos. El baño no es una actividad habitual, ni debe llegar a serlo, por lo que es algo que los altera. Para ayudarlo a que la experiencia sea lo más grata posible hay varias cosas que puedes hacer.

Primero tranquilizarlo con caricias y palabras suaves, cariñosas. Nada de agregar sales o sustancias para relajarlo. Su serenidad depende del trato que le des. Si ves que se altera o se asusta es mejor no forzar el baño y dejarlo para otro día o momento.

Frota con delicadeza la piel, limpia bien las zonas donde se forman pliegues, la zona genital. Elimina con agua todo el producto que hayas usado. La sesión de baño debe ser corta, entre los 5 y 7 minutos es tiempo suficiente y adecuado.

Una vez que termines, no es aconsejable el uso del secador. Esto también los puede alterar, además de afectar la piel. Mejor utiliza una toalla para envolverlos y darles calor con prontitud. Puedes tenerlo unos minutos pegado a ti, así lo ayudarás con tu propio calor. Luego, con la toalla, masajéalos con cuidado. Debe quedar seco en su totalidad.

Puede parecer obvio, pero es necesario que el baño se haga en sitio cálido, sin corrientes de aire, seguro.

Higiene y baño de los conejos

Tener a tu conejito en su sitio limpio, cuidado, protegido es la mejor manera de evitar tener que bañarlo. Algo que si puedes hacer a menudo es cepillarlos. Esta actividad la disfrutan mucho y ayuda a mantener su pelaje en buen estado, además contribuye a eliminar insectos y arácnidos. Para ello sostenlo suavemente o colócalo en una superficie plana. Lo puedes hacer cada 3 días.

Recuerda que siempre debes observar cómo reacciona ante esta actividad para evitar que se estrese.

Una medida de higiene es mantener el pelo corto. Si tu ejemplar es de los que les crece mucho el pelo, lo puedes cortar para que el largo sea de unos 3 centímetros.

Otras tareas para que este saludable como el desenredado del pelo, recortar las garras, etc., no deben hacerse mientras se ducha. Busca otro momento para esta actividad, de manera que el animalito no se sienta abrumado.

Tal como lo dijimos, bañar a tu conejo es algo que no debe ser habitual. A lo sumo se podrá hacer dos veces al año, en circunstancias apropiadas y bajo todos los cuidados que hemos indicado. Una alternativa es el uso del champú en polvo, que puedes usar y luego cepillar para eliminar manchas.

En todo caso, siempre es importante apoyarte en el consejo de tu veterinario para este tipo de medidas de aseo.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario