Sarna en conejos

La dulce compañía de los conejos se ha vuelto muy habitual. Son compañeros alegres, festivos, que provoca tenerlos abrazados siempre. Además tienen grandes ventajas para ser parte del hogar, ya sea en un piso o en casa. Y es que su tamaño los hace perfectos para todos los ambientes. Sin embargo, hay que tener cuidados ante diferentes problemas que pueden enfrentar como la sarna en conejos.

Este padecimiento puede ser engañoso. Ya que se puede pensar que un problema se puede solucionar sin mayor problema, o que tendrá pocas consecuencias. Sin embargo, las consecuencias pueden ser delicadas, si no se toman las medidas necesarias para recuperar la salud del conejito.

Sarna en conejos: cuál es la causa

conejo

Es importante decir que es una dolencia que es una de las más habituales en estos mamíferos. Se trata de una enfermedad causado por los ácaros.

La presencia de estos arácnidos en la piel causa una intensa picazón, escozor en la piel del animal. Este reacciona rascándose con fuerza la piel lo que empieza a generar lesiones en la piel. Estos daños en la piel, si no se atienden se pueden hacer más severos. Creando zonas expuestas que llegan a sangrar e infectarse.

A medida que esto avanza, los ácaros penetran la superficie de la piel, donde puede alojar huevecillos de los que nacerán otros ácaros. Esto va haciendo más grave el problema.

Hay distintos tipos de ácaros. Algunos se alojan en las orejas, otros en la cabeza y zonas cercanas. Algunos penetran de manera profunda la piel.

Sarna en conejos: cómo detectarla

Las señales de la sarna no siempre son visibles. A esto contribuye que un instinto natural de los conejos es ocultar cualquier herida que los pueda exponer como una presa. Sin embargo, hay diferentes evidencias de este problema:

  • El conejo se rasca de modo continuo, con ansiedad hasta el punto de lastimarse dejando expuesta la piel.
  • Apatía, perdida de energía
  • Sangrado, supuración en la piel, grietas.
  • Perdida de piel sin estar en la época de la muda de esta.
  • Pérdida o disminución de interés en la comida.
  • Aparecen manchas, costras como decoloración en el hocico, nariz, orejas, así como en el contorno de los ojos.
  • El animal emana mal olor de manera constante.

Sarna en conejos: Tratamiento

Si detectas algunos de estos síntomas es necesario que acudas al veterinario. El profesional hará la evaluación pertinente para averiguar que tipo de sarna es la que presenta el conejo.

A partir del diagnóstico establecerá el tratamiento que puede constar de diferentes medicamentos. Es posible que sean suministrados con inyecciones o por vía oral. Para este problema hay una variedad de opciones de acuerdo al tipo lesión.

Además del tratamiento, el veterinario te hará una serie de recomendaciones que es necesario que sigas en detalle para la recuperación del conejo.

El tipo de tratamiento así como su efectividad y la velocidad de recuperación están en relación con la prontitud del diagnóstico. Es decir que cuanto antes se detecte el problema, también la mejora del conejo será más rápida. Por lo general se toma varias semanas que sane por completo.

Los tratamientos artesanales o recomendados, sin la debida supervisión profesional, no garantizan que el conejo se restablezca. Por el contrario es factible que ocasione efectos más dañinos o incluso ponga en riesgo la vida del animal.

Sarna en conejos: cómo evitarla

Un paso fundamental para evitar que se desencadene este problema es mantener una limpieza profunda de la jaula. Del mismo modo debe asearse todos los utensilios, juguetes y demás objetos que están en contacto con el conejo.

Es importante usar productos apropiados para limpiar los espacios del hogar. Para ello es necesario aplicar el uso de desinfectantes. Verifica que el producto funcione contra la proliferación de ácaros y otros animales que puedan causar problemas.

Este tipo de limpieza, con productos que desinfecten, debe hacerse de manera periódica. De esta manera ayudará a evitar la presencia de los arácnidos. Hay que tener presente que los ácaros se reproducen con gran velocidad, por ello es necesario ser constante en esta tarea.

La sarna se contagia de manera muy rápida. Por ello es necesario separarlo de otros conejos, así como de cualquier animal que haya en la misma casa o espacio. Esta es una manera de prevenir nuevos contagios. De hecho los ácaros pueden contagiarse por el más leve contacto con cualquier animal. Incluso pueden transportarse en la ropa, zapatos o cualquier otro objeto.

Una de las maneras en que puedes ayudar a prevenir una infestación es observar a tu conejo. De manera habitual revisa bajo su pelaje, trata de verificar que esté en buen estado su piel. Busca cambios en el pelaje, la aparición de manchas, costras o cualquier variación que pueda corresponder con los síntomas explicados.

0 Comentarios

Deja un Comentario