Pododermatitis en conejos

Para mantener sano y contento a tu conejito hay que estar pendiente de varios factores. Y es que como cualquier animal, puede sufrir diferentes padecimientos. Uno de ellos es conocido como Pododermatitis en conejos.

Los conejos son animales inquietos, que les gusta, a casi todos, estar en constante movimiento. Sin embargo, sus patas aunque son muy resistentes, pueden tener diferentes problemas que requieren atención y cuidados.

¿Qué es la pododermatitis en conejos?

Se trata de una enfermedad de la piel que afecta las patas traseras de los conejos. Se puede observar en la zona donde ejercen presión para apoyarse. Es poco usual, pero también puede afectar las patas delanteras.

Esta enfermedad incide en músculos y huesos del animal. Se observa de manera mayoritaria en ejemplares grandes y de mayor peso. Esto se debe a que las patas deben manejar mayor presión. También ocurre en los conejos que tienen menos pelos en esas zonas. Lo pelos actúan como protección y amortiguación, por lo que son muy útiles

Pododermatitis en conejos: síntomas

Las primeras señales que puedes ver en las patas de tus conejos son pequeñas zonas que pierden pelo o van quedado más despobladas. Son muy notorias al ver el resto de la pata. La piel se ve hinchada, roja, dura. Luego puede causar úlceras abiertas, con sangre, con lo que forma un callo como una herida abierta.

En esta condición aumenta la probabilidad de sufrir infección que puede afectar de manera agresiva al conejo, por lo que necesita tratamiento médico indicado por el veterinario. Con este cuadro, el animal pierde el apetito, lo que conlleva a la pérdida de peso, y es más sensible a otras enfermedades.

El daño en la piel puede ser bastante severo, muriendo parte del tejido, lo que significa que debe ser retirado por un especialista.

Pododermatitis en conejos: causas

Hay varios factores que influyen para que se desarrolle esta condición en los conejos. Aparte de los mencionados, como peso, tamaño, falta de pelo, también las superficies influyen. El tipo de piso que en el que se mueve el conejo puede causar esta enfermedad.

Mantener al animalito mucho tiempo en la jaula, pisando las varillas. La falta de movilidad afecta los músculos, así como el equilibrio de la pata, ya que apoya menos los dedos. Esto aumenta la presión en la parte trasera de la pata.

Los pisos muy rústicos, duros, irregulares, lacerantes, afectan también participan en desarrollar este problema. De la misma manera falta de higiene, la presencia de humedad, uñas muy largas, así como la obesidad son factores detonantes.

Se ha visto que algunos ejemplares tienen posturas inadecuadas. Apoyan sus patas de manera irregular, asentando todo el peso hacia los talones o en una inclinación inadecuada. Este desbalance de presión, en el transcurso del tiempo causa este problema.

Pododermatitis en conejos: tratamiento

Entre las primeras acciones que puedes tomar para ayudar a tu conejo es limpiar las heridas. Utiliza algodón y antiséptico para tratar de prevenir la entrada de bacterias o infecciones.

Hay que hacer una limpieza profunda en toda la jaula y los objetos que estén allí para elimina microorganismos peligrosos. Si hay otros conejos, es necesario separarlos para evitar contagios bacterianos.

Como suele ocurrir con muchas enfermedades, un diagnóstico temprano será de ayuda para que el procedimiento de recuperación sea más efectivo. Al empezar estas señales acude al veterinario para que prescriba el tratamiento. Lo más probable es que indique antibióticos, antinflamatorios, antisépticos y cicatrizantes para ayudar a cerrar la herida.

¿Cómo prevenir la pododermatitis en conejos?

La mejor manera de tener un conejo sano es que disponga de un espacio adecuado. El conejo necesita moverse, curiosear, que le permita estar en actividad. Esto ayuda su estado físico, pero también lo relaja y lo mantiene entretenido.

La jaula también debe ser de buen tamaño, con un soporte liso para que el apoyo no le resulte moleste, doloroso o deformante. No deben pasar demasiado tiempo encerrados allí. Esto los afectará de manera muy negativa física y mental.

El piso en el que se muevan de manera habitual no debe tener elementos filosos, cortantes o demasiado finos. Todos estos elementos lesionan las patas de los conejos.

Un factor clave es mantener la jaula, y todo el ambiente por donde se mueve en perfecto estado de limpieza. Además, hay que eliminar toda la humedad. Esta hace que aparezcan bacterias, agrietan las patas, por donde se cuelan enfermedades.

Vigila alimentación de tu conejito. Si come en exceso puede ganar peso en exceso. Este es uno de los elementos que lleva a dañar sus patas, además lesiona huesos, músculos y causa enfermedades.

Para ayudar a tu conejito, siempre es necesario que lo observes y lo revises. Aprovecha cuando lo cepillas o lo estás acariciando para inspeccionar todo su cuerpo. De esta manera podrás detectar cualquier señal de alarma a tiempo.

0 Comentarios

Deja un Comentario