Tal vez para ti no es una sorpresa que las cobayas son un adorable, y casi siempre, peludos mamíferos que pueden ser unos perfectos para ser parte de la familia. Activos, curiosos y cariños, pueden robarle el corazón a cualquiera, y así es el cobaya teddy, que parece un animalito hecho para dar amor.

Esto es fácil de imaginar con solo escuchar el nombre. Peluditos, casi como acolchados para abrazar y besar. Esta ternura que provocan no pueden hacer olvidar que son animales que deben ser tratados con respeto y cuidado, ya que también son delicados en diversos aspectos.

Esta cobaya o cuye o cuy o conejillo de Indias, todos nombres con los que es conocida la especie, empezó su recorrido en el mundo como resultado de cambios en los genéticos a partir de diferentes especies de este mismo mamífero. Así se llegó a este grupo que posee todas las características para ser un animal saludable, estable, que además disfruta de la compañía de sus humanos.

 

 

Origen de la Cobaya teddy

Esta especie en el mundo natural es originaria de las zonas andinas de América del Sur. De manera específica de países como Perú, Ecuador, Bolivia, aunque se distribuyó a diferentes países de esa región.

Empezaron a formar parte de la vida humana alrededores de hace 2.500 a 3.000 años de antigüedad. Y en principio fue una fuente de alimentación, así como de protección y cobijo por su piel. Con el tiempo fueron ganándose un lugar en la admiración y afecto de las personas convirtiéndose en un animalito apreciado por su belleza y capacidad de transmitir afecto.

No existe mucha información disponible sobre una fecha específica sobre el origen de la cobaya teddy, lo importante es que tiene todas las condiciones vitales para ser tu gran compañera.

Características de la Cobaya teddy

En los diferentes grupos de estos encantadores roedores, el pelaje es una marca distintiva. Así hay desde los que carecen de pelo como el skinny, hasta los que tienen una gran cantidad de pelo como como la cobaya peruana.

En este grupo el manto también es particular, ya que su pelaje tiene características que son particulares. El tamaño es más bien corto, es factible que alcance apenas un milímetro. Pero aunque es corto, a su vez, es muy abundante lo cubre por completo, la cara, cuerpo y las extremidades hasta las uñas.

En la zona posterior de las orejas es donde tiene menor densidad de pelaje. Su manto además se percibe amplio, holgado, frondoso. Como un gran abrigo sobre su piel.

De acuerdo al tipo de pelo se puede dividir en dos grupos. Un grupo tiene un pelaje que es muy suave al tacto, en tanto que el otro es más áspero. Es más usual conseguir ejemplares de pelo duro.

Otro aspecto que resulta muy llamativo es el conjunto de colores que puede exhibir. Entre estos, los más usuales son el blanco, naranja, negro, gris, rojo y marrón. La configuración o el patrón de colores varia por cada individuo, así puedes ver que hay quienes son de un único color o que combinan 2 o hasta tres colores. En general, en grupos o manchas. También pueden aparecer quienes tienen un color de fondo, con pintas en los extremos externos del pelaje.

Como ves es muy variado el juego de colores en su pelaje, así que hay para todos los gustos.

Otra característica que también hace de este grupo algo muy particular es su tamaño. Estas tiernas bolitas de pelo pueden pesar entre los 700 a 1000 gramos, y de manera excepcional algunos individuos llegan a los 1.200 gramos.

Su longitud suele estar alrededor de los 23 a 25 centímetros. No posee cola visible y en el hocico tiene bigotes finos, largos y lisos.

Un rasgo que comparte con otros parientes es la forma de su nariz. Esta posee una curva evidente y notoria, con cierta amplitud, por lo que es muy similar a la cobaya americana.

Tal como ocurre con toda la especie, sus extremidades delanteras y traseras presentan diferencias. Las patas delanteras suelen ser un poco más cortas, y tienen cuatro uñas, en tanto que las traseras solo tienen tres uñas.

Cobaya teddy: cuidados

Los dientes son fundamentales en las cobayas. Como ya comentamos, estos son animales roedores, por lo que su modo de explorar el mundo, en buena medida, depende de sus mordiscos y fricciones a través de su dentadura. Como ocurre con los conejos, sus dientes tienen un crecimiento constante toda la vida.

Es usual que muchos problemas de salud estén en relación con su dentadura. Poseen 20 dientes aunque los más vistosos son los cuatro incisivos. Cuando dejan de comer, un motivo habitual es problemas en boca relacionado con estas piezas, por lo que es importante la asesoría con el veterinario.

El alimento juega un papel muy importante en sus dientes, ya que el heno con sus fibras ayuda al desgaste y así no crecen en exceso, al punto de llegar a ser un problema. También los puedes ayudar al darles un objeto en el que puedan mordisquear sin problemas. De preferencia un objeto duro, del que no puedan arrancar trozos que luego traguen.

En cuanto al pelo, como este no es muy voluminoso, puedes cepillarlo de 2 a 3 veces por semana. Así quitarás manchas o suciedad y estará sano. Evita usar cepillos muy ásperos o fuertes, ya que su piel puede resentir su uso, incluso causarle una lesión.

Debes tener muy en cuenta que este grupo de cobayas no necesita ser bañado. Es muy estricta esta recomendación, debido a que bañarlos, es muy probables les haga más daño que bien. El motivo es que la piel de esta raza específica es muy seca. Carece de la humedad o capa fina de grasa de sus parientes, por lo que bañarlos dejará la piel expuesta a diversos problemas de salud, que no deseas que padezcan.

Si se ensucian o manchan, tu mejor opción es tomar una toalla o trapo húmedo y limpiarlos. Nunca usar productos abrasivos o de fuerte olor.

La higiene es indispensable para mantener su salud, por lo tanto, si excreta en la jaula hay que retirar los desechos a diario. La jaula debe ser limpiada a profundidad, al menos, una vez a la semana. Al hacer esta limpieza profunda hay que hacer lo mismo con todos sus utensilios, recipientes en los que come y bebe.

Las uñas y orejas necesitan de tu atención, ya que las uñas no dejan de crecer y necesitan ser cortadas. Para ello debes tener mucho cuidado y no lastimar una vena que irriga esa zona.

También hay que asear sus oídos, es bastante común que este pequeñín genere gran cantidad de sustancia al interior de sus oídos. Para que estén en perfecto estado hay que retirar esta cera. En ocasiones su consistencia se vuelve dura, lo que hace muy difícil extraerla, para esta tarea te puede ayudar el uso de agua mineral.

Ahora bien, dado que estas medidas de higiene son delicadas y pueden poner en riesgo a tu cobaya, es preferible que te asesores con un veterinario. Este te indicará la mejor manera de hacerlo sin riesgo.

Cómo hay que alimentar a la Cobaya teddy

Ya comentamos un punto sobre como la alimentación protege que se dañen sus dientes o causen problemas bucales. Hay que añadir que el heno debe ser de buena calidad.

Resulta muy beneficioso para las cobayas teddy incluir en su alimentación las verduras y frutas. De manera particular los vegetales que tienen un tallo fibroso son perfectos para alimentarse y protegerse. Estos pequeños suelen tener problemas con la vitamina C, ya que no la producen, por lo que la única vía para que la reciban en su organismo es la alimentación. Asegúrate de que no falte en su dieta. La falta de vitamina C, ocasiona una enfermedad que puede ser mortal.

Además del acceso a la comida es necesario que dispongan de agua de modo permanente. Hay que cambiarla a diario para que esté en buenas condiciones y evitar enfermedades.

Cobaya teddy: carácter

Como ocurre con todas, la cobaya teddy, es un animal que luego de superar la timidez o el miedo a lo nuevo, se adapta con mucha facilidad tanto a los lugares como a los seres humanos.

Al sentirse relajada mostrara toda su personalidad, en la que destacan una inmensa curiosidad. Podrás ver que tratará de explorar todo y empezará por familiarizarse y conocer los olores. Claro también aplicará sus dientes en todo lo que pueda.

Es muy juguetona, le gusta recorrer diferentes espacios, por lo que es perfecta para los pequeños de la casa. Se pueden hacer diferentes actividades con ella. Estas característica de actividad y curiosidad son muy importantes para evitar que pase mucho tiempo en la jaula.

Demasiado tiempo encerradas las afectará al causarles tristeza, ansiedad que puede expresarse en diferentes conductas y sonidos. Se podría decir que suele generar un apego profundo con la persona que la cuida, su ausencia prolongada resultará perjudicial.

Tener una cobaya teddy es un compromiso de dedicarle tiempo todos los días. Jugar con ella, darle afecto, crearle pequeños circuitos para correr, atravesar túneles, etc.

0 Comentarios

Deja un Comentario