Las cobayas son animales que adoran estar en compañía. En el mundo natural evolucionaron y sobrevivieron gracias a que vivían en grupos, así se cuidaban, se protegían para que las camadas pudieran tener las condiciones para crecer. De esta manera está inscrito en sus células formar grupos, pertenecer a algo más grande, por eso los ruidos de las cobayas son tan variados.

Para todos los seres vivos la comunicación es importante, desde los que emiten luz, electricidad, aleteos, graznidos o cualquier forma de tratar expresar algo. Para los animales sociales esto es aún más importante y también con más significados.

En el caso de estos hermosos y tiernos mamíferos como son las cobayas es igual. Pueden emitir diferentes vocalizaciones, e incluso, para muchas personas, sostener verdaderas conversaciones.

Si eres amante de estos animales, o te preparas para llevar uno a casa, es muy importante que puedas descifrar los “mensajes” que tratan de transmitir desde sus peludos y suaves cuerpos. Así sabrás si algo les está molestando, si se sienten incómodos, o simplemente están mostrando su interés por algo, así como su satisfacción. Conocer este aspecto es también una forma de interesarse por su bienestar, una manera de hacer todo lo posible para que se sientan seguras y felices.

Datos sobre la vocalización de las cobayas

Cobaya no es el único nombre con el que son conocidos estos animales, del orden de los rodentia o roedores. Ya que también es llamado cuy, cuye, cuyos, y el más sonado conejillo de Indias. Estos hermosos animalitos que son originarios de diferentes lugares en América del Sur, fueron inicialmente usados en distintas ceremonias y rituales. También fueron parte de la alimentación y se aprovechó el uso de la piel por parte de diferentes grupos humanos.

El proceso de domesticación se estima que ocurrió alrededor de hace 4000 años.

En las cobayas hay un interesante desarrollo de varios de sus sentidos, como son la vista, el olfato y el oído.

La posición de los ojos les permite tener un campo visual muy amplio. Se acerca a los 340°. Mucho mayor que aquellos animales, y los humanos, cuyos ojos son frontales. Esta disposición ocular les permite a estos roedores tener un mayor área de vigilancia para detectar posibles depredadores a su alrededor. También su capacidad de captar imágenes es más amplia, al llegar a unas 33 imágenes por segundo, en comparación con la especia que humana que captamos 22 imágenes en el mismo lapso.

Hay que mencionar que esta ubicación ocular tiene una desventaja, tiene muy poca capacidad para construir una visión de profundidad por lo que no puede calcular a que altura se encuentra en un determinado momento. En cuanto a los colores, puede percibir tonalidades de violetas, azules, y algunos verdes.

El olfato es un órgano que les resulta muy útil y tiene un complejo nivel de especialización. Para el uso de este sentido disponen de casi 800 genes olfativos. A través de su nariz puede reconocer, sin duda, quien es amigo y quien. Detectar a otros de su especie o de su grupo. Se estima que su nariz es casi 1000 veces más potente que la de los seres humanos.

La capacidad auditiva también es una fortaleza en estos peluditos. De hecho su capacidad auditiva es superior a la de los seres humanos. El rango de capacidad de audio de ellas puede alcanzar los 49.000 Hz en tanto que la de los humanos ronda los 20.000 Hz.

Es probable que su capacidad de emitir diferentes sonidos, esté relacionado con su buen oído que le permite reconocer y reaccionar ante distintos estímulos. Algunos estudios revelan que sus distintos sonidos que hacen con el tiempo son más elaborados, más complejos, lo que los cobayas sordos no pueden hacer ya que sus sonidos son más largos pero menos elaborados. Esto sugiere que la capacidad de escucharse hace esto posible en ese nivel.

Tipos de vocalizaciones cobayas

Hay varias situaciones que se han clasificado de acuerdo al momento o propósito en que lo hacen. También varían de acuerdo a la etapa de su vida.

Por ejemplo cuando son crías tienen ciertas vocalizaciones. Estas modifican sus sonidos cuando pierden de vista a la madre o los dejan solos. Una vez que se sienten acompañados o vuelve la madre cambian de un chillido a una especie de ronroneo.

El nombre cui seguro te resulte muy familiar, ya que como dijimos es uno de sus nombres. También es una de las vocalizaciones más habituales de las cobayas. La suelen utilizar en muchas de sus actividades, como explorar, curiosear. Puede parecer una llamada de alerta por lo agudo pero es su ruido normal. Es un sonido agudo como repetir ese sonido.

Hay una variación de este sonido pero es más bajo, menos intenso, sereno. Denota que lo que están haciendo les causa satisfacción, se encuentra tranquilos y relajados. Pueden hacerlo mientras comen o juegan. Es una especie continuo sonido como si se tratara de una conversación, ya que lo usan para comunicarse entre compañeros, de un modo armonioso. Se escucha como una especie de chot-chot

También lo suelen hacer cuando piden comida, en este caso el sonido suele ser bastante elevado. Es casi un reclamo. Aunque también lo hacen cuando perciben que les llevan comida. Si desean salir de la jaula o donde los tengas, es una forma de captar la atención.

Hay una forma de vocalizar el cuy de una forma más rápida. Esta se interpreta como una llamada que puede lanzar para buscar a compañeros de su propia especie. Es también el sonido que emiten cuando son bebés y piden la compañía de la madre

Un sonido como una especie de pitido alto y prolongado no expresa nada bueno. Suele hacerlo en situaciones cuando algo les causa dolor, puede ser algo interno, un golpe. Es un signo de estrés. Una situación que no le hace nada feliz.

Otros tipos de sonidos que hacen las cobayas

Las cobayas emiten varios tipos de ronroneos. Pueden significar cosas opuestas, por lo tanto hay que prestar atención cuando producen este tipo de sonidos. Por ello es tan importante conocer y observar a tu compañera.

El ronroneo corto, es un poco como sostenido, como si unas pequeñas piedras saltaran en su garganta. Si acaricias a tu cobaya en la zona que más disfruta, cada una es diferente, muy seguramente escucharás este sonido. Es una muestra de que realmente lo está disfrutando.

Al ocurrir un sonido de manera inesperada, o un sonido habitual pero que no es de su agrado, harán un ronroneo casi igual. También pueden hacer el mismo ruido si los tocan de un modo que no les gusta y lo confirmarán al moverse lejos de ese contacto.

El ronroneo junto a otra cobaya, especialmente si es del sexo opuesto, lo que significa que expresa su atracción. En estos casos, se puede ver como el cuerpo vibra y hace un movimiento con su torso ondulatorio.

Cuando se encuentran decaídas, incómodas, o incluso con una sensación de dolor o malestar, entonces hacen una especie de lloriqueo. También lo usan cuando quieren evitar el contacto con el humano, o con otro ejemplar de su especie.

Una de las maneras que expresan amenaza, ira o quieren poner un límite es hacer castañear los dientes. Puede ser una manera de establecer la jerarquía en el grupo, cuando conviven en grupos. Es una señal de que se puede desencadenar una confrontación.

Hay un sonido que consiste en repetir una vocalización en grados diferentes de agudos. Lo primero que piensas al escucharlo es que imita a un pájaro. En ocasiones puede deberse a que se siente separado o aislado, pero no hay unanimidad respecto a los significados de este sonido. Lo cierto es que tampoco lo hace muy a menudo, pero sin duda observarlo podría ayudarte a identificar posibles causas por las que lo hacen.

0 Comentarios

Deja un Comentario