Antes de entrar en materia con chinchilla bebé, es menester conocer un poco sobre esta especie. Sus orígenes están en los Andes Sudamericanos. Existen razas silvestres o salvajes y las domesticadas. La hembra chinchilla tiende a ser de mayor volumen que el macho.

Cabe destacar que la madurez sexual en las hembras es entre los ocho y nueve meses de edad, pero no es algo definitivo; ya que se reseñaron casos que dicha madurez podía iniciarse entre los tres y diecinueve meses de edad; mientras que el macho puede iniciarse a los nueve meses.

Su etapa reproductiva entre los machos y hembras coinciden en octubre y marzo, también dependerá de otros factores estacionales de los lugares donde las chinchillas hagan vida.

Gestación de chinchilla bebé

Aproximadamente, la fase de gestación puede durar un poco más de cien días, de acuerdo a las etapas de copulación y fecundación, los partos pueden iniciarse en febrero y finalizan en septiembre. Cabe acotar que, doce horas después del parto, puede desarrollarse un celo con una duración entre once y cuarenta horas, con el cual podrá el macho iniciar el apareamiento, repitiendo el proceso unos cincuenta y cinco días más tarde.

La cantidad de chinchilla bebé por camada es muy variable, se pueden encontrar hasta de seis crías, siendo esto algo atípico. Lo común sería de dos a tres crías, y en esas condiciones hay menos complicaciones con el parto.

Cuando sobrepasa más de cuatro en una camada, la chinchilla bebé pueden nacer con serias dificultades debido a:

  • Esfuerzo de la hembra en la gestación de la chinchilla bebé, que reduce al mínimo sus reservas.
  • El tamaño de cada chinchilla bebé influirá en un mayor o menor proporción al desarrollo de enfermedades; mientras más pequeño el animal, el riesgo se incrementa.
  • No darse abasto con la lactancia de la chinchilla bebé.

Parto de chinchilla bebé

El alumbramiento no es precisamente tranquilo, la hembra se ayuda con su boca para la extracción de cada chinchilla bebé, acomodando las patas de atrás para así incorporar su cabeza, trayendo hacia ella con la boca las crías, posteriormente las limpia.

Luego después del parto la madre chinchilla ingiere la placenta. La actitud postparto de la hembra es algo inquieta, emitiendo pequeños sonidos.

Las chinchillas no suelen armar nido, pero si se apoyan de una caja que resguarda a cada chinchilla bebé para que no le dé hipotermia mientras nace la camada completa.

Hay que hacer notar que las camadas domesticadas en los partos de chinchilla bebé, son menores en comparación con la raza silvestre o salvaje.

Rasgos de chinchilla bebé al nacer

  • A pocos minutos de haber nacido, ya puede moverse con algo de dificultad y mantiene los ojos abiertos.
  • Cuando ya han trascurridos unas cuantas horas, la chinchilla bebé ya puede mantenerse estable.
  • Es muy común observar que las crías, al momento de nacer, tienen en el rostro, manos, y pecho rastros de sangre y otras sustancias, producto de los residuos de la placenta.
  • Puede existir un feto momificado junto a la camada de chinchilla bebé.

Lactancia de chinchilla bebé

El proceso de producción de leche está relacionado con el consumo de la placenta después del parto, ya que esta última contiene una hormona que estimula su secreción, para llevar a cabo la lactancia de la chinchilla bebé. La madre posee tres pares de mamas, pero no todas contienen el mismo nivel de productividad.

Lamentablemente, cuando la camada es numerosa cada chinchilla bebé lleva a cabo una pequeña batalla por obtener la mama con más leche materna, lo que conlleva a que siempre haya algún tipo de riña entre las crías recién nacidas y salga perjudicado la más débil de la chinchilla bebé.

Debido a que la chinchilla bebé nace con dientes, no se descartan posibles lesiones en la madre mientras amamantan, teniendo que considerar recortarlos para mitigar esas flagelaciones.

La chinchilla bebé suele amamantarse por siete y nueve semanas, aunque hay crías que lo hacen por unas cinco semanas más.

Chinchilla bebé en orfandad

Suele haber casos donde la chinchilla madre muere o tiene dificultades para amamantar, se buscan dos alternativas: una madre sustituta que esté en etapa de lactancia, quien recibirá sin mayor complicación a la chinchilla bebé y a su vez también se tiene la opción de la leche artificial. Se han tenido registros de cobayas que han amamantado a camadas de chinchilla bebé.

La reproducción de esta especie para el caso específico de Chile, tiene ciertas regulaciones que hay que observar antes de iniciar el proceso, es importante informarse al respecto.

Cabe destacar que esta especie tiene múltiples cuidados, y que estas orientaciones van enfocadas a las domesticadas, ya que las silvestres o salvajes tiene otro proceso. Lo importante es ejercer una adopción responsable, se espera que la información te haya sido útil, para tener en cuenta el cuidado de una chinchilla bebé.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario