Las tortugas en general, son animales que tienen miles de millones de años sobre la tierra, y están presentes en gran parte de ella. Sin embargo, hay muchas especies diferentes, con notables diferencias.

La mayor clasificación que podemos hacer de las tortugas se refiere a su hábitat, ya que existen tortugas de tierra y tortugas de agua, estas últimas se dividen a su vez en tortugas marinas y tortugas de agua dulce.

Si te da curiosidad saber cuáles son las diferencias entre las tortugas de agua y tierra, llegaste al post adecuado, aquí te las describiremos todas, sigue leyendo.

Diferencias físicas

Los diferentes hábitats en que se desenvuelven las hacen tener diferencias notables a nivel biológico, veamos:

Tamaño

Las tortugas marinas son las de mayor tamaño, dependiendo de la especie pueden ir desde los 60 cm hasta los 2 metros de longitud. La tortuga Laud es la más grande de todas, con frecuencia los ejemplares superan los 1,8 metros y llegan a pesar hasta 800 kgrs.

Las tortugas de agua dulce, en cambio, no llegan a esas longitudes, hay especies que solo miden 10 cm en estado adulto. Las más grandes pueden medir unos 60 cm de longitud.

Las tortugas terrestres llegan a medir unos 30 cm de longitud y pesan unos 500 gramos, lo cual puede variar de acuerdo a la especie y al desarrollo que consigan.

Apariencia

Las tortugas de agua tienen el caparazón más aplanado, especialmente las marinas, ya que nadan grandes distancias y requieren una forma aerodinámica para desplazarse con eficiencia. Las tortugas de agua dulce viven a poca profundidad, pero igualmente sus caparazones son algo aplanados.

Las tortugas de tierra tienen el caparazón mucho más alto, lo cual le da ventajas en su hábitat, también se puede observar que las escamas son mucho más gruesas y firmes.

Las patas de las tortugas de agua están adaptadas como aletas, sin dedos, lo cual les permite mover con eficacia la masa de agua y se desplazan con comodidad grandes distancias.

Las tortugas de agua dulce, también llamadas semi acuáticas, tienen patas que le permiten nadar y caminar en la tierra también. Algunas especies tienen una combinación de membranas con garras que les permiten movilidad en los dos medios.

Las tortugas terrestres tienen patas adaptadas a caminar por tierra, con garras fuertes que le permiten el desplazamiento por terreno irregular.

Diferencias en la alimentación

En líneas generales podemos decir que las tortugas terrestres son herbívoras y las tortugas de agua son omnívoras.

Las tortugas terrestres tienen una alimentación consistente en vegetales, frutas, raíces, hojas y similares. Existen diferencias en la dieta de las tortugas terrestres de acuerdo a la zona de la tierra en la que vivan, las tortugas en estado silvestre suelen alimentarse de las especies que tienen disponibles.

Por ejemplo, las especies que habitan las zonas áridas suelen comer plantas fibrosas, que logra conseguir en su entorno, cuando están en cautiverio esta parte de su alimentación se puede sustituir con heno.

Las tortugas terrestres que habitan zonas tropicales, se alimentan mayormente de frutas, como el mango y las bananas, las verduras como zanahorias, batatas y coliflores.

En la zona mediterránea, las tortugas terrestres se alimentan de dientes de león, higos y productos similares.

Las tortugas de agua dulce son omnívoras, es decir se alimentan de carne y vegetales. Cuando son jóvenes, son más bien carnívoras, ya que requieren un gran aporte de proteínas para su desarrollo y crecimiento, cuando se hacen adultos prefieren comer hierbas, raíces, frutas y verduras, sin embargo, siempre ingieren algo de carne, lo cual pueden ser grillos, mosquitos, cangrejos, larvas y cualquier especie que consigan.

Diferencia como mascotas

Si quieres adoptar una tortuga, debes saber que hay diferencias sustanciales entre una tortuga de agua y una de tierra, veamos:

Si va a adoptar una tortuga de agua debes adquirir un acuario, pero no creas que por eso la tortuga va a vivir todo el tiempo dentro del agua, al contrario, las tortugas de agua necesitan un lugar seco para llevar sol y descansar. Si colocamos a nuestra tortuga de agua en un ambiente acuático únicamente, le provocarás un desgaste físico muy grande, que la puede enfermar, además la falta de sol le producirá enfermedades en el caparazón. Así que siempre hay que diseñarle un hábitat semi acuático.

Si vas a adoptar una tortuga de tierra, debes adquirir o fabricar un terrario, este es un recipiente lleno de tierra en el fondo o una mezcla de tierra y arena, en el cual se incluyen diferentes elementos para el bienestar de la tortuga de tierra. Aunque el terrario debe incluir un bebedero amplio, no se compara al acuario que tiene una importante cantidad de agua.

A la tortuga de agua se le complementa la alimentación con pienso comercial, el cual está compuesto de insectos y otros organismos que le aportan una parte de las proteínas que necesita. Además, a las tortugas de agua se le ofrece carne de pollo, pescado o res, vísceras, etcétera, unas 2 o 3 veces a la semana.

A diferencia de eso, las tortugas terrestres no consumen carne. Si tienes una tortuga de tierra como mascota, debes ofrecerle frutas y vegetales como alimentación, por ejemplo, lechugas, acelgas, espinaca, hojas de nabo, tomate, brócoli, manzanas, peras, fresas y cualquier otro producto que esté a su alcance en su hábitat natural.

Diferencias en la salud

Las tortugas en general, gozan de buena salud, sin embargo, hay que tener siempre presente que cualquier ser vivo puede sufrir alguna enfermedad, por lo tanto, si nuestra mascota es una tortuga debemos estar atentos.

Las tortugas de agua están muy condicionadas por la calidad del agua en la que están. Es por ello que es necesario cambiar el agua con frecuencia, ya que si se contamina puede ocasionarle infecciones a la tortuga de agua. Las infecciones más comunes son las cutáneas y las oculares. Si observamos alguna irritación, hinchazón o decoloración en la tortuga, es necesario cambiar el agua y asegurarse de colocar agua limpia y sin cloro, además de consultar con el veterinario.

Las tortugas de tierra pueden sufrir una afección del caparazón que se llama “piramidismo”, la cual consiste en un crecimiento anormal del caparazón que le da una apariencia de pirámide, esta afección es ocasionada por una combinación de mala alimentación y falta de sol.

En cuanto a afecciones digestivas, las tortugas de agua suelen sufrir de diarreas, las cuales están siempre relacionadas con la alimentación. Una causa muy común de diarrea en tortugas de agua es el consumo de comida en mal estado, la cual queda en el agua y es consumida posteriormente. Otra causa es el consumo excesivo de frutas, hay que limitar las frutas a solo el 10% de la dieta.

Las tortugas de tierra suelen sufrir de estreñimiento, la cual es la afección digestiva más común entre estos animales. La principal causa del estreñimiento de las tortugas terrestres es la falta de fibra en la dieta. Para evitarla, hay que añadir heno y otros productos ricos en fibra, además de los demás vegetales y frutas que se le ofrecen.

Longevidad de las tortugas de agua y tierra

Las tortugas son famosas por su longevidad, pero no todas las tortugas viven la misma cantidad de años.

Las tortugas de agua dulce viven unos 20 años aproximadamente, pero hay especies que viven mucho menos, entre 10 y 15 años.

Las tortugas terrestres pueden llegar a los 100 años con cuidados apropiados, pero lo común es que vivan 50 o 60 años.

Las tortugas marinas también pueden vivir más de 100 años, de hecho, hay reportes de tortugas marinas que han vivido 150 años y hasta más.

Como ves, las diferencias entre las tortugas de agua y tierra son significativas, siendo muy interesante y educativo estudiarlas y aprender de ellas. Espero que este post haya servido para tal fin.

0 Comentarios

Deja un Comentario