Las tortugas de agua son mascotas muy populares debido a los fácil de su mantenimiento. Son excelentes como primera mascota de un niño, ya que, por medio de sus sencillos cuidados, se les puede enseñar la responsabilidad y el amor por los animales.

Si te interesa adoptar una tortuga de agua o ya tienes una y no sabes cómo cuidarla, sigue leyendo que en este post te lo decimos todo para que la tengas bien cuidada.

Terrarios o acuario para tortugas de agua

El sitio para tener la tortuga de agua debe tener una parte acuática y otra seca, esto se debe a las necesidades biológicas de estos animales.

Al elegir el acuario o terrario, como quieras llamarlo, hay que tener muy en cuenta el tamaño de la tortuga. Las tortugas de agua deben poder nadar, para que esto pueda ser posible el acuario debe tener profundidad suficiente. Mide a la tortuga a lo largo, multiplica esa medida por 4 y elige una opción que tenga esa profundidad.

También es necesario que el acuario sea lo suficientemente amplio, de manera que pueda moverse con libertad. Lo mejor es elegir el acuario más grande que se pueda, así servirá, aunque la tortuga de agua crezca.

La parte seca es muy importante, ya que secarse es parte de sus necesidades básicas. Es necesario que la tortuga quepa completa en la superficie seca y esta debe tener un acceso en forma de rampa para que la tortuga de agua se suba con comodidad.

Si hay un jardín disponible, se puede adaptar un estanque para que la tortuga de agua lo habite. Igualmente, debe tener una profundidad suficiente y una zona seca, para que descanse y regule su temperatura. En caso que tengas un estanque ya instalado, puedes proporcionarle la zona seca con una piedra de la forma adecuada, es decir, que tenga una parte horizontal que podrás hacia arriba y donde la tortuga de agua quepa perfectamente.

Limpieza del acuario

El acuario debe limpiarse por lo menos una vez a la semana, para evitar que la tortuga de agua adquiera bacterias u hongos que le provoquen enfermedades. Veamos los pasos a seguir:

  • Es necesario tener un envase para mantener a la tortuga de agua mientras dura el proceso, esta no tiene que ser muy grande, ya que no va a estar por mucho tiempo allí. Solo se necesita que esté segura y que pueda estar mojada. Se le puede poner unos 2 centímetros de agua para que esté cómoda por los minutos que dure el lavado del acuario.
  • Luego de retirar la tortuga de agua, se procede a quitar todos los accesorios que contenga el acuario, los cuales también hay que asear. Una vez hecho esto se vacía y desecha el agua.
  • El interior del acuario debe lavarse con un detergente neutro, recomendado por el veterinario. Esto se hace para retirar todas las partículas que pudieron haberse adherido a las paredes y para evitar que se formen hongos.
  • Luego de que todo esté limpio, incluyendo los accesorios, se procede a armar de nuevo el acuario, de la misma manera que se tenía con anterioridad.
  • Por último, se llena con agua limpia a temperatura entre 26°C y 30°C y ya está listo para recibir de nuevo a su habitante. Es importante que al reingresar a la temperatura se haga poco a poco o se coloque en el área seca para que ella misma se meta al agua.

Temperatura y luz solar para tortugas de agua

A las tortugas de agua no les va bien las temperaturas extremas, el agua debe estar un poco por encima de los 25°C, para que sea agradable para ellas y la temperatura ambiental no debe pasar de los 35°C ni bajar de los 15°C.

Cuando se decida el sitio para colocar el acuario debe fijarse que no haya corrientes de aire que puedan enfriarla, tampoco debe colocarse cerca de radiadores o equipos de calefacción, ya que el exceso de calor también las perjudica.

En cuanto a la luz solar, esta es imprescindible para su correcto desarrollo, veamos algunos consejos para ello:

  • Si el acuario es fácil de mover, se puede poner a llevar sol a las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, y evitar las horas de mediodía. Esto se debe a que a pesar que necesitan luz solar, los rayos ultravioletas las pueden quemar si la radiación está muy fuerte.
  • Si se trata de un acuario de grandes dimensiones, es necesario planificar su ubicación, de manera que tenga una zona de sol y otra de sombra. Así, la tortuga de agua se moverá si el sol está muy fuerte y se expondrá a él cuando sea prudente.
  • Existen en el mercado unas lámparas que emiten luz ultravioleta, sustituyendo en parte a la luz solar. Siempre es preferible la luz natural, pero si no es posible las lámparas son una opción.

Enfermedades más comunes de las tortugas de agua

Las tortugas de agua pueden sufrir algunas enfermedades, en esos casos se debe acudir de inmediato al veterinario, veamos las más comunes:

  • Ablandamiento del caparazón. Esto se debe a falta de calcio o a deficiencias en la fijación del mismo. Los baños de sol ayudan a que el calcio se fije y a evitar este problema.
  • Decoloración del caparazón. Casi siempre ocurre debido a presencia de exceso de cloro en el agua. Para evitarlo se debe usar agua mineral para llenar el acuario.
  • Manchas blancas en el caparazón. Las manchas blancas se deben a los hongos. Para evitar que crezcan hongos en ellas, lo ideal es que la tortuga de agua tenga un sitio donde secarse por completo, y que lleve por lo menos 2 horas de sol cada día.
  • Infecciones. Por ejemplo, en los ojos, en la piel, etcétera, puede deberse a la poca higiene del agua. Para evitarlo, se debe cambiar el agua con frecuencia.

Siguiendo estos cuidados, tu tortuga de agua crecerá sana y vivirá muchos años. Espero que este post haya sido útil.

0 Comentarios

Deja un Comentario