En el mundo perruno se pueden encontrar numerosas razas, pero pocas tan sencillas de identificar como los galgos. Gracias a su esbelta figura, su fina y alargada cabeza y sus características orejas ligeramente caídas, es posible reconocer a uno incluso a metros de distancia.

Entre sus características más destacadas, cabe mencionar que los galgos tienen una vista envidiable y son extremadamente veloces. Por ende, aunque se pueden encontrar carreras de animales tan curiosas como las de camellos o caracoles, éstas no se pueden comparar con las protagonizadas por los sobresalientes galgos. 

Así pues, aquellos que se estén planteando tener un galgo en sus vidas, deben saber que es una excelente opción, pero han de tener en cuenta sus rasgos en conjunto para ver si encajan o no con ellos. Para empezar, esta raza necesita mantener cierto nivel de actividad física. Aunque estén asociados a una gran rapidez, los galgos no necesitan tanto ejercicio como creemos. Un paseo diario de entre 20 y 30 minutos puede ser suficiente.

Es importante ser consciente de que tienen un instinto muy fuerte de correr y cazar, así que debemos prestar atención en espacios abiertos. Por ello, los galgos son el perro ideal para personas activas y con tiempo suficiente para poder prestarle la atención necesaria.

A pesar de ser perros de caza de tamaño grande (con una altura a la cruz de entre 60 y 70 cm), son sensibles, leales y dóciles. En consecuencia, a diferencia de lo que se cree de forma común, se llevan bien con los niños e incluso con gatos y otros perros de menor tamaño. Asimismo, aunque suelen ser tímidos al principio, pueden ser muy dulces con su familia.

A la hora de criar uno, también hay que tener en cuenta que pueden llegar a dormir hasta 18 horas diarias, así que, aunque en algunos periodos son considerablemente activos, en otros son más relajados que la mayoría de las razas. Debido a ello, siempre y cuando tengan sus paseos correspondientes, pueden vivir tanto en pisos como en casas pequeñas.

Los galgos son perros con notable inteligencia, así que lo adecuado es estimularla ofreciéndole juguetes de adiestramiento o jugando con él. De este modo, también será más sencillo que aprenda órdenes y trucos.

Por otro lado, el cuidado de la raza es sencillo, dado que solo necesita un peinado semanal y un baño mensual sino está especialmente sucio.

En definitiva, los galgos son maravillosos perros de compañía para toda la familia, pero no son ideales para personas con poco tiempo libre o movilidad reducida, ya que necesitan destacable actividad física.

Banner Content

0 Comentarios

Deja un Comentario