Yorkshire Terrier


Características Vitales


Altura
20 - 23 cm
Peso
2 - 3 kg
Esperanza de Vida
12 - 15 años
Personalidad
Inteligente, Seguro

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Liso, Largo
Color
Negro, Gris, Marrón
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El yorkshire terrier es una de las razas de perro que se ha ganado a pulso el reconocimiento de mascota preferida por una gran cantidad de hogares alrededor de todo el mundo. Sus características físicas y de comportamiento hacen que sea un animal perfecto para compartir la vida con una familia humana, y sin duda una de las mascotas más extendidas, conocidas y apreciadas por las personas.

El origen del yorkshire se remonta a la Inglaterra del siglo XIX, concretamente a las zonas de Yorkshire y Lancashire. Los cazadores de la zona primaron las características que necesitaban en sus terriers, lo que poco a poco fue dando lugar a perros más pequeños con una alta capacidad de mantenerse alerta, que además eran muy rápidos en la madriguera y con la caza. Sin embargo, este pequeño perrito consiguió ganarse el afecto de los burgueses debido a su carácter y personalidad, por lo que pasó de ser un perro cazador a un animal de compañía que incluso se presentaba en las exposiciones caninas.

Las características físicas de los primeros perros de la raza yorkshire eran similares solo en parte a las actuales debido a la mezcla de terriers que había en su sangre, y no fue hasta finales de 1865 cuando se definió el estándar de la raza a partir de un can destinado a la exposición que presentaba características de Paisley terrier, pero más del tipo yorkshire terrier.

La popularidad de la raza siguió en ascenso hasta aproximadamente 1940, llegando a dar el salto hacia Estados Unidos como perro de compañía, que en seguida se ganó el afecto de las masas. En este tiempo se difundió por todo el mundo, llegando a ser la primera raza inglesa más demandada, aunque también tuvo un periodo más oscuro cuando el porcentaje de razas pequeñas disminuyó en todo el mundo hasta únicamente el 18%.

La renovación del interés en la raza se debe a un ejemplar llamado Smoky, que se hizo famoso durante la Segunda Guerra Mundial, a partir de aquí la raza se hizo tan popular que incluso llego a ser la más numerosa en los Estados Unidos en el año 2002.

Características del yorkshire terrier

La característica básica del yorkshire terrier es que se trata de un perro pequeño y compacto, que siempre pesa menos de 3,5 kilos. La altura a la cruz no está oficialmente definida, pero será siempre de pocos centímetros. Tiene la cabeza pequeña y plana en el cráneo, con un hocico corto y respingón. Las orejas tienen forma de V y aparecen erguidas, y una cola de longitud media que suele llevar levantada.

Tamaño del yorkshire terrier

Aunque a veces se habla del yorkshire toy, o yorkshire mini, lo cierto es que no existen diferentes tipos de raza yorkshire terrier. En ocasiones, se busca deliberadamente que los ejemplares sean más pequeños a través del cruce de perros de talla pequeña, pero las características del animal siguen siendo las mismas.

Pelaje del yorkshire terrier

El pelo del yorkshire es de longitud media por lo general, aunque puede haber ejemplares con el pelo corto y con el pelo muy largo, que llegue hasta el suelo. El color del pelaje es distinto en la cabeza y el resto del cuerpo, siendo dorado en la cabeza y negro o azul oscuro en el cuerpo. A la vista y al tacto, el pelo debe ser brillante, lacio y sedoso en el perro adulto, diferente del pelo corto y suave del cachorro. Es extremadamente raro encontrar un ejemplar con colores atípicos en su manto, y de aparecer debería evitarse la cría con él, ya que puede ser indicador de algún problema de salud o clasificado como defecto que impida la participación del animal en concursos.

El pelaje definitivo del yorkshire no aparece hasta los tres o cuatro años de edad, de modo que es imposible predecir la tonalidad exacta del pelo en el cachorro, igual que sus características al tacto. Sin embargo, debería seguir siempre el estándar de longitud y sedosidad. En los perros que se crían como mascota, es habitual que se recorte el pelo para que resulte más fácil de mantener y para que no ocasione molestias al animal. Por otro lado, los perros que se presentan en exposiciones siguen unas pautas muy estrictas a la hora de cuidar el pelo, como baños con aceite de coco, peinados habituales, etc.

Comportamiento del yorkshire terrier

El temperamento del yorkshire terrier es por lo general muy abierto, juguetón y divertido, además de curioso, inteligente y afectuoso. Disfruta especialmente de las atenciones de los humanos de todas las edades, y siempre están dispuestos a compartir un rato de juegos o mimos con los miembros de su familia. Como buen terrier, adora salir a la calle a investigar y pasear, y no se cansa fácilmente a pesar de su reducido tamaño.

También es bastante terco y cabezota, por lo que es necesario iniciar su educación desde cachorro y ser firme en cada decisión que se toma. Un yorkie mal acostumbrado será difícil de tratar, y casi imposible de hacer que cambie de comportamiento. Nunca debería darte pena su aparente fragilidad, porque ellos son todo energía y fuerza.

Es necesario socializarlos correctamente desde pequeños con otros perros y con personas, porque tienden a apegarse demasiado a su dueño, lo que hace que puedan ser territoriales y ariscos con aquellos a quien no conocen.

Son ideales para vivir en pisos debido a su pequeño tamaño, y cuentan con la ventaja de que se pueden llevar a cualquier lugar cogidos en brazos. No obstante, requieren de mucho ejercicio para eliminar su gran cantidad de energía, así que siempre estarán dispuestos a pasear diariamente durante mucho tiempo y a compartir sesiones de juego interminables.

Otra de sus características es que aprenden nuevos trucos muy rápido y son muy ágiles, por lo que una gran alternativa es acudir con ellos a pruebas de agilidad. Todo lo que sea pasar tiempo con su dueño, lo harán encantados, y, por el contrario, no llevan bien el estar solos mucho tiempo.

Principales enfermedades del yorkshire terrier

El yorkshire terrier es una raza mucho más fuerte y robusta de lo que puede parecer a primera vista. Los ejemplares más enfermizos son aquellos que pesan menos de 1,5 kilos, que pueden tener tendencia a los vómitos y diarrea crónicos, por lo que no se recomienda tratar de buscar perros tan pequeños. En el estándar de la raza, las enfermedades más habituales aparecen por causas genéticas, como pueden ser las cataratas, la atrofia progresiva de retina y la queratitis. También pueden presentar algunos problemas ortopédicos, como luxaciones, hipotiroidismo o fallos en la coagulación de la sangre.

Es necesario también tener mucho cuidado con accidentes como caídas o pisadas. El yorkie es un perrito muy pequeño, más en comparación con el tamaño de un humano, y un golpe relativamente suave puede tener consecuencias de diversa gravedad para la mascota. Esto es especialmente importante cuando juegan con niños, que no son conscientes de que pueden hacer daño al animal. Por otro lado, debería estar siempre bien protegido del frío, para ello existen gamas de ropa especiales y adaptadas a su tamaño, perfectas para salir a la calle con toda la protección necesaria.

Cuidados básicos del yorkshire terrier

Los cuidados básicos del yorkshire terrier pasan necesariamente por la higiene regular y por la vigilancia de su salud. Como recomendación general, siempre hay que mantener al día las vacunas y desparasitaciones internas y externas del animal, porque solo así podrás garantizar su mejor estado de salud.

Salud

Además de las enfermedades más habituales, el yorkshire suele mantener un buen estado de salud. El punto más importante a tener en cuenta es el cuidado de los dientes, ya que son muy propensos a desarrollar sarro. Es necesario limpiar los dientes del perro con frecuencia, con una pasta especial para perros desde cachorro, para que se acostumbre a la manipulación y no oponga resistencia de adulto.

Se debe mantener una especial atención a la hembra que se utiliza para cría, ya que la gestación en animales tan pequeños puede llevar asociados ciertos riesgos para la madre. Es importante tener en cuenta que cualquier ejemplar de menos de 2 kilos no es apto para la cría, puesto que los cachorros engendrados se harán grandes muy pronto y pueden acarrear graves problemas de salud en la hembra. Además, es necesario vigilar al animal y hacer un seguimiento durante toda la gestación, alimentándola de forma adecuada y, si es necesario, programando una cesárea para que su vida no corra peligro en el momento del parto.

Cepillados

El cepillado del pelaje de esta raza es muy importante, especialmente cuando se deja largo. Hay que cepillarlo con frecuencia para evitar que se formen nudos, un mínimo de dos veces por semana con un cepillo especial para su pelo. En caso de un animal que presente demasiados nudos, lo más recomendable es realizar un corte de pelo pronunciado para eliminar el problema. También debería recortarse el exceso de pelo en las orejas y en la zona perianal, para reducir el peso que debe soportar el perro y evitar que puedan quedarse heces enganchadas.

Baños

Esta raza admite bien los baños cada dos semanas, como rutina para evitar olores y mostrar el pelaje en perfectas condiciones. Sin embargo, la frecuencia dependerá sobre todo del tipo de vida que lleve el animal. Siempre hay que utilizar un champú especial para perros, porque de otro modo se dañaría su piel, y se aconseja también aplicar un acondicionador después del champú para minimizar la aparición de nudos en el pelaje. Estos baños pueden ser un buen momento para limpiar las legañas, que aparecen con frecuencia en el yorkshire. Se recomienda humedecerlas antes de retirarlas, y nunca tirar de ellas para no hacer daño al animal. Asegúrate también de secar correctamente el pelaje con un secador para que no quede humedad en la piel del animal y utiliza un peine para evitar los nudos. Si no dispones del tiempo necesario para un buen baño, entonces llévalo a una peluquería canina profesional.

Alimentación

La cantidad diaria de comida recomendada para un yorkie depende de su edad, peso y actividad física. Es importante mantener una alimentación adecuada y de calidad para evitar que pueda desarrollar obesidad, algo especialmente preocupante en las razas de talla pequeña. Ante cualquier duda, lo mejor es dejarse aconsejar por el veterinario y por las cantidades recomendadas por el fabricante, ajustando la cantidad a cada etapa de su vida.

Ejercicio

A pesar de su pequeño tamaño, el yorkshire es un perrito lleno de energía que requiere una gran cantidad de ejercicio físico. Además de los largos paseos necesarios a diario, es recomendable dejar que corra y juegue con mucha frecuencia, porque solo teniendo un perro cansado se puede tener un perro feliz. Recuerda además que estará siempre predispuesto a pasar tiempo contigo, así que puedes procurar ejercitarlo con todo tipo de juegos y actividades en común.

Educación

El aspecto de juguete o peluche del yorkshire hace que muchos dueños no se tomen la molestia de educarlos y adiestrarlos correctamente. Esto es un tremendo error que puede desembocar en un perro maleducado, ladrados e incluso agresivo, que podrá meterse en peleas poniendo en riesgo su salud. La importancia de educar a cualquier perro es máxima, porque solo así podrá ser equilibrado y feliz. Ten muy presente la socialización desde cachorro con otras personas y perros, y mantén la firmeza cuando trates de enseñarle un nuevo comportamiento, a pesar de que puedan utilizar todos sus trucos para salirse con la suya.

Si tienes un perro que ladra mucho, tendrás que seguir pautas concretas para evitar esa mala costumbre. Como siempre, lo importante es atajarlo cuanto antes, buscar las causas y poner las soluciones necesarias.

Curiosidades del yorkshire terrier

Como puedes imaginar, son muchas las curiosidades en torno a la raza yorkshire que se pueden conocer para ampliar el conocimiento de dicha raza, como, por ejemplo:

  • Huddersfield Ben fue el ejemplar que definió las características del estándar de raza yorkshire terrier. Este perro se hizo muy famoso tras aparecer en un retrato pintado por George Earl y ganar un evento en que se nombró como mejor ejemplar de la raza. Esto le valió ser el responsable directo de la gran mayoría de cruces realizados posteriormente, ya que todos querían sus cachorros, por lo que incluso hoy en día existe una alta probabilidad de que los nuevos ejemplares de yorkshire cuenten en su sangre con una parte de descendencia de este animal.
  • El tamaño actual del yorkshire terrier dista del tamaño original de la raza. En su origen, era utilizado para cazar ratas y otros roedores, y llegaba a pesar entre 6 y 7 kilos. En la actualidad, la inmensa mayoría de ejemplares pesan la mitad, aunque todavía es posible encontrar algunos perros de esta raza con el peso y tamaño original.
  • El ejemplar de yorkshire más pequeño del mundo, registrado y acreditado por el Libro Guinness de los récords se llamaba Lucy y pesaba tan solo 2,5 libras, una menudencia teniendo en cuenta que el peso habitual de un yorkshire es de 7 libras.
  • En ocasiones se ha dicho que el yorkshire terrier es una raza de perro hipoalergénica a causa de su pequeño tamaño y de que apenas pierde pelo. Sin embargo, son las hormonas de los perros lo que habitualmente causan las alergias, de modo que esta afirmación no es cierta. Es posible que algunas personas alérgicas puedan convivir con ejemplares de esta raza, pero eso dependerá de cada caso y de su afección en particular, por lo que no se puede tomar como cierta dicha afirmación.
  • Debe su nombre a la ciudad con el nombre de Yorkshire, de donde precisamente era el primer ejemplar que sentó las bases del estándar de la raza.
  • La dependencia que desarrollan hacia su dueño puede hacer que se vuelvan destructivos, neuróticos o depresivos cuando la ausencia del dueño es prolongada en la vivienda, otra de las razones por las que debe acostumbrarse al perro a quedarse solo y tranquilo desde pequeño.
  • No es consciente de su tamaño reducido, lo que unido a su valentía hace que pueda ponerse en situación de riesgo o peligro en ocasiones al enfrentarse a perros de talla mucho mayor, de ahí la importancia de la socialización desde cachorro.
  • El yorkshire ocupa el puesto 27 en la clasificación de Stanley Coren sobre la inteligencia de los perros. Más allá de dicha clasificación, es un perro con alta capacidad de aprendizaje en cuanto a trucos.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de esta raza, lo mejor que puedes hacer es acudir a un criador reputado y especializado en ella, para que te ofrezca toda la información necesaria sobre sus ejemplares y para que te dé todas las garantías de salud y temperamento sobre el cachorro. Nunca acudas a puntos de venta de mascotas, porque así estarás favoreciendo la cría indiscriminada de cachorros en malas condiciones y sin ninguna garantía.