West Highland White Terrier


Características Vitales


Altura
25 - 28 cm
Peso
33 - 55 kg
Esperanza de Vida
12 - 16 años
Personalidad
Audaz, Confiado, Inteligente

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Largo
Color
Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El westie, también conocido como westy, es una raza canina procedente de Escocia, cuyo nombre real es el de West Highland White Terrier. Su nombre tiene que ver precisamente con su lugar de origen, las Tierras Altas del Oeste de Escocia, y es que la traducción literal de ese nombre es ‘terrier blanco de las tierras altas del oeste’. Se denomina westie para acortar ese largo nombre, un apelativo por el que se conoce en todo el mundo, y es que este perrito se ha ganado el cariño de personas de todas las partes del planeta por sus características y personalidad afable.

Se trata de un perro de tamaño pequeño, con una gran energía y valentía, y un temperamento bastante fuerte que requiere una educación y una socialización tempranas. Tiende a llevarse bien con las personas, pero no tanto con otros perros, por lo que la convivencia en familia con otras mascotas es preferible hacerla desde cachorro.

La historia del westie es más bien reciente, y es que este pequeño can no apareció hasta el siglo XX. Desciende directamente de otros terriers escoceses con los que guarda un gran parecido, como el Cairn, el Dandie Dinmont y el Scottish Terrier. A partir de los cruces entre estas razas, se fueron definiendo las características de esta nueva raza, hasta que se constituyó como raza independiente.

En un principio, se utilizó el westie como perro de caza en las cacerías de zorros y de tejones, y mostraban diferentes variedades de tonos en el pelaje. Según el relato histórico, el coronel Edward Donald Malcom, uno de los mayores criadores de westie que se conocen, comenzó a criar ejemplares de color blanco porque uno de sus perros de color rojo murió al confundirlo con un zorro. Esta parte de la historia no está comprobada, pero podría ser una explicación factible al porqué de la tonalidad blanca en exclusiva del westie actual.

La primera vez que la raza se presentó a una exposición canina fue en el año 1907, concretamente en la exposición de Crufts. Ya en este momento llamó mucho la atención, y comenzó a expandirse por todo el mundo hasta llegar a convertirse en una de las mascotas más valoradas.

Hoy en día puede verse esta raza como animal de compañía en todos los lugares del mundo, y es que se adapta perfectamente a vivir en cualquier lugar, aunque sea pequeño, siempre y cuando se garantice un ejercicio diario adecuado para que pueda soltar toda su energía contenida.

Características del westie

El westie es un perro de tamaño pequeño, muy compacto y ágil, de gran fortaleza a pesar de su tamaño. Su estructura es por lo general proporcionada, con un lomo amplio y un pecho profundo, aunque destacan unas patas más bien cortas y una cabeza bastante grande en cuanto a proporciones. El hocico es cuadrado y no demasiado prominente, además, muestra una trufa negra y unos dientes grandes en relación al resto del cuerpo. Sus ojos son redondos, oscuros y profundos, y sus orejas son de tamaño medio y se mantienen siempre erguidas sobre la cabeza, en forma de triángulo.

Su expresión es siempre de alerta, acompañada por la posición elevada de la cola en forma de zanahoria, que tiempo atrás tendía a cortarse, una práctica ahora prohibida en la mayoría de los países por su brutalidad. En su conjunto, el westie es un perro muy atlético y enérgico, capacitado para hacer ejercicio de alta exigencia, pero que también se adapta a vivir en cualquier lugar.

Tamaño del westie

El tamaño del westie es pequeño, pero no es de las razas más pequeñas que existen. Mide aproximadamente 28 centímetros hasta la cruz en el caso de los machos, y no suele superar los 10 kilos de peso por norma general. Las hembras son un poco más pequeñas, pero no es una diferencia demasiado notable, como sí puede suceder en otras razas.

Pelaje del westie

El pelaje de esta raza es semilargo, de unos 6 centímetros de longitud en su capa exterior. Presenta además una capa interna suave y densa que protege su cuerpo. La capa exterior es mucho más dura y resistente, áspera al tacto, muy peculiar y característica de la raza. Es de color completamente blanco, por lo que requiere unos cuidados adecuados para mantenerse siempre en perfectas condiciones. Es un tipo de pelaje que necesita el servicio de una peluquería profesional con frecuencia, incluso si el perro no va a presentarse a ninguna exposición canina, porque puede crecer demasiado o ensuciarse con facilidad.

Comportamiento del westie

Esta raza es bastante territorial, segura de sí misma y valiente, por lo que no dudará en enfrentarse a otros perros por lo que él considere su territorio. Es muy enérgico y dinámico, siempre está dispuesto a correr y a jugar, aunque en algunas ocasiones puede ser un poco brusco en el juego debido a la gran fuerza que posee en relación a su tamaño. Con las personas se muestra por lo general muy cariñoso y sociable, aunque requiere una correcta educación desde cachorro para que el adulto sea un animal equilibrado.

Bien socializado desde pequeño, el westie se llevará perfectamente con otros perros, ya que su carácter es de naturaleza simpática. También se lleva muy bien con los niños, y le encanta jugar con ellos. Simplemente habrá que tener en cuenta que este perro es de tamaño pequeño, por lo que podría sufrir algún daño si los niños juegan de un modo demasiado brusco con él.

Son mascotas ideales para personas activas que puedan dedicarles bastante tiempo, porque si pasan muchas horas solos pueden llegar a desarrollar comportamientos desagradables, como cavar o ladrar con demasiada frecuencia. Tienen fuertemente desarrollado el instinto de caza, por lo que es recomendable ocupar su mente con todo tipo de ejercicios para que siempre esté equilibrado.

Principales enfermedades del westie

El westie es una raza muy saludable y fuerte, que no suele presentar enfermedades siempre que lleve unos correctos hábitos de vida. En algunos cachorros puede aparecer osteopatía cráneo mandibular, un crecimiento anormal de la mandíbula que es genética y que puede tratarse médicamente con relativa facilidad. También pueden ser susceptibles a otras afecciones, como leucodistrofia de células globoides, cataratas, luxación patelar y toxicosis por cobre, aunque la incidencia es mínima a nivel de porcentajes.

Cuidados básicos del westie

Para mantener al westie en un perfecto estado de salud, lo más recomendable es seguir unas pautas adecuadas y cuidados habituales, como acudir al veterinario con frecuencia para mantener al día su cartilla de vacunaciones y desparasitaciones y para solucionar cualquier otro problema eventual. Además de esto, es muy importante centrarse en el cuidado de su piel y de su pelaje, porque pueden presentar diversos problemas si no se realizan los cuidados necesarios. Es aconsejable bañarlo con una frecuencia media de unas 3 o 4 semanas, porque su pelaje se ensucia con facilidad. Además, requiere peinados frecuentes para evitar nudos, y acudir a la peluquería canina de vez en cuando para que recorte su pelaje y que no le moleste en los ojos o en las patas al caminar. Por otro lado, el champú utilizado en los baños debe ser siempre adecuado para perros y poco agresivo, ya que esta raza tiene por lo general la piel sensible y puede presentar reacciones alérgicas. Habrá que limpiar también de forma correcta y con más frecuencia el pelaje del hocico y de los ojos, porque de no hacerlo puede teñirse de otro color difícil de eliminar, que deslucirá la imagen del westie.

Como otros cuidados habituales, habrá que mantener una alimentación adecuada y equilibrada para el perro, con un alimento de la máxima calidad que le aporte toda la nutrición adecuada. Para evitar que engorde, no se recomienda darle demasiados premios ni otras comidas, porque la obesidad es una afección seria y preocupante para todos los perros.

Además de esto, es necesario proporcionarle mucho ejercicio diario y una correcta educación desde cachorro, y así podrás disfrutar de un perro equilibrado, sano y afectivo durante toda su vida.

Curiosidades del westie

Esta raza ha aparecido frecuentemente en la cultura popular, siendo la imagen de marcas de alimento para perros, o acompañando a los seres humanos en multitud de series televisivas, películas e incluso libros.

Su capacidad de adaptación a todos los entornos y situaciones hace del westie un perro adecuado para todo tipo de familiar y lugares, ya que no sufre especialmente por los cambios de tiempo. Únicamente hay que tener en cuenta que requiere de un ejercicio adecuado para su cantidad de energía.

Si quieres compartir tu vida con un westie, no acudas a comprar uno a una tienda de mascotas ni optes por un particular. Contacta con un criador profesional y con experiencia en la raza que pueda aportarte información directa y todas las garantías de salud del cachorro. Solo así tendrás un animal saludable, fuerte y repleto de energía, que será tu mejor compañero de aventuras durante muchos años, fiel y siempre dispuesto a hacerte feliz como sea.