Escocés


Características Vitales


Altura
Hasta 25 cm
Peso
8 - 10 kg
Esperanza de Vida
11 - 13 años
Personalidad
Serio, Independiente

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Largo
Color
Gris, Negro
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Terrier Escocés

El Scottish Terrier es una especie que procede, como su propio nombre indica, de Escocia.

Tiene una historia detrás fascinante que vamos a conocer a continuación.

Personalidad

El Terrier Escocés es una raza territorial, que está siempre alerta y muy rápido en su toma de decisiones, de ahí que sea una de las variedades de Terrier más apreciadas entre los amantes de los perros.

A pesar de su tamaño, se trata de un perro que se caracteriza por ser muy valiente y atrevido, cualidades más propias de animales de un tamaño mayor.

El Terrier es un animal cuya principal característica es su afán por cavar, de ahí que se le llame terrier (“terre” en francés). Estos animales fueron adiestrados, en su origen, para buscar tejones en las montañas escocesas.

También desarrollaron unas colas fuertes y resistentes de modo que así sus dueños pudiesen tirar de ellas cuando sus perros se quedaran atrapados en sus agujeros cavados.

Además, el Terrier escocés destaca por ser muy leal y cariñoso con quien le rodea, especialmente los humanos que considera su familia, aunque se dé en ocasiones cierta distancia necesaria por su parte.

No obstante, si te decides por adoptar un ejemplar de esta raza, tendrás que armarte de paciencia para su adiestramiento, puesto que es un perro independiente que exige motivación y paciencia para todo este proceso.

Como es algo reservado y solo ladra cuando lo considera necesario, se valora positivamente el entrenamiento del Terrier escocés para que sirva de perro guardián o de alarma en caso de peligro.

En contacto con otros animales, pueden ser algo agresivos, de ahí que se recomiende la socialización desde que son cachorros. Como es una raza que se ha desarrollado para cazar tejones, es normal que se dediquen a cavar agujeros o perseguir animales pequeños como ratones o ardillas.

Características del Terrier Escocés

El Scottish Terrier es un ejemplar pequeño pero bastante musculoso, lo que le proporciona esa velocidad tan apreciada.

En cuanto al color de su pelaje, puede ser muy variado, encontrándonos con ejemplares con el pelo negro, trigo o atigrado -en este caso, también llamado brindle, tiene un pelo más duro. También existe la variedad de Scottish Terrier Blanco, la cual está muy aceptada entre los amantes de las mascotas.

Una de sus cualidades más llamativas es el hocico, el cual es más prominente y alargado si se compara con el resto de su cara.

En cuanto a su silueta, es un perro pequeño, compacto, con unas patas cortas pero robusto. Sus ojos son pequeños y brillantes, de tonos almendrados.

Las orejas del Scottish Terrier deben ser pequeñas, con una punta y cubiertas por vello corto y aterciopelado.

Tamaño del Scottish Terrier

La altura de la cruz está en torno a los 25 cm para cualquier ejemplar, mientras que la longitud de la espalda desde la cruz hasta la cola es de unos 28 cm.

Respecto a su peso, debe oscilar entre los 8,5 y los 10 kg en el caso de los machos, y entre 8 y 9,5 kg en la hembra.

Su altura no debería superar los 28 cm.

Pelaje del Terrier Escocés

El pelaje del Terrier escocés es muy especial, por lo que se requiere un cuidado meticuloso para dejarlo completamente adecentado.

Se debe arreglar de forma semanal, a través de un cepillo rígido, un guante de perro, un peine de dientes anchos para manipular la barba y unas tijeras para recortar.

Para cortar su pelo, deberás tener en cuenta que se debe hacer cada dos meses si quieres mantenerlo en perfectas condiciones, ya que presentará así un pelo más suave; en caso de que quieras dejarle el pelo largo, puedes recortarlo varias veces al año. Para este proceso, puedes valerte por ti mismo o acudir a un peluquero canino que desempeñe esta ardua labor.

Comportamiento del Terrier Escocés

Siempre se ha caracterizado la raza del Terrier Escocés como alegre aunque algo distante en ciertos momentos.

Es algo reacio a la incorporación de nuevas personas a su círculo más íntimo, por lo que requerirá su tiempo para ello; una vez con confianza, el Terrier escocés acepta con agrado la compañía humana. Lo más recomendable, en este sentido, es acercarle a esas personas desde que son cachorros, puesto que así conseguirán ser sociables desde que son muy pequeños.

Cuidados del Scottish Terrier

La alimentación del Terrier Escocés más recomendada es de 1 a 1,5 tazas de pienso de calidad diarias. No obstante, la cantidad que debe ingerir dependerá de su tamaño, edad, metabolismo o su actividad.

Como tienen un estómago pequeño, se estima que deben comer poco pero a menudo, debido a la actividad que suelen tener.

Principales enfermedades del Terrier Escocés

El perro Terrier escocés es muy saludable, pero, como todas las razas de perros, pueden contraer ciertas enfermedades por su constitución.

Las más frecuentes que pueden aparecer en un perro Scottish Terrier son las siguientes: el calambre de Scottie, la enfermedad de Von Willebrand, la osteopatía craneomandibular o la luxación patelar.

El calambre de Scottie es un problema muy frecuente en esta raza, aunque se considera inofensivo para esta especie. Cuando el animal está tenso o estresado, puede arquear la columna y andar como una gallina, incluso perdiendo en algunos casos la capacidad de andar o correr. No obstante, es una enfermedad con la que pueden vivir normalmente siguiendo un tratamiento.

La enfermedad de Von Willebrand es una patología hereditaria de la sangre que influye en la coagulación de la misma. Se presenta por un sangrado excesivo tras una lesión o tratamiento quirúrgico y una transfusión es la única forma de tratarlo en la actualidad.

La osteopatía craneomandibular afecta a varios huesos del cráneo, haciendo que se agranden de forma irregular durante su crecimiento, apareciendo entre los 4 y los 8 meses de edad. A menudo, también impide la apertura normal de la boca, pudiendo atrofiarse los músculos masticadores.

La luxación patelar afecta a la rodilla -sobre todo una pata trasera-, pudiendo ser, incluso, paralizante.