Setter Inglés


Características Vitales


Altura
58 - 68 cm
Peso
20 - 36 kg
Esperanza de Vida
11 - 15 años
Personalidad
Activo, Enérgico, Amigable

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Grande
Pelaje
Largo, Sedoso, Rizo
Color
Blanco, Negro
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El setter inglés es una raza de tamaño grande, conocida especialmente entre los aficionados a la caza, y originaria de Reino Unido, que comparte características con el resto de la familia de los setter.

Aunque esta raza se definió en Inglaterra, el origen real del setter como tipo tuvo lugar en Francia, ya a finales de la Edad Media. Se conoce que estos animales descienden del braco, aunque también se sabe que esta raza tiene parte de spaniel en su ADN. Sin embargo, y a pesar de que su aspecto pueda ser similar, el setter es anterior al pointer en Inglaterra, de modo que estas dos razas no están emparentadas.

De los primeros setter importados a Inglaterra, se separaron diversos tipos, como el setter galés, el setter anglesea, el setter irlandés, el setter blanco y rojo, el gordon setter, el ossulton setter, etc. No es posible encontrar ejemplares de todos ellos en la actualidad, aunque hay algunos que se expandieron por todo el mundo.

El setter inglés, concretamente, apareció en el siglo XIX a través de la cría y selección de ejemplares de la mano de Edward Laverack, quien se ocupó de definir las características de la raza durante más de medio siglo, criando ejemplares a partir de una pareja que consiguió en 1825. Durante toda su vida se dedicó a expandir la sangre de sus perros por todo el mundo, e incluso llegó a publicar un libro con el estándar de la raza, siendo indispensables sus perros para la raza tal como la conocemos ahora.

No fue hasta 1890 cuando se fundó el primer club de la raza y cuando se aceptó su estándar a nivel internacional. En este momento, se habían definido dos líneas de la raza según su tamaño, una más grande pensada para concursos de belleza, donde destacaba un pelaje largo y llamativo; y otra más pequeña con características concretas para la caza y el trabajo en el campo.

La raza sufrió un declive, al igual que muchas otras, durante los años de la primera y segunda Guerra Mundial. Hasta 1946, apenas se criaban ejemplares de ninguna raza, por lo que la supervivencia de la misma dependía especialmente de los propios animales. A partir de entonces, las exposiciones caninas afloraron, y en las décadas posteriores la raza volvió a ganar fama, llegándose incluso a formar nuevos criaderos y clubes en Gran Bretaña.

Poco a poco, el setter inglés llegó a otros países del mundo, siendo hoy en día conocida a nivel mundial e igualmente valorada como animal de compañía o como animal de trabajo en las cacerías.

Características del Setter Inglés

El setter inglés llama principalmente la atención por su belleza y elegancia en cada movimiento. Es un perro de tamaño grande, aunque también cuenta con una versión más pequeña, especializado en la caza. Se trata de un animal bien proporcionado, fuerte y resistente, con una cabeza de tamaño medio y un hocico alargado. Destacan sus orejas largas y caídas a los lados, y unos ojos grandes y muy expresivos que siempre están alerta.

Es un perro muy equilibrado físicamente, de patas robustas y fuertes, capacitadas para todo tipo de ejercicios, deportes y juegos. Es además un excelente perro de trabajo y de compañía, por lo que se adapta perfectamente a la vida en cualquier ámbito.

Tamaño del Setter Inglés

El tamaño del setter inglés según su estándar es bastante grande, con una altura que varía entre los 55 y 65 centímetros en el caso de las hembras y entre 57 y 68 centímetros en el caso de los machos. Su peso se encuentra entre los 25 y los 30 kilos. Por otro lado, existe una variedad más pequeña de tamaño menor, que es el que se destina a la caza.

Pelaje del Setter Inglés

Su pelaje es una de las características más distintivas de la raza, tanto por su color como por su aspecto. Se trata de un manto largo y suave, ligeramente ondulado, y especialmente largo en las patas, en las orejas y en el pecho. Este pelo es muy sedoso, y por lo general se mantiene en un color blanco y moteado con negro, aunque también existe blanco con motas naranjas o incluso tricolor. La cantidad de motas varía, y existen ejemplares con una marcada tonalidad negra o blanca, depende de cómo se distribuyan las manchas.

Comportamiento del Setter Inglés

El temperamento del setter es muy activo y enérgico, infatigable, que necesita una gran cantidad de ejercicio para estar tranquilo en casa. También es muy amigable con las personas, se lleva bien con niños y con adultos, y necesita constante compañía para ser feliz. Es muy sociable también con los desconocidos y con otros animales, y nunca debería mostrar comportamientos agresivos.

Son perros muy inteligentes, pero tampoco demasiado fáciles de entrenar debido a que se distraen con facilidad si algo les llama la atención. Tienen un marcado instinto de caza, por lo que tenderán a perseguir a cualquier presa potencial. Posee además un gran olfato, y es capaz de perseguir el rastro de una presa horas después de que haya estado en un lugar.

Principales enfermedades del Setter Inglés

El setter es una raza saludable en general, que puede padecer algunas enfermedades genéticas asociadas, como displasia de cadera, algo fácil de evitar mediante la cría selectiva de ejemplares sanos. También pueden padecer rotura en la cola, porque al ser una raza nerviosa suelen moverla con fuerza y velocidad, lo que hace que pueda sufrir lesiones al chocar contra algo. Por lo demás, es una raza fuerte que no presentará enfermedades por lo general si se cuida siguiendo unos hábitos saludables.

Cuidados básicos del Setter Inglés

Para cuidar correctamente al setter inglés, es especialmente importante cepillar su manto con frecuencia. Los baños no son tan necesarios siempre que no se ensucie en exceso y que se mantengan unas pautas concretas en cuanto al cepillado.

Se adapta fácilmente a la vida en un piso, aunque para ello necesitará grandes dosis de ejercicio diario, a través de largos paseos, juegos, etc. No es un perro que lleve bien el estar solo, por lo que no se recomienda para personas que pasen mucho tiempo fuera de casa.

También puede tener tendencia a engordar, por lo que se recomienda cuidar su alimentación tanto en calidad como en cantidad.

Finalmente, con una correcta educación y socialización desde pequeño, podrás disfrutar de una mascota inmejorable en todos los aspectos.

Curiosidades del Setter Inglés

  • El setter ha aparecido durante toda su historia en diversas representaciones artísticas, especialmente cuadros pintados por muchos artistas. François Alexandre Desportes y Philip Reingale son solo algunos de los ejemplos de pintores que en muchos de sus cuadros representaron ejemplares del setter inglés.
  • En su origen, el setter y el spaniel eran considerados la misma raza por sus similitudes en cuanto a apariencia. El término setter se empezó a utilizar para designar a los ejemplares que mostraban el lugar donde estaban las piezas de caza por su adiestramiento. Con el paso de los años y la definición de las características de la raza, se nombraron únicamente setter a aquellos que tenían una forma concreta de indicar el lugar de las presas, acercándose a la misma sigilosamente agachado o incluso tumbado.

Setter Inglés