Características Vitales


Altura
Peso
Esperanza de Vida
12 a 14 años
Personalidad
Fiel, inteligente, cariñoso.

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Mediano, Pequeño, Grande
Pelaje
Largo
Color
Gris, Negro, Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Schnauzer

El schnauzer es una raza canina que se ha ganado la popularidad en todo el mundo gracias a sus características inigualables. Tiene su origen en Alemania, país que también lo bautizó con el nombre que conocemos actualmente. Y es que la palabra schnauzer deriva de una composición entre schnauze ‘hocico’ y schnauzbart ‘bigote’, haciendo alusión a una de las características por excelencia de la raza: una barba que comienza ya en la parte superior del hocico.

Los primeros schnauzer se criaron para la persecución y la caza de pequeños animales, pero sus posibilidades como animal de compañía pronto prevalecieron sobre el resto. Su origen se encuentra en perros medievales ya desaparecidos hoy día, como el perro castor y otros perros pastores originarios de Wurtemberg, Alemania, donde también se originó el schnauzer.

Al inicio de su historia, los schnauzer y los affenpinscher se consideraban como el mismo tipo de raza, aunque tenían una diferencia importante en la estructura del pelaje. Con el tiempo, el estándar de ambas razas se separó debido a sus diferencias, aunque mucho antes de conocerse como schnauzer, la raza fue conocida como pinscher de pelo áspero.

Aunque su función principal era cumplir con trabajos de granja, pronto tuvo otras funciones debido a sus habilidades. Incluso llegó a ser un perro militar durante la I y II Guerra Mundial, y hoy todavía es posible encontrarlo como perro policía o como perro guardián.

Características del schnauzer

Una de las características principales del schnauzer, radica en que la raza se divide en 4 variedades según su tamaño y pelaje, por lo que resulta complicado definir unas características únicas para todos los ejemplares. En cuanto a tamaños, se puede encontrar, además del estándar, el schnauzer miniatura y el schnauzer gigante. Además, existe una variedad de color blanco, muy distinta al resto, que también está aceptada dentro del estándar de la raza.

No obstante, existen algunas características comunes a todos ellos, como la tradicional barba que cubre su hocico y las grandes cejas de sus ojos, además de unos ojos oscuros y profundos y unas orejas en forma de uve que se doblan de un modo muy peculiar para caer a ambos lados de la cabeza.

Otras características que se pueden observar en cualquier ejemplar de la raza es que se trata de perros robustos y bien proporcionados a pesar de las diferencias de tamaños. Tienen una apariencia cuadrada y llevan siempre la cola en alto.

Tipos de schnauzer

El schnauzer estándar es el que primero apareció en la historia. Se trata de un perro de tamaño pequeño o mediano, que fue el utilizado para luchar contra las plagas de roedores en Alemania. Pronto pasó a ser un perro de compañía por su temperamento cariñoso y leal, y fue el que dio lugar al resto de variedades para cumplir con diferentes cometidos dentro de los grupos humanos.

El tamaño del schnauzer estándar va de los 42 a los 50 centímetros hasta la cruz, y puede alcanzar un peso de entre 13 y 22 kilos. Está considerada como una de las razas más inteligentes, y está capacitado para llevar a cabo multitud de tareas, siendo las más comunes el cuidado del ganado, la vigilancia de la casa o la compañía.

A partir de este perro, surgió la segunda variedad, que quizá sea hoy en día la más extendida como mascota. Se trata del schnauzer miniatura, un tipo de perro que conserva todas las características del estándar, pero en un tamaño reducido, que se consiguió a través de la selección y cría de los ejemplares especialmente pequeños.

En la actualidad, las dimensiones de esta variedad se encuentran entre los 30 y los 38 centímetros hasta la cruz, y su peso se mantiene en torno a los 5 kilos, sin llegar a superar nunca los 7 kilos. La mayor diferencia entre esta variedad y la de tamaño mayor se encuentra en el carácter, y es que estos pequeños son incansables y están siempre llenos de energía. Son muy activos y se mantienen alerta en todas las circunstancias, mostrando también una dulzura única con su familia.

Finalmente, se encuentra el schnauzer gigante, posiblemente la variedad más desconocida. Durante mucho tiempo, pasó totalmente inadvertido, hasta el punto de que estuvo cerca de desaparecer. En la actualidad sigue sin ser un perro especialmente popular, a pesar de que sus características lo convierten en un excelente animal de compañía. Su mayor utilidad fue como perro de granja o como perro guardián debido a su tamaño y fuerza, además de ser un perro muy obediente y capacitado para realizar cualquier trabajo.

A pesar de la nomenclatura de gigante, no es tan grande como otras razas consideradas gigantes, pero mantiene este nombre para marcar las diferencias con las otras dos variedades de la raza. El tamaño medio del schnauzer gigante es de entre 50 y 70 centímetros hasta la cruz, y suele tener un peso variable de entre 32 y 45 kilos. La principal diferencia de esta variedad con respecto a las otras, es que se trata de un animal más reservado y desconfiado con los extraños, por lo que necesitará una mayor socialización desde cachorro.

Las dos variedades más pequeñas de la raza son perfectas para vivir en un piso o apartamento, y se adaptan a cualquier ritmo de vida siempre y cuando se les proporcione el ejercicio necesario. El schnauzer gigante, sin embargo, puede llegar a pasarlo muy mal en caso de vivir en un espacio pequeño, salvo que se garantice un ejercicio intenso y suficiente como para que en casa esté tranquilo.

Pelaje del schnauzer

En todos los casos, el pelaje de la raza de perro schnauzer muestra unas características similares. Se compone por dos capas de pelo, una interna, suave y esponjosa, y una externa, muy dura y áspera al tacto. La forma de mantener el pelaje en buenas condiciones es a través de cepillados constantes para retirar el pelo muerto de la capa interna, lo que evitará que aparezcan enredos y nudos.

En cuanto al colorido, son hasta seis las variedades admitidas y reconocidas por los clubes caninos internacionales. El más habitual es el schnauzer sal y pimienta, aunque también se ven con asiduidad ejemplares de colores negro y plata, negro sólido, gris y blanco, negro y blanco, e incluso blanco puro.

Comportamiento del schnauzer

El schnauzer es una raza canina con un temperamento bastante fuerte en cualquiera de sus tres tamaños, por lo que necesita una educación firme desde cachorro. No obstante, también es un perro muy cariñoso y amigable, que adora estar con su familia y jugar con los niños y con otros perros. Requiere una temprana socialización para no mostrar problemas de comportamiento de adultos, pero si se hace, será posible disfrutar de un gran amigo durante muchos años.

También son perros muy enérgicos que por lo general se mantienen alerta, son protectores y guardianes con su familia, y pueden tener tendencia a ladrar en exceso, por lo que se recomienda un buen entrenamiento para evitar molestias a los vecinos. Dada su inteligencia, son capaces de aprender rápidamente una gran variedad de órdenes, aunque al ser testarudos necesitarán una persona que los entienda y sea capaz de educarlos correctamente para conseguir su obediencia.

Requieren además un alto nivel de ejercicio diario para mantenerse en forma y equilibrados, por lo que solo se recomiendan para personas que puedan ofrecerles ese ejercicio y actividades complementarias, como juegos diversos.

Este divertido perro con barba es un animal independiente, que sin embargo consigue crear un vínculo único con su familia, siendo inseparable de ellos. Con una buena socialización, se mostrará también amable con desconocidos o con otras mascotas, aunque su lealtad estará siempre donde se encuentre su familia.

Principales enfermedades del schnauzer

El schnauzer no es un perro con tendencia a enfermar. Sin embargo, puede presentar algunas afecciones hereditarias, como la displasia de cadera y de codo, especialmente en la variedad más grande. También pueden tener tendencia a padecer problemas en los ojos como glaucoma o cataratas, además de atrofia progresiva de la retina. Es frecuente además que presenten problemas en la piel, como alopecia, vitíligo o quistes foliculares, aunque algunas son estacionales.

Cuidados básicos del schnauzer

El schnauzer requiere unos cuidados concretos para encontrarse siempre en las mejores condiciones. Especialmente, esos cuidados irán dirigidos a su pelaje, a su alimentación y a su temperamento, porque es la única forma de poder disfrutar de un animal equilibrado y sano.

Salud

Hay que tener en cuenta que, como cualquier otro perro, el schnauzer necesitará realizar visitas al veterinario con frecuencia para seguir su programa de vacunaciones y desparasitaciones y para eliminar cualquier problema eventual. Se recomienda también acudir siempre que el animal muestre algún tipo de comportamiento extraño, para descartar alguna enfermedad.

Cepillados

Los cepillados en el schnauzer han de hacerse con mucha frecuencia y de un modo correcto. Esta raza no elimina el pelo por sí sola, por lo que requerirá una técnica adecuada para evitar que se formen nudos o enredos. La técnica del trimming o stripping es la más adecuada para eliminar el exceso de pelo, aunque nunca se recomienda cortar el pelaje con maquinilla para evitar que pierda su fuerza.

Baños

Los baños pueden ser necesarios cada cierto tiempo, especialmente si el perro se ensucia o si el pelo está en malas condiciones. Un champú adecuado y un acondicionador harán que el pelaje recupere todo su esplendor y que los posibles nudos desaparezcan.

Alimentación

Esta raza tiene tendencia a engordar y posee un aparato digestivo bastante delicado. Por eso, hay que prestar una especial atención a su alimentación, tanto a la cantidad como a la calidad. Es importante que siga una dieta balanceada y rica en proteínas, y evitar premios y chucherías que puedan hacer que coja un peso excesivo.

Ejercicio

El ejercicio también es uno de los aspectos más importantes del schnauzer. Este perro siempre estará dispuesto a salir a pasear, a correr, a jugar o a realizar cualquier actividad que implique movimiento. Además, su inteligencia hace que adore los retos mentales, por lo que siempre habrá que proponer actividades nuevas para que no se aburra y pueda tener comportamientos destructivos o indeseados.

Educación

Para que el perro sea obediente de adulto, equilibrado, amigable y confiado, es necesario darle una educación adecuada desde cachorro, además de apostar por la socialización con todos los animales y humanos posible. Siguiendo este método y entendiendo sus necesidades, será posible disfrutar de una relación inmejorable con uno de los perros más queridos del mundo.

Curiosidades del schnauzer

  • Los primeros schnauzer eran bastante pequeños, y se utilizaban en el sur de Alemania para cazar ratas y ratones. Sus capacidades como cazadores de roedores hicieron que se ganara el apelativo de rattler, que significa ratonero, aunque este término ya no es muy utilizado en la actualidad.
  • El pelo del schnauzer es muy especial, y requiere cuidados a mano para mantenerse siempre en las mejores condiciones. Al rapar este pelaje con una maquinilla, la dureza desaparece dejando una suave capa de pelo que no protege la piel del animal, por lo que se debe evitar el uso de este tipo de elementos con el objetivo de que su cuerpo no sufra ningún daño.
  • Tradicionalmente, las orejas y las colas de los schnauzers eran amputadas para darles un aspecto más alerta, práctica que en la actualidad está prohibida en la mayoría de los países al considerarse maltrato animal, porque no es algo natural para los ejemplares.
  • Es una de las razas caninas más populares y extendidas por todo el mundo, especialmente en su versión mini debido a la facilidad con que se adaptan a vivir con el ritmo de las ciudades y en un espacio reducido.
  • Pueden tener tendencia a ladrar con fuerza y a comportarse de forma destructiva si se les deja demasiado tiempo solos, por lo que no se recomiendan para personas que pasen largos periodos de tiempo fuera de casa.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de la raza de perro schnauzer, lo más importante es que acudas a un criador especializado y reputado, porque solo así tendrás todas las garantías de salud del animal y podrás conocer a sus progenitores.