Características Vitales


Altura
66 - 76 cm
Peso
54 - 80 kg
Esperanza de Vida
8 - 10 años
Personalidad
Protector, Bonachón, Amigable

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Grande
Pelaje
Largo, Liso, Sedoso
Color
Blanco, Atigrado, Marrón
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

San Bernardo

El San Bernardo es un perro fácilmente reconocible gracias a su tamaño y características físicas. Se trata de un perro tan grande como bonachón, muy amigable con los humanos que se ha convertido en una de las razas más adecuadas para convivir en familias con niños.

Tiene su origen en el molossus romano, el que se podría definir como mastín original, que llegó a los Alpes hace más de dos mil años por la mano de los romanos. Ya desde sus comienzos se ganó la popularidad y simpatía de las personas, ya que los monjes del Hospicio de San Bernardo los criaron para ayudar y rescatar a los viajeros perdidos entre la niebla y la nieve.

Los cruces del mastín de los Alpes con otras razas como el dogo del Tíbet, el Terranova o el Gran Danés fueron definiendo al que posteriormente se denominaría San Bernardo, y que es muy similar en cuanto a aspecto y características al mastín del Pirineo y al Gran Boyero Suizo.

Sus capacidades de sobra mostradas para encontrar y guiar a los viajeros perdidos en la nueve y en la niebla, hicieron que fuese muy valorado por los humanos, y que se les empezara a conocer como salvadores de la muerte blanca. Incluso los solados de las filas de Napoleón se encontraron con ellos hacia 1800 al cruzar el paseo de montaña, extendiendo así la fama de la raza por todo el mundo.

No fue hasta 1867 cuando se empezaron a tomar anotaciones sobre la raza y sus características, definidas a través de los mejores ejemplares que utilizaban en la reproducción. En 1887, después de un congreso cinológico internacional, el San Bernardo fue reconocido como raza suiza y se definió el estándar de raza. Fue a partir de este momento cuando el San Bernardo se convirtió en el perro nacional de Suiza.

A nivel social, el desarrollo de la raza ha sido uno de los más complejos. Es una raza de sobra conocida en todo el mundo, pero sus características han hecho que no llegue a extenderse o popularizarse del mismo modo que otras. A pesar de tratarse de un perro afable y encantador con los humanos, su gran tamaño hace que sea complicada una convivencia en las grandes ciudades, y también en el campo existen otras razas que suplen mejor las necesidades que puedan tener los campesinos. Por estos motivos, el San Bernardo es siempre valorado como un buen perro, pero no consigue llegar a situarse como una de las mascotas por excelencia.

Características del San Bernardo

Si hay algo claro en el San Bernardo es que se trata de un perro que nunca pasa desapercibido. Su aspecto y su temperamento llaman la atención allá por donde va, y requiere un amplio conocimiento por cualquiera que piense en compartir su vida con uno de ellos.

Lo que más destaca dentro de su corpulencia es una cabeza grande, mayor en comparación al resto del cuerpo. El cráneo y el hocico son anchos, y posee una fuerte mordida de la que es muy raro que haga uso. También destacan unos ojos adorables y expresivos, repletos de ternura, una nariz ancha y unas orejas caídas hacia delante.

Es un animal muy musculado y robusto, preparado para soportar largas caminatas y más alto que ancho por lo general, que a pesar de su tamaño no resulta en absoluto peligroso para las personas.

Tamaño del San Bernardo

El San Bernardo es una de las razas de perros más grandes que se conocen, que llega a medir más de 80 centímetros a la cruz y que puede alcanzar fácilmente los 90 kilos de peso. No es raro encontrarse con un San Bernardo gigante, con una fuerza y energía que a veces puede resultar difícil de dominar. No tendrás que preguntarte cuánto pesa un San Bernardo, porque es bastante probable que supere tu peso humano, así que asegúrate de tus capacidades para poder manejarlo en cualquier situación.

Pelaje del San Bernardo

El pelaje del San Bernardo es largo, liso y sedoso, aunque su longitud y fuerza puede variar dependiendo de la zona donde habite y de su genética. Predomina en su manto el color blanco, salpicado de manchas de gran tamaño que pueden presentarse en marrón, atigrado, anaranjado o incluso negro, aunque estos últimos son menos habituales.

Comportamiento del San Bernardo

El temperamento del San Bernardo se caracteriza por ser muy afable y bonachón, es amable y dulce con las personas, tolerando cualquier tipo de juego y atendiendo siempre a las necesidades de sus dueños. Es muy calmado y sabe controlarse ante la mayoría de estímulos y situaciones conflictivas y posee un equilibrio en su personalidad difícilmente igualable por otras razas. Aceptan de buen grado el trato con las personas y son una raza perfecta para los niños, puesto que serán un compañero de juegos único. Además, resultan muy protectores con su familia, por lo que siempre se mantendrán alerta con los niños o cuando algún extraño aparezca en su territorio. Ese comportamiento de perros guardianes procede de su pasado, y es el punto más contradictorio teniendo en cuenta lo sociables que se muestran en la mayoría de ocasiones, por lo que habrá que prestar más atención a su sociabilización con desconocidos cuando se trate de su territorio.

Perro de trabajo San Bernardo

El San Bernardo era especialmente valorado en la antigüedad como perro de trabajo debido a su facilidad para ser adiestrado, a su predisposición para ayudar, y a sus características físicas. Por otro lado, son esas mismas características las que pueden poner límites a algunas de las tareas a desempeñar, por lo que es fundamental no excederse con el tipo de trabajo y órdenes que se le encomiendan. En esta época era muy valorado como perro de rescate de personas, aunque también se utilizó como perro de guarda.

En la actualidad, los esfuerzos en su adiestramiento se dirigen a tener un perro equilibrado y obediente, con el que no haya que batallar físicamente, porque la realidad es que casi cualquier humano estaría en desventaja frente a un animal que pesa de media 90 kilos.

Principales enfermedades del San Bernardo

El San Bernardo no es un perro enfermizo, pero tiene predisposición a ciertas afecciones debido principalmente a su gran tamaño. Está expuesto a la torsión de estómago, algo que puede ser habitual si no se siguen unas pautas de alimentación y ejercicio adecuadas, y cuya única solución en la cirugía. También puede presentar displasia de cadera o de codo, entropión, epilepsia, cardiomiopatía dilatada, cataratas o alergias. Aunque, por supuesto, todo depende del ejemplar y del tipo de vida que lleve.

Cuidados básicos del San Bernardo

Los canes de esta raza requieren algunos cuidados específicos para que su estado de salud sea siempre óptimo. En cuanto al físico, requiere especialmente cuidados en la cara, ojos y párpados, procurando eliminar correctamente las legañas que puedan formarse y limpiando sus orejas con cautela.

Cepillados y baños

El cepillado frecuente es básico para cualquier raza, y en esta también es necesario, especialmente en la variedad de pelo largo, para evitar enredos o nudos con el paso del tiempo. El baño es sin embargo menos importante por lo general, ya que el propio pelo de esta raza tiene unas propiedades únicas. Se recomienda bañarlo solo cuando sea necesario, y siempre con un champú específico para evitar alergias.

Alimentación

Es muy importante prestar atención a la alimentación del San Bernardo. Por su gran tamaño, requiere gran cantidad de alimento, pero hay que dárselo en al menos dos o tres raciones diarias para evitar que pueda sufrir una torsión de estómago. Además, debería apostarse siempre por un alimento de alta calidad que le aporte los nutrientes necesarios.

Ejercicio

El San Bernardo es un perro de energía alta, pero limitaciones físicas que no permiten que realice un elevado ejercicio físico a diario. Los paseos moderados son la mejor opción para estos animales, dejando que descanse un buen rato tras cada salida y evitando darle de comer hasta pasado un tiempo, ya que podría favorecer la torsión de estómago.

Educación

La educación del San Bernardo es relativamente sencilla si se realiza desde cachorro. Hay que prestar una especial atención a la sociabilización con extraños y otros animales para que no presente ningún problema de comportamiento cuando sea adulto. Son animales que aprenden rápido, por lo que estarán siempre dispuestos a realizar nuevos trucos, siempre y cuando sean trucos acordes a su tamaño y exigencias físicas. Por ejemplo, puedes empezar por enseñarle a pasear a tu lado, a sentarse y a darte la pata, seguramente estará deseoso de cumplir con todo lo que le pidas.

Curiosidades del San Bernardo

Conoce algunas curiosidades del San Bernardo muy interesantes, más allá de la información general sobre la raza.

  • La raza San Bernardo se hizo especialmente famosa a partir de la aparición de un ejemplar en la saga de películas ‘Beethoven’, donde el can era el protagonista y vivía divertidas aventuras. También es el perro de la familia Darling en la película de animación ‘Peter Pan’, donde muestra sus características como ‘perro niñera’.
  • La imagen del San Bernardo portando un barril lleno de brandy, no tiene ninguna lógica en su base, y se debe únicamente a la idea de un pintor británico de la época victoriana, Edwin Henery Landseer, que realizó un cuadro donde aparecía precisamente un ejemplar de esta raza con dicho barril. El cuadro se popularizó gracias al gusto de la reina Victoria I por el pintor, de modo que en la actualidad todo el mundo asocia esta imagen con los San Bernardos.
  • Toman su nombre del paso de montaña del Gran Monte St. Bernhard, donde los monjes fundaron su hospicio y criaron a los perros de vigilancia y guarda.
  • El San Bernardo es algo así como un cachorro grande, y es que es un perro que tarda en madurar bastante más que otras razas caninas.
  • Soportan muy mal el calor debido a su tamaño y pelaje, por o que se recomiendan especialmente en zonas de climas fríos y veranos suaves.
  • La esperanza de vida de estos perros es de unos 10 años, no son especialmente longevos, lo que se debe principalmente a su tamaño, aunque depende de las condiciones de vida del animal.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de esta raza, lo primero que debes hacer es apostar por un criador de confianza y con experiencia para que pueda aportarte toda la información que necesites sobre la misma. Recuerda que los San Bernardos son animales únicos y muy especiales, con unas características que requieren un conocimiento previo de la raza, para poder colmar todas sus necesidades y disfrutar así de una relación inmejorable entre dueño y mascota. Un San Bernardo es un compañero ideal para la mayoría de las familias, eso sí, si vives en un piso muy pequeño de la ciudad, quizá no sea la mejor raza para ti, puesto que puede llegar a sentirse acorralado y agobiarte también.