en

Qué raza de perro elegir según tu situación: la guía definitiva

Son muchos los test sobre mascotas que puedes encontrar por la red, aunque la mayoría de dudosa viabilidad científica, por lo que es necesario conocer la información más esencial de cada tipo de can para decidir qué raza de perro elegir en función de tu situación: tipo de casa, hábitos, gustos, si tienes pareja y/o hijos, etc.

Si quieres hacerte con una mascota y no sabes cuál es tu perro ideal, ten en cuenta algunos de estos consejos y aprende cómo escoger una raza de perro adecuada para ti.

Cuál es tu perro ideal

Si te has decidido a adoptar un perro, antes debes acotar la búsqueda para seleccionar aquel tipo de perro que más se adapta a tus necesidades y preferencias.

Olvídate del test de perro ideal de turno y saca tus propias conclusiones con los consejos que te ofrecemos para que sepas qué raza de perro elegir.

Cómo elegir un perro

Antes de saber qué raza de perro elegir, debes tener en cuenta que no es una cuestión de qué perro te gusta más sino que su temperamento y necesidades encajen con aquello que tú puedes ofrecerle. 

Se trata de buscar un nivel de compatibilidad máximo, tanto a niveles de personalidad o intereses compartidos como en nivel de energía.

Tendrás que valorar tu estado actual y las necesidades de tu familia si no vives solo, así como el tamaño de la mascota, otro factor a tener en cuenta.

El tamaño

Si vives en casas o pisos pequeños, lo normal es que apuestes por mascotas de dimensiones reducidas, ya que así percibirán mayor espacio y serán fáciles de transportar si te marchas de viaje con él, aunque son más propensos al frío. Otro de los alicientes de los perros pequeños es que consumen menos.

En cambio, los perros de gran tamaño son los más idóneos si lo que buscas es que te proporcionen seguridad, aunque están destinados para grandes espacios, con mucho terreno para moverse y correr, como, por ejemplo, las casas con jardín. No obstante, es el tipo de perro que más gasto conlleva, además de que son más difíciles de transportar y ensucian más.

Actividad

Cada raza cuenta con necesidades diferentes de movimiento y desempeño físico. Por ello, este es otro factor de peso al que atender, ya que tendrás que valorar si podrás responderle con la cantidad de ejercicio que requiere o viceversa.

En caso de que no le saques a pasear todo lo que necesita, corres el riesgo de que desarrolle problemas de actitud, incluyendo una conducta agresiva o destrozos de la vivienda.

Mantenimiento

Cada raza de perro es un mundo dentro de este criterio: cepillados, baños, limpiezas de oídos, corte de uñas o de pelo son algunas de las medidas más frecuentes que cambian entre un tipo de can u otro.

Así, también hay que tener en cuenta la longitud del cabello de cada perro, ya que los de pelo largo soltarán más pelo y necesitarán más medidas para acicalarlos correctamente.

Hembra o macho

Otra de las cuestiones fundamentales cuando piensas acerca de qué raza de perro elegir, puesto que la convivencia con cada una de estas opciones y sus necesidades pueden ser muy diferentes.

Si te decides por una hembra y no quieres que críe, tendrás que contar con el gasto de castrarla para impedirlo. Si no lo haces, corres el riesgo de que quede embarazada y tengas que multiplicar tu atención.

No obstante, la hembra es la opción más recomendable si tienes niños en casa, por su carácter más apacible.

En cambio, los machos son más territoriales y tienden más a una actitud agresiva o marcar su territorio.

Raza pura o mixta

Lo más frecuente es buscar perros de raza pura que les hacen ser más codiciados entre los amantes de los canes.

A pesar de ello y aunque los de raza mixta estén condenados al ostracismo en estas cuestiones, lo cierto es que los expertos sostienen que estos tienen menos problemas de salud que los de pedigrí.

La combinación de dos o más razas a lo largo de su genealogía garantiza un equilibrio entre sus características.

Por supuesto, siempre es una opción recomendable acudir a centros de acogida y dejarte enamorar por alguna de esas miradas. Si, por el contrario, quieres un perro de raza por otros motivos, asegúrate de acudir a un criador de confianza, comprueba con tus propios ojos cómo tiene a los animales, y hazle todo tipo de preguntas que garanticen la buena salud de los cachorros y sus progenitores.

Miembros de la familia

El modo de vida que lleves es otro motivo importante por el que sopesar esta decisión, ya que, si tienes niños en casa, lo más adecuado es que optes por perros pequeños, que serán más menejables para ellos.

Cachorro o adulto

Si te decides por perros de corta edad, te recomendamos que los adoptes cuando estén entre sus primeras 8 y 12 semanas de edad, ya que es ese el momento en que son más receptivos a la socialización o adaptación a nuevos ambientes.

Esta etapa es fundamental para determinar su conducta en el futuro, por lo que si te lo llevas antes, corre el riesgo de desarrollar problemas de comportamiento, como miedo a otros perros, tendencia a morder o déficit emocional.

En este caso, tendrás que seguir el plan de vacunación indicado para ellos, como la vacuna de la Parvovirosis, y sacarle el pasaporte para perros que servirá de identificación de tu mascota.

En cambio, si prefieres adoptar un perro adulto, es conveniente que solicites su historial: si procede de una etapa de poca socialización o de malos tratos, será más complicado que se adapte a un nuevo ambiente, reflejado en una actitud huidiza o temerosa ante nuevas personas.

Por ello, debes valorar la adopción de un animal correctamente socializado.

Esta es la información más esencial para ayudarte a decidir qué raza de perro elegir teniendo en cuenta tu situación, intereses o modo de vida.

Cuéntanos tus impresiones en los comentarios o tu experiencia y así ayudamos a más personas a lanzarse a esta aventura tan bonita de convivir con estos pequeños amigos peludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi gato estornuda mucho: causas y cuándo acudir al veterinario

dormir con gatos

Dormir con gatos: 5 beneficios para ambos que quizás no conocías