Características Vitales


Altura
58 - 71 kg
Peso
20 - 34 kg
Esperanza de Vida
12 - 15 años
Personalidad
Curioso, Activo, Enérgico

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Mediano
Pelaje
Corto, Liso
Color
Blanco, Negro
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Pointer

El pointer inglés, conocido también como perdiguero inglés, tuvo su origen en Inglaterra, como su nombre indica. Sin embargo, su historia es relativamente desconocida, y solo existen suposiciones acerca de sus antepasados. Es bastante probable que el pointer actual cuente entre sus genes con herencia de perros lebreles, algunos como el greyhound, el galgo afgano o el borzoi. Esta creencia procede de las habilidades de dichas razas para perseguir a sus presas a través de la vista y de la velocidad, y no mediante el olfato, como sí hacen los sabuesos. El pointer sin duda mantiene parte de estas características, aunque también se cree que puede tener influencia de otros perros de tipo molosoide.

Para llegar hasta el pointer actual, hay que mirar atrás en el tiempo, cuando los seres humanos de entonces se dieron cuenta de que podían desarrollar a los perros según sus necesidades, potenciando aquellas características que resultasen más útiles en sus actividades y tareas diarias. Entre todas estas tareas, destacaba la caza, para lo que necesitaban perros con habilidades muy específicas, y es aquí cuando empezaron a perpetuar determinados rasgos a través de la cría selectiva.

Los primeros perros destinados a la caza tenían las características típicas de los lobos, perseguían a sus presas hasta la extenuación, y generalmente las terminaban matando. Esa tenacidad resultaba agotadora para las personas, que eran incapaces de seguir el ritmo de los animales. Por eso, buscaron suavizar la forma de caza de los perros, y empezaron a trabajar en un animal que señalara de forma silenciosa dónde se encontraba la presa, pero que no tuviese el instinto de perseguirla o matarla. Así, los perros de caza se convirtieron en ayudantes indispensables para localizar a las presas sin espantarlas.

Esa habilidad de señalar el lugar donde se encuentra una presa, es la que llevó al pointer a recibir su nombre y a que fuese valorado como un inmejorable perro de trabajo. La mayor parte de su existencia la llevó a cabo en el campo, cumpliendo las funciones para las que había sido criado. Se trataba de canes muy obedientes, que enseguida adquirieron la característica por la que son más conocidos en la actualidad: quedarse inmóviles al localizar una presa y con el cuerpo rígido señalando hacia el lugar exacto.

Por otro lado, y a pesar de que el pointer inglés está reconocido como raza desde hace mucho tiempo, otros países buscaron desarrollar sus propias razas de perros de muestra en base a las características de un pointer. Así, es posible encontrar razas como el bracco italiano, el braco alemán o el epagneul breton francés, todos diferentes entre sí, pero con características similares y manteniendo la habilidad de encontrar y señalar a las presas. En España, existía ya una raza canina que podría recordar al pointer inglés, el perdiguero de burgos, y en algunos círculos se cree que este perro pudo sentar las bases del pointer, pero es algo que no se puede comprobar y que tan solo es una suposición.

Algo que sí se ha podido comprobar, es que entre los genes del pointer se encuentran mezclas de otras razas como el bloodhound, el foxhound, o el bull terrier. Todos los cruces respondían a una lógica para conseguir las características deseadas para el pointer, y son esos cruces los que crearon al pointer tal como lo conocemos, con todas sus virtudes.

Desde entonces, ha sido una de las razas principales para al caza en todo el mundo, y, aunque no es demasiado frecuente verlo como animal de compañía, lo cierto es que también es una gran mascota si se trata como merece.

Características del pointer

El pointer es un perro de tamaño mediano, más bien alto, de figura estilizada y esbelta. Una de sus principales características tiene que ver con su capacidad para señalar la posición de una presa, para lo que requiere un cuerpo recto y estilizado, con una espalda perfecta que termina en una cola de longitud media, que también se mantiene firme cuando está en posición de marca.

Su físico es impresionante en cuanto a proporciones y potencia, algo que se logró durante la cría selectiva de años, y que le otorga velocidad y resistencia. Destaca también en su morfología un pecho amplio y profundo, y unas paras robustas y alargadas, capacitadas para cualquier tipo de ejercicio.

Su cabeza es cuadrada y está bien proporcionada con el resto del cuerpo, con un hocico también cuadrado y de longitud media. Su nariz se mantiene en las mismas proporciones, y suele ser oscura, aunque hay excepciones en ejemplares de tonalidad más clara. Tiene una mordida potente, aunque sabe controlar perfectamente su fuerza a la hora de cobrar una presa. Los ojos son redondeados y profundos, de tonalidades oscuras como marrones o avellanas, y suelen mostrar una expresión bonachona. Las orejas son también de tamaño medio y cuelgan a ambos lados de la cabeza.

Tamaño del pointer

Las proporciones del pointer indican que es un animal más alto que ancho, estilizado y en general delgado. Su altura suele encontrarse entre los 61 y los 69 centímetros, pero su peso es únicamente de 30 kilos, lo que da una idea de su físico. No es una raza adecuada para todas las personas por su tamaño y energía, pero tiende a adaptarse al espacio siempre y cuando sus necesidades de actividad estén cubiertas.

Pelaje del pointer

El manto del pointer es corto y áspero al tacto, duro y liso. Es un pelaje que requiere poco mantenimiento, puesto que no se mancha con facilidad y tampoco muda. En cuanto a los colores, es posible encontrar diversas combinaciones que son aceptadas en el estándar de la raza, como limón y blanco, naranja y blanco, hígado y blanco, o negro y blanco. También pueden encontrarse ejemplares de una sola tonalidad, aunque son menos comunes, y también se aceptan en el estándar, al igual que el manto tricolor.

Comportamiento del pointer

El pointer tiene un temperamento típico de cazador. Es un perro curioso, activo y enérgico, y siempre se mantiene atento y alerta ante cualquier estímulo externo. Además, es precisamente su uso para la caza en forma de muestra lo que ha hecho que esta raza no sea nada agresiva y que obedezca a su propietario en prácticamente todas las circunstancias.

Aunque no es una típica raza que se tenga como mascota, lo cierto es que el pointer puede ser todo un compañero de aventuras y de juegos. Es un animal equilibrado y tranquilo en casa, por lo que para disfrutar de su compañía lo más importante es ofrecerle la posibilidad de realizar el ejercicio necesario.

Destaca también por su inteligencia y la facilidad que tiene para aprender órdenes y trucos, de ahí que pueda ser una gran mascota si se trata de una manera adecuada. En este sentido, tan importante como la educación es la socialización del animal, puesto que puede tener tendencias de caza hacia otros animales si no se socializa adecuadamente, aunque en todo caso nunca mostrará agresividad ni tenderá a atacar.

También es una raza hogareña, que disfruta de la compañía de su familia y al que no le gusta la soledad. Por eso no es conveniente que duerma solo y fuera de casa. El pointer es un perro que sabe comportarse en todas las situaciones, aunque puede tener comportamientos destructivos si se queda solo y encerrado mucho tiempo sin hacer ejercicio. Por eso está siempre en manos de los propietarios conseguir que su mascota sea equilibrada tanto mental como físicamente.

Principales enfermedades del pointer

Aunque generalmente el pointer es un perro saludable, conviene tener en cuenta que puede padecer ciertas enfermedades hereditarias. Para tratar de evitarlas o controlarlas en la medida de lo posible, se recomienda acudir a las revisiones veterinarias pertinentes, y siempre que sea necesario.

Entre estas enfermedades, destacan la displasia de cadera, entropión, o epilepsia. También se conocen los ejemplares con sordera en uno o en ambos oídos, y puede padecer dermatitis atópica debido a la sensibilidad de su piel y al pelaje extremadamente corto.

Cuidados básicos del pointer

Cualquier perro necesita seguir unos hábitos saludables para mantenerse en forma, tanto en ejercicio, como en alimentación, y en visitas al veterinario. Es imprescindible mantener el calendario de vacunas y desparasitaciones siempre al día, para evitar que puedan aparecer problemas o enfermedades contagiosas.

Sobre la alimentación, siempre habrá que procurar que sea de la más alta calidad y en la cantidad adecuada para el perro. Hay que tener en cuenta que, a pesar de su altura, el pointer no es un perro demasiado fornido, por lo que una alimentación con mucha cantidad no será nada saludable. También se recomienda dividir su ración en varias tomas al día, porque así realizará mejor la digestión y se evitará que pueda tener problemas como la torsión gástrica.

Aunque el pelaje del pointer no requiere cuidados excesivos, sí hay algunas pautas a tener en cuenta para que esté siempre brillante y limpio. Para empezar, se deberá cepillar una vez a la semana con un cepillo adecuado, de goma, que no haga daño a su piel. En cuanto a los baños, no deben realizarse con demasiada frecuencia, sino cuando el manto se vea realmente sucio, y siempre con un champú suave y específico para perros. La piel de esta raza es muy sensible, y un champú poco adecuado podría provocarle problemas de alergia bastante severos.

Esta raza requiere una cantidad de ejercicio muy elevada para encontrarse siempre en perfectas condiciones tanto físicas como mentales. Se recomienda para personas que practiquen algún deporte y que puedan realizarlo acompañados por su mascota, o para quienes tengan la posibilidad de dedicar mucho tiempo al animal. También es aconsejable que el perro tenga un espacio abierto para ejercitarse y correr, pero nunca pueden faltar los paseos para estimularlo a todos los niveles. No se debe olvidar su instinto como perro de caza a la hora de realizar determinados ejercicios con él.

En cuanto a la educación, debe realizarse desde cachorro, al igual que la socialización, para que el pointer adulto sea un perro equilibrado, amigable y obediente. Si esto se hace correctamente, el pointer será un perro amable y divertido, que se llevará bien con todas las personas y animales. Solo hay que tener en cuenta que sus instintos de caza son muy fuertes, y que pueden aparecer en caso de encontrar pequeños animales que no le hayan sido presentados previamente. También hay que tener en cuenta que, un pointer mal educado y con pocas posibilidades de ejercitarse tenderá a desarrollar comportamientos destructivos cuando se quede solo en casa. Por otro lado, es una raza muy inteligente que no tendrá problemas para aprender todo tipo de órdenes y trucos, además, la práctica de obediencia será también una buena forma de estimular su mente y focalizar su energía.

Curiosidades del pointer

  • Esta raza tiende a ser hiperactiva y a ladrar excesivamente cuando se aburre y no hace el ejercicio necesario. Puede ser molesto en la convivencia cuando el perro vive en un piso pequeño dentro de una comunidad de vecinos.
  • El nombre de la raza deriva del verbo inglés ‘to point’, que significa señalar o marcar, una de sus características a la hora de cazar.
  • Es una de las razas caninas con mejor olfato, ya que está capacitado para seguir el rastro de cualquier animal incluso en condiciones climatológicas adversas y aunque el rastro no sea fresco.

Si piensas que un perro de raza pointer puede ser tu mejor compañero de aventuras, posiblemente estés en lo cierto. Se trata de una excelente mascota cuando se colman todas sus necesidades, por lo que es indispensable aprender todo lo posible sobre la raza antes de adquirir un cachorro. Por otro lado, a la hora de seleccionar un cachorro adecuado, lo mejor es acudir a un criador especializado en el pointer, porque es la única forma de tener todas las garantías acerca de su estado de salud y el de sus progenitores. En España no son muchos los criadores dedicados a esta raza, pero merecerá la pena el esfuerzo para encontrar al cachorro más adecuado.