Perdiguero de Drente


Características Vitales


Altura
53 - 63 cm
Peso
18 - 27 kg
Esperanza de Vida
11 - 14 años
Personalidad
Tranquilo, Paciente

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Mediano
Pelaje
Largo
Color
Blanco, Marrón
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El perdiguero de drente, también llamado drentsche patrijshond en su país de origen, es uno de los perros de caza menos conocidos y comunes que existen. Su origen se encuentra en los Países Bajos, concretamente en Drente, pero proviene de perros de tipo spaniel españoles que llegaron a esta zona a través de Francia.

Los primeros perros Spaniel que llegaron a esta región de Holanda llamaron mucho la atención de los lugareños debido a sus características, y en poco tiempo empezaron a formar parte del día a días de estas personas, principalmente en los entornos cazadores. Allí se conocieron estos perros como Patrijshond, o perros perdigueros, y empezaron a criarse buscando mejorar sus habilidades, pero sin mezclarlos con ninguna otra raza canina extranjera. De ahí que en poco tiempo se llegara a considerar el perdiguero de drente como una raza pura de esta región, y no tardó en reconocerse como tal el día 15 de mayo de 1943 por el Raad van Beheer op Kunologisch Genied de Holanda.

En su ADN, además de encontrarse los perros spaniel españoles, se encuentran otras razas como el spaniel francés o el münsterländer, razas que tuvieron también importancia en el desarrollo del perdiguero de drente tal como se conoce en la actualidad. Con el paso del tiempo, esta raza adquirió tal importancia en los Países Bajos que vio fundarse el club de seguidores con el nombre de Nederlandse Vereniging de Drentsche Patrijshond en 1948. Los miembros de este club serían los encargados de definir el estándar de la raza, y de hacer de ella una de las más importantes de toda esta zona.

Durante buena parte de su historia se utilizó principalmente como perro de caza debido a sus habilidades como perro de muestra y cobrador. Es un animal con una adaptación espectacular al medio en que se encuentre, por lo que es capaz de cazar aves o presas de caza menor en terrenos tan dispares como pantanos o campos. Además, su versatilidad hizo que también tuviese importancia en la realización de otros trabajos, y también se convirtió en un animal de compañía perfecto para muchas familias.

El aislamiento al que se sometió la raza durante mucho tiempo hizo que no se conociera más allá de las fronteras de su lugar de origen hasta finales del siglo XX. Posteriormente, se expandió tímidamente por otros países del mundo, aunque nunca llegó a causar la misma sensación, debido principalmente a que para entonces las razas de caza eran menos llamativas, y otras tenían mayor importancia.

En la actualidad, se sabe que existen alrededor de 5.000 ejemplares de perdiguero de drente en el mundo. Y, aunque no se registran demasiados nacimientos de ejemplares de esta raza cada año, lo cierto es que su supervivencia no peligra, porque ha demostrado sobradamente que se trata de un animal único al que hay que cuidar y proteger, al igual que a cualquier otra raza.

Características del perdiguero de drente

El perdiguero de drente es un perro de tamaño mediano o incluso grande, fornido y esbelto, fuerte y resistente, que se adapta con facilidad a cualquier situación. Es un animal preparado para explorar cualquier terreno, de ahí la fortaleza de sus patas y de su cuerpo, que se mueve con potencia rastreando cualquier animal, incluso en los entornos más complicados. Es un poco más largo que alto a pesar de la longitud de sus patas, y la línea de su espalda es recta hasta llegar a una cola que generalmente lleva a media altura, nunca doblada sobre la espalda.

Es una raza que destaca por su potencia, pero que no deja atrás la velocidad, muy activo y siempre alerta debido a sus instintos de caza. Destaca entre sus habilidades la capacidad olfativa de su nariz, bastante grande en comparación a otras razas, pero siempre proporcionada en su cabeza. La cabeza también se mantiene proporcionada con el resto del cuerpo, es más bien cuadrada y presenta un hocico también cuadrado, no demasiado largo. Llaman la atención sus ojos grandes y profundos, que parecen mantener una expresión triste, y sus orejas largas y dobladas, caídas a ambos lados de su cabeza.

Tamaño del perdiguero de drente

La altura del perdiguero de drente puede llegar con facilidad a los 66 centímetros, algo menos en el caso de las hembras, lo que le convierte en uno de los perros de caza más grandes que se conocen. Sin embargo, no es uno de los perros más grandes si se tienen en cuenta las razas en general, puesto que su peso se mantiene por lo general en los 23 o 25 kilos.

Pelaje del perdiguero de drente

El manto del perdiguero de drente es una de sus características más curiosas y llamativas. En términos generales, se puede decir que cuenta con un pelaje semilargo, pero la longitud varía dependiendo de la zona del cuerpo que se estudie. En la cabeza, la espalda, y la parte delantera de las patas, el pelaje es más bien corto. Sin embrago, en la parte inferior del cuerpo, en la cola, el pecho y la parte posterior de las patas el pelaje es bastante más denso y largo, lo que otorga la impresión de que se trata de una raza de pelo largo, aunque no sea así completamente.

Por otro lado, es fácil reconocer un ejemplar de esta raza por el color de su pelaje, y es que se presenta siempre en un tono blanco de base, con manchas marrones de diferente densidad en la parte superior del cuerpo. Además, generalmente muestra también una máscara marrón que ocupa prácticamente toda la cara y las orejas, aunque puede ser más abierta o más cerrada, y a veces queda una franja blanca justo en el borde del hocico, enmarcando la nariz, que también es de color marrón chocolate.

Comportamiento del perdiguero de drente

A pesar de sus marcados instintos de caza, el perdiguero de drente es un perro muy tranquilo y paciente, que no tiene prisa a la hora de perseguir un rastro. De ahí que sean animales ideales como mascotas, porque disfrutan del juego y de la actividad, pero a un nivel medio de energía, y es muy raro que se muestren nerviosos o alterados. Además, dentro de ese instinto de caza, se encuentra también en su naturaleza el mantener su atención siempre centrada en su propietario, incluso cuando está rastreando a otro animal. Nunca se aleja demasiado y tampoco se precipita, y tiende a obedecer con facilidad cualquier orden.

Sin duda alguna, esta raza se caracteriza por su buen temperamento y trato hacia las personas, y su lealtad y devoción hacia todos los miembros de su familia. Es una mascota especialmente recomendable para las familias con niños, porque estará siempre encantado de participar en sus juegos, lo que servirá para que tanto el perro como los pequeños gasten parte de su energía al tiempo que crean lazos irrompibles.

Es importante tener en cuenta que, aunque no se trate de un perro nervioso o hiperactivo, sí requiere una gran cantidad de ejercicio físico diario para encontrarse en buenas condiciones físicas y psicológicas. Se aconseja contar con un terreno donde pueda correr y ejercitarse a su manera, porque en pisos pequeños puede llegar a agobiarse. No obstante, podrá adaptarse a la vida en un lugar pequeño siempre y cuando la familia se ocupe de garantizar que todas sus necesidades se vean cubiertas.

No conviene dejar al perdiguero de drente demasiadas horas solo y sin actividad, porque si se aburre o siente frustración puede desarrollar comportamientos desagradables y destructivos dentro de casa. No obstante, con una buena educación y los cuidados necesarios, será una gran mascota, obediente y cariñosa. También es necesario incidir en su socialización desde pequeños, tanto con perros como con otros animales para controlar su instinto de caza hacia otras mascotas cuando sea adulto.

Principales enfermedades del perdiguero de drente

Esta no es una raza especialmente propensa a padecer enfermedades, y menos aun hereditarias. Algunos de sus problemas más habituales de salud son la displasia de cadera o la atrofia progresiva de retina, que se pueden llegar a controlar mediante la cría selectiva únicamente con ejemplares sanos que no las presenten. Por lo demás, se trata de una raza saludable y con una buena esperanza de vida, lo que implica poder disfrutar del mejor compañero durante muchos años.

Cuidados básicos del perdiguero de drente

Como en cualquier raza canina, el perdiguero de drente requiere unos cuidados y unos hábitos diarios saludables para encontrarse siempre en perfectas condiciones. Lo más importante es acudir al veterinario cuando sea necesario, para hacer revisiones y para mantener al día su cartilla de vacunaciones y desparasitaciones.

En caso de que se utilice como perro de caza, es conveniente hacer un chequeo completo del animal después de cada salida al campo, en busca de parásitos en la piel o de espigas clavadas. De no hacerlo, el animal se expone a infecciones y problemas mayores, como algunas enfermedades transmitidas por pulgas y garrapatas.

Por otro lado, es importante revisar sus ojos y orejas con frecuencia, para evitar la aparición de infecciones o de hongos debido a su forma. Las orejas dobladas y caídas son especialmente propensas a la aparición de bacterias y hongos por la facilidad con que guardan la humedad, así que es indispensable secarlas correctamente siempre que el perro se moje o bañe y chequearlas de forma habitual.

En cuanto al pelaje, es necesario cepillarlo al menos dos o tres veces a la semana, frecuencia que habrá que aumentar durante la época de muda. Los baños serán necesarios únicamente cada 6 u 8 semanas, aunque se puede bañar siempre que sea necesario, como después de una salida al campo en la que acabe cubierto de barro.

No se debe descuidar tampoco su alimentación, siempre de calidad y en la dosis recomendada. Como ya hemos visto, se trata de una raza con un alto nivel de energía, que requiere ejercicio en las mismas proporciones, por lo que siempre habrá que adecuar la cantidad de comida al ejercicio que realice. Además, se debe evitar que coma sobre media hora antes o después de ejercitarse, porque de otra forma podría sufrir una torsión de estómago, un peligroso problema canino que requiere atención veterinaria urgente.

Por último, conviene recordar la importancia de su educación y socialización. Es un animal fácil de entrenar y muy dócil, por lo que siempre se deben utilizar métodos de enseñanza positivos, desde el juego y los premios, y nunca mediante el castigo.

Curiosidades del perdiguero de drente

  • La cola de esta raza funciona a modo de radar, ayudando en su movimiento al perro a localizar el rastro de alguna presa con mayor facilidad.
  • La curiosidad es una de las claves del cachorro de perdiguero de drente, por lo que es importante comenzar su adiestramiento cuanto antes, con el objetivo de evitar peligros para el animal.

Si te has enamorado de esta raza y crees que tu vida no podrá seguir sin un ejemplar en ella, entonces llega el momento de encontrar el mejor cachorro para ti. El perdiguero de drente no es una raza demasiado extendida, por lo que la búsqueda será larga y complicada, pero siempre merecerá la pena. Es posible encontrar criadores buenos y especializados en la raza, que te darán todas las garantías de salud del cachorro y de sus progenitores, además de relevante información de primera mano sobre el perdiguero de drente.

Category: Perdiguero de Drente