Pequinés


Características Vitales


Altura
15 - 23 cm
Peso
3 - 6 kg
Esperanza de Vida
12 - 15 años
Personalidad
Testarudo, Tranquilo

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Largo
Color
Negro, Marrón, Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El pequinés es una raza de perro pequeña, de las más antiguas del mundo y originaria de Pekín, en China. Procede de perros míticos lanudos muy conocidos en el Tíbet, de quienes conservan parte de sus características. La primera documentación sobre estos animales se remonta a hace 4000 años, cuando aparecieron en grabados coreanos, y posteriormente en el siglo VIII d.C. ya dentro de la corte imperial china, concretamente como parte de la dinastía Tang.

Se conoció también durante mucho tiempo como perro león debido a sus características. Y es que, a pesar de tener un tamaño pequeño, el pequinés es un perro muy fuerte y robusto, que pesa más de lo que parece y que tiene una estructura corporal envidiable. Fue muy apreciado por el budismo y convertido en símbolo de la Antigua China, hasta el punto de que la familia imperial se encaprichó de la raza. Por este motivo, el pequinés tomó el nombre del lugar donde vivía recluido, la Ciudad Prohibida de Pekín, sin ningún contacto con el mundo exterior y protegido fielmente por la familia imperial.

El pequinés tuvo incluso leyes especiales por ser considerado una joya de la familia imperial, castigando a cualquier infractor que tratara de robar, secuestrar o asesinar a un ejemplar con una directa condena a muerte. Fue además durante mucho tiempo una raza vista solo en la más alta nobleza china, estando prohibida su exportación a otros lugares del mundo, e impidiendo su acceso a las clases más bajas.

Los primeros ejemplares de la raza fuera de China llegaron a Europa en el año 1860, concretamente al Reino Unido, al ser llevados como botín para la Reina Victoria de Inglaterra tras las incursiones del Ejército Británico en Pekín durante la Segunda Guerra del Opio. Su aspecto exótico hizo que en seguida fueran también apreciados en los países de Europa, llegando a mostrarse en la exposición de Chester por primera vez como competidor.

A partir de ahí, es cuando el pequinés alcanzó una mayor distribución por el mundo, y cuando comenzó a considerarse como animal de compañía. Hoy en día son muy conocidos, pero no han llegado a popularizarse tanto como mascota como otras razas más habituales.

Características del pequinés

El pequinés es un perro pequeño en apariencia, de tamaño reducido, pero sorprendentemente robusto. En proporción es más ancho que alto y muestra una gran cabeza cubierta de pelo que le confiere ese aspecto tan característico de pequeño león. Destaca también una trufa ancha y muy negra, y unos pequeños ojos redondos y brillantes; además de un hocico corto y orejas en forma de corazón que caen a ambos lados de la cabeza.

Se trata de un perro compacto y pesado, muy ancho en su parte delantera. Muestra además una cola alta con mucho pelo, que mantiene sobre la espalda, y unas patas fuertes, arqueadas hacia fuera en caso de las delanteras.

Tamaño del pequinés

El tamaño del pequinés no suele superar los 25 centímetros a la cruz, un tamaño muy pequeño para su peso, que está en torno a los 5 kilos y que hace que sea muy corpulento para su tamaño. No es fácil cargar con él a pesar de su tamaño, ya que siempre sorprende su peso y su corpulencia, al contrario de lo que ocurre con la mayoría de las razas de tamaño similar.

Pelaje del pequinés

Además de su robustez, el pelaje es otra de las características más llamativas y exóticas de la raza, que requiere unos cuidados muy específicos para mostrar todo su esplendor. El pelaje es muy largo y cuenta con una subcapa densa, además de una imponente melena que cubre hasta los hombros y unos divertidos bigotes que crecen desde la mandíbula hacia abajo. Los cepillados a conciencia serán necesarios de un modo constante y frecuente para evitar la aparición de nudos o bolas de pelo, que resultan realmente complicadas de eliminar cuando se forman.

El pelo es un poco áspero al tacto, a excepción de la subcapa, algo que puede controlarse con productos específicos para aumentar la suavidad del pelaje. En cuanto al color, se admite cualquier color excepto el albino o el color hígado. En todo caso, los colores deberían estar siempre bien diferenciados, y por lo general se busca una máscara negra que contraste con la tonalidad del pelaje, aunque el estándar no marca ningún tipo de máscara.

Como consejo para cualquier propietario de un ejemplar de esta raza, debería empezarse cuanto antes con el cepillado y las sesiones diarias de limpieza, para acostumbrar al animal y para conseguir que el pelaje se muestre siempre en la mejor condición posible. Además, este aspecto mejorará toda la salud del perro, evitando la aparición de posibles parásitos, de nudos y de bolas de pelo que pudiesen afectar a otros aspectos.

Comportamiento del pequinés

El temperamento del pequinés es muy peculiar y característico de la raza. Es un animal muy testarudo que a pesar de su tamaño no dudará en enfrentarse a las personas, tanto a sus dueños como a desconocidos. Por otro lado, puede ser un gran perro guardián, ya que no tiende a ladrar en exceso, pero sí hace sonidos de aviso cuando localiza a un extraño.

Generalmente, se trata de una raza tranquila que adora la comodidad del hogar y que no querrá salir de casa con frecuencia, por lo que tampoco requiere un ejercicio excesivo. No le gusta estar solo durante demasiado tiempo, porque prefieren la compañía de su familia, a pesar de que son más bien independientes y no buscan el afecto continuo.

Es un perro seguro de sí mismo, que no tendrá ningún problema en desafiar a otros perros o incluso a humanos que sean más grandes que él. Es muy temperamental, por lo que requiere una educación muy firme desde cachorro. También tiende a mostrarse dominante con perros y humanos, por lo que la socialización es imprescindible desde el primer momento para poder disfrutar de un animal equilibrado.

Principales enfermedades del pequinés

El pequinés es una raza robusta y bastante sana, muy resistente a las enfermedades más comunes de los perros y con una increíble capacidad de recuperación. Solo hay que prestar atención a las enfermedades más habituales por genética y por las características de la raza.

Los ojos son una de las zonas más sensibles del pequinés, grandes y saltones, que pueden presentar heridas con facilidad. Además, es una raza conocida como braquicéfala, lo que significa que tienen dificultades para respirar normalmente por una nariz demasiado corta. En este aspecto, es preciso tener precauciones a la hora de hacer ejercicio, o dejar que el perro juegue con juguetes que puedan dificultar aún más la respiración, porque podría tener otras consecuencias más graves para su salud.

Cuidados básicos del pequinés

Para cuidar correctamente al pequinés, hay que seguir las mismas pautas que con cualquier otra raza, incidiendo en aquellos aspectos que sean exclusivos de esta raza.

Salud

Las visitas frecuentes al veterinario serán por lo general suficientes siempre y cuando se mantenga el calendario de vacunaciones y desparasitaciones al día. Por supuesto, habrá que acudir siempre que el animal muestre algún síntoma extraño, pero por lo general estarán sanos.

Cepillados

Como ya hemos visto, el cuidado del pelaje es muy importante en esta raza, por eso es necesario realizar cepillados a conciencia de forma habitual, cada día a ser posible. También es recomendable utilizar un cepillo adecuado para el pelo largo y para el subpelo.

Baños

El manto del pequinés tiende a ensuciarse con facilidad porque está en contacto con el suelo al caminar, aunque nunca se recomienda cortar este pelo, porque en ese caso no volverá a crecer. Para que se encuentre en las mejores condiciones, será necesario bañarlo una vez al mes, siempre con productos específicos para perros.

Alimentación

El pequinés puede tener tendencia a la obesidad, de modo que siempre es necesario ofrecerle una alimentación de calidad y en una cantidad adecuada para que se mantenga en perfecto estado de salud.

Ejercicio

El pequinés es un perro que solo necesita ejercicio moderado, y que se adapta fácilmente al ritmo de vida de su familia. Por supuesto, siempre es recomendable hacer que salga a dar largos paseos al menos una vez al día, porque así disfrutará en compañía de su dueño al tiempo que refuerza su tono muscular y evita caer en la obesidad, uno de los problemas más habituales de la raza. Por lo demás, los juegos con juguetes apropiados colmarán sus necesidades en cuanto a ejercicio se refiere.

Educación

Esta raza es complicada de educar y entrenar debido a su temperamento. Incluso se han considerado como perros tontos, pero la realidad es que son muy tercos, y no les gusta obedecer órdenes. La forma correcta de obtener un pequinés educado y obediente pasa por iniciar una firme educación desde cachorro y aplicar las técnicas adecuadas, educando siempre en positivo y nunca mediante castigos.

Curiosidades del pequinés

  • Existe una leyenda en torno a la aparición de estos animales, que cuenta que un león se enamoró de una pequeña mona, y para casarse con ella acudió al dios Mago Hai Ho, quien permitió el casamiento a cambio de que el león sacrificase su fuerza y su tamaño. Ese león se habría convertido en un pequeño león, y de su descendencia cruzada con la mona procedería toda la raza como tal.
  • Uno de los pocos supervivientes del Titanic fue un pequinés llamado ‘Sun Yat Sen’, al que encontraron vivo el día 15 de abril de 1912, junto a otros dos canes que también sobrevivieron al naufragio.
  • Durante mucho tiempo fue una raza venerada como animal sagrado por parte de la realeza asiática, creando una importante tradición entre estas personas, que incluso llegaron a llevarlos dentro de las mangas de sus vestidos.
  • Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las razas, los machos de pequinés tienden a ser un poco más pequeños que las hembras.

Ya tienes toda la información necesaria sobre el pequinés. Si quieres compartir tu vida con uno de estos animales, lo primero que deberías hacer es acudir a un criador con experiencia, para que te informe y ofrezca las garantías necesarias para que puedas empezar a disfrutar de tu nuevo compañero cuanto antes.