Pastor de las islas Shetland


Características Vitales


Altura
33 - 40 cm
Peso
6 - 8 kg
Esperanza de Vida
12 - 15 años
Personalidad
Obediente, Cariñoso

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Largo
Color
Marrón, Negro, Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El pastor de las islas de Shetland, también conocido como Shetland sheepdog o Sheltie, es un perro muy llamativo físicamente, de tamaño pequeño, similar al Collie que sin embargo tiene sus orígenes en la mezcla de varias razas.

El inicio del pastor de las islas Shetland es bastante incierto. Se sabe de ellos que proceden del cruce de varios perros de tipo collie, entre los que destaca el border collie, y el collie, con el que guarda un parecido asombroso. Su aparición se sitúa hacia el año 1800, aunque no fue reconocido como raza oficial hasta el año 1908.

En sus orígenes suplían las necesidades de los granjeros y campesinos de tener un perro de pastoreo de tamaño reducido, ya que vivían en ambiente fríos y de escasa vegetación, donde no era habitual encontrarse con depredadores grandes. Los perros más pequeños eran los preferidos entonces debido a que cumplían las mismas funciones que los perros pastores habituales, con la diferencia de que al ser más pequeños consumían menos cantidad de comida y requerían menos inversión económica para su mantenimiento.

Por su descendencia de otras razas de perros pastores, el sheltie es un perro capacitado para guiar el ganado con habilidad y destreza, especialmente los animales de tamaño pequeño o mediano como las ovejas, las gallinas o los ponis. Sus características físicas, fortaleza e inteligencia lo hacían perfecto para estas labores, pero fue su belleza lo que hizo que poco a poco se convirtiera en un animal de compañía, algo a lo que se adaptó perfectamente con el paso de los años.

Como buen pastor, el sheltie es un animal muy obediente, fiel y devoto hacia sus dueños, que siempre buscará el modo de satisfacerles y de cumplir sus deseos. Además, disfrutan especialmente cuando tienen una tarea o actividad sobre la que focalizarse, siempre con el objetivo de llevar a cabo cualquier orden que se les dé.

Características del pastor de Shetland

Las características más fáciles de distinguir en un pastor de Shetland son que se trata de un perro de tamaño pequeño y de pelo largo, con una cabeza bastante grande en relación al cuerpo. Es un poco más largo de cuerpo que alto, aunque siempre se le ve bien proporcionado, con un pecho ancho que le da un aire de confianza. Como buen perro pastor, posee unas patas robustas y fuertes, preparadas siempre para la carrera y los esfuerzos físicos, y cuenta con una cola larga y muy poblada de pelo que suele llevar baja. La cabeza es fina, que se estrecha en su largo hocico, muy similar a la del collie, y que acaba en una trufa negra y redondeada. Por lo general, muestra unos ojos almendrados de color oscuro, aunque también pueden verse ejemplares con ojos de color azul.

Tamaño del pastor de Shetland

El estándar de la raza marca que estos animales no deberían superar los 37 centímetros de altura hasta la cruz. El peso no está indicado, pero suele mantenerse entre los 6 y los 8 kilos en la gran mayoría de ejemplares. Este tamaño reducido y gran belleza hacen que sea un perfecto compañero para viviendas pequeñas de ciudades, siempre y cuando reciban el aporte necesario de ejercicio para mantenerse en buenas condiciones.

Pelaje del pastor de Shetland

El pelaje del sheltie es una de sus características más llamativas. Este collie en miniatura posee un pelaje largo, denso y muy poblado, con una capa interna destinada a protegerlo de las temperaturas bajas. Al tacto es más bien áspero en el exterior y suave en el interior, y se acepta una amplia variedad de tonalidades de color que pueden ir desde los marrones y dorados, hasta el negro y blanco, azul mirlo o incluso tricolor.

A pesar de su aspecto, no es un pelaje que requiera un excesivo cuidado, más allá de los necesarios cepillados. Algo a tener muy en cuenta es que nunca se debe cortar el pelo de un sheltie, y mucho menos raparlo, porque se le estará privando de su protección natural con consecuencias nefastas para su piel.

Rough Collie y Pastor de las Islas de Shetland

Aunque estas dos razas caninas se parecen mucho, lo cierto es que cuentan con importantes diferencias, empezando por su tamaño. El pastor de las Islas de Shetland es una raza de tamaño pequeño, quizá una de las más pequeñas de entre todas las razas de perros pastores. Por su parte, el rough collie es un animal de raza grande, de modo que las diferencias de tamaño entre ambos saltan a la vista con facilidad. Pero eso no quiere decir que el perro pastor Shetland sea miniatura. Simplemente su tamaño se adecuó para los trabajos que resultaban más importantes en el momento de su creación.

Otra de sus diferencias importantes reside en su pelaje, y es que se pueden encontrar ejemplares de pastor de Shetland azul, cosa que no ocurre en el caso del rough collie. En cualquier caso, algo que no se puede discutir es que el perro pastor de las islas Shetland es una raza por derecho propio. Por eso aquí nos centraremos en el pastor Shetland u ovejero de Shetland y en todo lo relacionado con la raza.

Comportamiento del pastor de Shetland

El sheltie es un perro pastor, y como tal, tendrá siempre tendencia a permanecer junto a su dueño y a obedecer cualquier orden que se le dé. Además, son perros que por lo general muestran un buen carácter, siendo cariñosos con su familia y juguetones por momentos con los más pequeños. Pueden mostrarse sin embargo tímidos y desconfiados con personas desconocidas, algo evitable si se les socializa correctamente cuando son cachorros. También es necesaria una correcta educación para evitar comportamientos indeseados relacionados con su instinto de pastoreo.

Tienen un fuerte instinto de obediencia también por esos orígenes como perros pastores, y tendencia a permanecer cerca de su dueño, lo que facilita enormemente la tarea de educarlos y adiestrarlos. Esto también supone una gran ventaja a la hora de salir a pasear con ellos, ya que pueden ir sueltos por la calle sin alejarse, y es fácil frenar sus instintos con una orden precisa.

Lo más importante para tener un sheltie bien educado y equilibrado, es proporcionarle actividades y tareas que desempeñar, lo que hará con mucho gusto y dedicación. En raras ocasiones muestran agresividad y nunca tienden a entrar en peleas con otros canes, puesto que no tienen el instinto de perros guardianes. No obstante, tratarán de proteger a su familia si se presenta una ocasión.

Principales enfermedades del pastor de Shetland

El pastor de Shetland puede tener tendencia a mostrar ciertas enfermedades de carácter hereditario, frecuentes en mayor o menor medida en ejemplares de la raza. Puede presentar dermatomiositis, anomalía del ojo de collie, atrofia progresiva de retina, cataratas, hemofilia, luxación de patela, sordera, epilepsia, enfermedad de von Willebrand o displasia de cadera. La displasia de cadera es más habitual en perros de raza grande, pero suele estar presente en el sheltie a causa del proceso de cría y selección llevado en la antigüedad para llegar al resultado del perro actual.

Cuidados básicos del pastor de Shetland

Los cuidados del pastor de Shetland son similares a los de cualquier otra raza, incidiendo especialmente en el cuidado de su pelaje y en su educación, además de seguir el programa de vacunaciones y desparasitaciones necesario para mantener su salud en buen estado.

Salud

Ante cualquier síntoma extraño en el perro, lo principal es acudir al veterinario para encontrar el foco y buscar una solución. Como ya hemos visto, son varias las enfermedades que puede presentar un ejemplar de esta raza, por lo que solo una asistencia veterinaria profesional podrá encontrar la solución al problema. En todo caso, una correcta alimentación y unas pautas de higiene y visitas al veterinario concretas, harán que tu perro se mantenga en un buen estado de salud por norma general.

Cepillados

Aunque puede parecer complicado el mantenimiento de un pelaje tan denso, largo y esponjoso, lo cierto es que no se enreda fácilmente, y por lo general se mantiene limpio y en buen estado. Únicamente será necesario cepillar el pelo con un peine especial una o dos veces por semana para que muestre su mejor aspecto.

Baños

Como en cualquier otra raza, la frecuencia perfecta de baños será entre 6 y 8 semanas, para que no afecte a la propia grasa del animal. Ten en cuenta siempre lavar al perro con un champú adecuado para animales, porque de otra forma podrían producirse alergias y otros problemas en su piel.

Ejercicio

A pesar de su pequeño tamaño, estos perros cuentan con una energía casi inagotable, por lo que necesitan mucho ejercicio físico diario para mantenerse en un buen estado de salud físico y mental. Los largos paseos diarios y las sesiones de juego son buenas alternativas, pero a veces será necesario incluir otras actividades como rutina que le ofrezcan nuevos retos mentales.

Es muy interesante proporcionarles ejercicios variados, como por ejemplo el pastoreo o el Agility, con lo que queman mucha energía y aprenderán obediencia al mismo tiempo. Eso sí, en el caso del Agility habrá que descartar cualquier problema previo de cadera, porque podría empeorar con la práctica del deporte. También puedes utilizar juegos de inteligencia para casa, que lo mantendrán ocupado por un buen rato.

Educación

El perro ovejero de Shetland es fácil de educar debido a la predisposición de su carácter. Son muy inteligentes y aprenden muy rápido las nuevas órdenes, pero siempre habrá que dedicarles el tiempo y el esfuerzo necesario para conseguir el objetivo deseado. Apuesta siempre por la educación en positivo, que reforzará la relación entre ambos y hará que el proceso sea más sencillo.

Uno de los comportamientos que menos agradan a los propietarios es la tendencia a arrear a las personas y a otros animales mediante pequeños mordiscos en los tobillos. Su fuerte instinto genético hacia el pastoreo hace que sea imposible eliminar esa conducta, pero siempre se puede canalizar hacia otras actividades que no resulten molestas.

Curiosidades del pastor de Shetland

Además de toda la información sobre el pastor de Shetland, no está demás conocer algunas curiosidades acerca de la raza.

  • Aunque su nombre real es pastor de las islas Shetland, o Shetland sheepdog, es mucho más común llamarlo sheltie, apodo por el que es conocido en todo el mundo.
  • Obtiene precisamente su nombre de las islas de Shetland, pertenecientes a Escocia, que fue el primer lugar donde se reconoció esta raza.
  • No son perros adecuados para vivir solos en un patio o jardín, ya que necesitan la compañía de su familia continuamente. Pueden tener también tendencia a ladrar demasiado si se les deja mucho tiempo solos, así que será una de las cuestiones a incidir en su educación.

El sheltie es un gran perro de compañía cuando se comprende su carácter y cuando se colman sus necesidades, por lo que, si estás pensando en compartir tu vida con uno de estos ejemplares, deberías acudir a un criador responsable y profesional, que conozca la raza y que pueda aportarte toda la información necesaria sobre la misma, además de las garantías necesarias acerca de los cachorros y sus progenitores. En cualquier caso, nunca adquieras un perro de un particular o de una tienda de animales, porque estarás contribuyendo a la cría indiscriminada de mascotas por procedimientos poco saludables para ellos.