Pastor Caucásico


Características Vitales


Altura
61 - 86 cm
Peso
36 - 90 kg
Esperanza de Vida
10 - 12 años
Personalidad
Tranquilo, Equilibrado, Leal

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Grande
Pelaje
Largo, Liso
Color
Gris, Blanco, Atigrado
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El Pastor del Cáucaso o pastor caucásico es una raza de perro de tamaño grande, especialmente conocida en países como Armenia, Georgia o Rusia, lugares donde el pastoreo ha sido históricamente una de las actividades principales y donde las necesidades de perros guardianes han sido elevadas. En su lugar de origen se conoce también como ovcharka caucásico, y es que este animal ha sido y sigue siendo una importante herramienta de trabajo para muchas personas.

Este perro es uno de los más antiguos del mundo, y se sabe que cuenta con más de 2000 años de antigüedad, aunque se ha llegado a pensar que los primeros ejemplares datan de hace 5000 o 6000 años. Durante toda su historia, se ha conocido como Caucasian Ovcharka, Mastín del cáucaso, perro de montaña cáucaso o perro cáucaso ruso.

Es posible que el origen de este animal se encuentre en otra raza de similares características, como es el mastín tibetano, un perro que se originó en los alrededores del Himalaya y con unas características muy concretas. En esta situación, solo los ejemplares más sanos, robustos y fuertes conseguían salir adelante, de modo que fue gestándose una raza con características únicas, uno de los perros más fuertes que se conocen a todos los niveles.

El pastor caucásico fue desde el principio muy valorado por los seres humanos, ya que en ellos veían un animal de sobra capacitado para realizar los trabajos más complejos. Así, se utilizó como perro ovejero, como guardián de los rebaños, también como perro de guarda de viviendas y como perro de defensa, puesto que era capaz de luchar contra lobos, osos, y cualquier otro asaltante. Incluso llegó a ser utilizado como perro militar de guerra, puesto que luchaba contra los enemigos y defendía las fortalezas con bravura.

Durante muchos años, sus funciones como animal de trabajo fueron las principales de este animal, pero poco a poco se convirtió en un perfecto animal de compañía debido a su temperamento afable con las personas. No es un perro adecuado para todo el mundo, pero desde luego es un compañero inigualable para quienes estén dispuestos a entenderlo ya colmar sus necesidades.

Apareció oficialmente como mascota en una exhibición en los años 30 en Alemania, y a partir de ahí se extendió a otros lugares del mundo, aunque hoy en día es sobre todo popular en los mismos países que gestaron su origen.

Características del pastor caucásico

El pastor caucásico es un perro de tipo molosoide, grande o incluso gigante, con unas proporciones muy llamativas, huesos fuertes y muy musculoso. Su aspecto es imponente, compacto y sólido, todo un portento físico, capaz de intimidar a cualquiera solo con una mirada. Es estándar varía levemente entre países, puesto que su morfología se ha adaptado a las circunstancias de cada lugar.

Lo que todos tienen en común es que son un poco más largos que altos, con unas extremidades rectas y anchas y una espalda y un pecho profundos y musculosos. Llama la atención también en su cuerpo una cabeza bastante grande y redondeada, con orejas caídas a ambos lados, ojos grandes y oscuros y un hocico ancho y no excesivamente largo, que da una buena imagen de la potencia de su mordida. La cola es bastante larga y habitualmente la lleva en reposo, puesto que es un animal que por lo general se muestra impasible.

Tamaño del pastor caucásico

El tamaño de este perro es extremadamente impactante, por eso se encuentra entre las razas más grandes del mundo. Puede llegar a medir 75 centímetros a la cruz fácilmente, una talla no superada por muchas otras razas. En cuanto al peso, se sitúa en torno a los 50 kilos, aunque puede ser algo inferior en el caso de las hembras.

Con las proporciones de esta especie de mastín caucásico, no es de extrañar que históricamente haya sido uno de los perros mejor valorados para la guarda de fincas y protección de ganado y rebaños, aunque cada vez es más fácil encontrarlo como animal de compañía.

Pelaje del pastor caucásico

Tampoco puede olvidarse el pelaje como una de las características del pastor caucásico. El manto de este perro se muestra en dos capas, es muy largo y fuerte, aunque pueden encontrarse variedades de la raza con pelo semi largo o incluso corto. Es un tipo de pelaje liso y áspero al tacto, bastante duro, perfecto para proteger al animal de las bajas temperaturas. Es habitual que su coloración sea gris en la base, aunque puede mostrar manchas de otro color, como paja, blanco, pardo rojizo y atigrado.

Comportamiento del pastor caucásico

Aunque se cree que esta raza es de naturaleza agresiva, lo cierto es que el perro caucásico se trata de un animal muy equilibrado y tranquilo por norma general. Es muy leal a su dueño, aunque tendrá que ganarse su confianza y respeto para ello. Esta raza muestra gran valentía y seguridad, por lo que está capacitado para tomar buenas decisiones en todas las situaciones. Su inteligencia es otro de los puntos a tener en cuenta, porque le sirve para discernir si debe fiarse o no de un extraño, aunque su tendencia natural es la de ser desconfiado.

Puede mostrarse territorial y agresivo dentro de su propiedad, por lo que requiere de una persona capacitada para tratarlo, entenderlo y educarlo. El pastor caucásico es un perro que solo aceptará como dueño a quien sea capaz de mostrar liderazgo y equilibrio, por lo que es muy importante ganarse su respeto desde el primer momento.

Es un perro muy protector, con gran apego a su familia, que defenderá a todos sus miembros de la forma que considere adecuada. Por otro lado, no es una raza que se adapte fácilmente a la vida en un piso debido a su tamaño, pero sí disfrutará especialmente de una casa con un terreno ajardinado.

A través de una educación y una socialización adecuadas, será posible disfrutar de un animal equilibrado y tranquilo, además de obediente y dispuesto a complacer a su dueño. Esto es algo que debe hacerse desde cachorro, porque de otra forma podría desarrollar comportamientos dominantes, destructivos o incluso agresivos, en convertirse en un animal desobediente y difícil de tratar. Por eso se recomienda únicamente para personas que ya tengan experiencia con este tipo de animales o al menos con razas grandes, porque sus características no se parecen a las de ninguna otra raza.

El pastor caucásico como perro de trabajo

Uno de los principales motivos por los que el pastor caucásico no es una de las razas más habituales como mascota, es que desde sus orígenes fue principalmente un territorial perro de trabajo. No es que el pastor caucásico posea un temperamento agresivo o rudo por naturaleza, es que su crianza habitual estaba dirigida a potenciar su carácter fuerte para tener una herramienta de protección del ganado y de la casa. Por esa razón todavía hoy el pastor del Cáucaso y su carácter no son bien recibidos en demasiadas familias.

Sin embargo, debes saber que se trata de un perro de sobra cualificado para llevar a cabo todo tipo de tareas, para obedecer y para ofrecer además cariño, juego y diversión. Es un animal fuerte y potente, y por su tamaño el pastor caucásico podría desafiar a quien quisiera. Pero lo cierto es que posee también un fuerte instinto de protección que le llevará siempre a cuidar de los suyos.

La clave para conseguir un perro pastor caucásico equilibrado, es comenzar con su educación desde pequeño. Su inteligencia le permite aprender con velocidad, por lo que solo requerirá una persona firme y con conocimientos suficientes sobre la raza como para lograr una obediencia total. Siempre desde el cariño y el respeto al animal y a su naturaleza.

Principales enfermedades del caucásico

El pastor caucásico es un perro que goza en general de buena salud debido a su propia historia. Es un animal fuerte y robusto, que no suele presentar enfermedades. Sin embargo, puede tener tendencia a padecer algunas enfermedades típicas de las razas grandes, como la displasia de cadera, la displasia de codo o la torsión de estómago.

Cuidados básicos del pastor caucásico

Esta raza canina requiere unos cuidados específicos para encontrarse en las mejores condiciones de salud física y equilibrio mental. Como en cualquier otra raza, serán necesarias las visitas frecuentes al veterinario para mantener al día la cartilla de vacunaciones y las desparasitaciones.

Por otro lado, es muy importante mantener su pelo saludable con cepillados frecuentes, si es posible a diario, porque es un perro que suelta mucho pelo, especialmente en épocas de muda o cuando la temperatura es más elevada. Sin embargo, los baños no son necesarios en la misma proporción, y será suficiente con un baño cada mes o mes y medio para que su pelo se mantenga brillante y que su piel no pierda su capa de protección natural.

También hay que prestar atención a su alimentación, que ha de hacerse en varias tomas al día y siempre con un alimento de alta calidad. De esta manera se evitará la temida torsión de estómago, un problema que puede tener consecuencias desagradables para la vida del animal. En cuanto al ejercicio, esta raza no requiere una cantidad demasiado elevada, pero sí es necesario que salga a caminar todos los días para que se mantenga en una buena forma física y con agilidad.

Como ya hemos visto, una de las partes más importantes en cuanto a los cuidados del pastor caucásico es su educación y su socialización. El temperamento de esta raza es muy especial y complicado, por lo que se requiere a una persona firme y capacitada para educarlo desde cachorro, consiguiendo así un adulto equilibrado, cariñoso y sociable.

Aunque no es demasiado fácil encontrar criadores de esta raza en todos los lugares del mundo, tendrás que esforzarte si quieres hacerte con un cachorro de pastor caucásico. Solo un criador especializado y con experiencia podrá garantizar la salud del cachorro y ofrecerte toda la información que necesites sobre la raza. Un pastor del Cáucaso puede ser una gran mascota familiar si se educa con responsabilidad, así que asegúrate de poder hacerlo antes de decidirte por esta raza.

Pastor Caucasico