Perros Mastín

Al pensar en los perros mastín, la imagen que viene a la mente es la de un animal grande, muy fuerte y robusto. Y es una imagen que no va nada desencaminada. No en vano, los mastines se encuentran entre los perros más grandes del mundo, aunque existen diferencias físicas entre las distintas variedades de perros mastines.

La historia del origen de estas razas se encuentra en Asia y Europa, como parte de los cruces de perros étnicos de muchas clases que poblaban estas zonas. Todos ellos se desarrollaron como perros molosos de montaña, y tenían el objetivo claro de cuidar del ganado de los pastores que se movían por dichas montañas. No es difícil pensar, por lo tanto, que estas razas son algunas de las más antiguas del mundo, y que posiblemente cuenten con más de cuatro mil años de historia.

Aunque toda la relación de los perros mastín con los seres humanos se gestó a partir del trabajo y de la necesidad de protección, lo cierto es que en poco tiempo las personas encontraron en este animal una mascota única capaz de ofrecer mucha compañía, cariño y diversión. Así fue como los mastines comenzaron a aparecer asiduamente como animal de compañía y a ser tan queridos y valorados en hogares de toda clase y en todos los rincones del mundo.

Características generales de los perros Mastín

Entre las características físicas de todos los perros mastín destacan sin duda alguna sus medidas. Un tamaño y peso que supera a la mayoría de razas caninas. Y también unas características únicas de fuerza, potencia y resistencia. También destaca en estas razas el hecho de que son más ágiles de lo que podría parecer a simple vista, activos y juguetones.

Por otro lado, son animales que guardan las proporciones en todo su cuerpo, aunque pueden llegar a mostrar una cabeza algo más grande que otras razas en relación al resto del cuerpo. Aunque el pelaje varía mucho de unas razas a otras, en todos ellos se adivina una musculatura bien marcada y fortalecida, preparada para el trabajo.

En cuanto al temperamento, la norma general dice que los mastines son perros amigables, cariñosos y leales. Muy trabajadores e inteligentes, y capaces de generar relaciones únicas con sus propietarios. En el otro extremo, también pueden ser desconfiados y ariscos con los extraños a causa de sus funciones como perro guardián en sus orígenes. De ahí que requieran una elevada educación y socialización para evitar posibles problemas. Con las dimensiones de estos animales, tener un ejemplar agresivo o muy dominante es una pésima idea, porque podría llegar a dañar seriamente la salud de una persona.

Cuáles son las razas de perro Mastín más destacadas

Aunque pueden encontrarse hasta una decena de perros mastín en todo el mundo, no todas las razas tienen la misma importancia en la historia y en la actualidad. Aquí podrás conocer en profundidad algunas de las razas más representativas de la categoría de perros mastines:

  • Mastín Inglés
  • Mastín Irlandés
  • Mastín Leonés
  • Mastín Napolitano

Si quieres aprender más sobre ellas, no dudes en visitarlas. Quizá descubras que un perro mastín es el más indicado para compartir tu vida a partir de ahora. Así que sigue investigando.