En el cuidado de tu perro, surgen dudas para saber qué es lo que les ayuda, así como lo que les afecta. Nada más habitual que asumir que si algo es bueno para las personas, entonces no les hará daño a los perros. Esto puede ser un error fatal. Es por ello que hay que elegir con cuidado lo que ponemos a su alcance.

La calabaza es uno de esos alimentos que genera dudas. Para muchas personas sí es beneficiosa, para otras, no es lo que debería comer un perro. Hay varios motivos para esas afirmaciones contradictorias.

Si deseas aclarar los efectos de la calabaza en los perros, aquí tienes todo lo que debes saber.

¿Se puede dar calabazas a los perros?

Antes de responder a esta pregunta, hay que saber que bajo ese nombre se identifica una serie de frutos de plantas trepadoras conocidas como cucurbitáceas.

Estas frutas que se usan en preparaciones dulces y saladas, poseen una gran variedad de nutrientes. Vitaminas B2, B6; calcio, potasio, zinc, magnesio y una gran cantidad de agua. Como puedes ver es de gran valor para el organismo.

Entonces queda claro que hay motivos científicos para que pueda comer de esta fruta. Lo importante, es no darle en exceso, porque sus beneficios se pierden y puede resultar dañina para la salud del perro. El modo en que esto puede ocurrir lo explicaremos más adelante. Por ahora es importante conocer como ayuda incluir calabaza en el menú del canino.

Beneficios de la calabaza para perrosBeneficios de la calabaza para perros

Los efectos de que los perros coman calabazas son muy beneficiosos, entre ellos hay que mencionar que es de gran ayuda en el sistema digestivo, así como en el proceso urinario. Esto se debe a que sus componentes estimulan la deglución y absorción por su gran cantidad de agua, lo que hace más fácil el trabajo estomacal, al igual que la humedad y movimientos intestinales. A esto hay que sumar un factor a resaltar, y es el contenido de fibra, lo que lleva también a una digestión sana que evita obstrucciones o problemas como estreñimiento.

Algo similar ocurre con el trabajo en los riñones. El agua, junto a la presencia de antioxidantes ayudan a evitar acumulaciones de piedra o cálculos en los riñones, arenilla, inflamación en la vejiga, etc.

La presencia de los antioxidantes, la vitamina C y elementos como licopenos funcionan en la prevención de la formación de radicales libres. Estos son causa de problemas de deterioro antes de tiempo de tejidos y células, que degeneran en enfermedades del corazón, vasculares, así como de otros órganos y en ocasiones en cáncer. También interviene en la prevención de problemas de próstata en los machos.

El particular color amarillo o naranja de la calabaza evidencia la presencia de una sustancia llamada betacarotenos. Este es un nutriente que, además de darle este color, aporta vitamina A, que influye en un buen estado de la salud ocular, la visión nocturna. También ayuda a atenuar los efectos en la visión causado por la vejez. Además, estos elementos también son muy recomendables en perras embarazadas, para transmitir este contenido vitamínico a la próxima generación.

La calabaza también ayuda a prevenir problemas de oxígeno en sangre. En ello influye que posee buenos niveles de ácido fólico, que estimula la formación celular y la producción de hemoglobina, de manera que ayuda a proteger ante cuadros de anemia. Tal vez es innecesario mencionarlo, pero el ácido fólico también es de gran ayuda durante el embarazo por su capacidad de formación de tejido y células. Es una razón más para incluir este alimento en su menú.

Posee la ventaja de producir saciedad, por lo que puede ser un perfecto complemento de su alimentación. Al tener bajos niveles de azúcar puede ayudar en el control de la glucosa, además de haber mostrado que tiene un impacto significativo en mantener adecuados niveles de presión arterial. Por ello esta fruta es una gran candidata en perros que tienen hipertensión y/o diabetes, así como para los que tienen sobrepeso.

Una cualidad importante de esta fruta es que se puede preparar de muchas maneras. Galletas, puré y otras. En particular la presentación en puré es la más sencilla de todas. Solo requiere cocinar, por no más de veinte minutos, sin sal, dejar reposar y pisar con un tenedor.

Precauciones que debes tener al alimentar a tus perros con calabazas

Perro comiendo calabazasYa te has dado cuenta de varios de los aspectos benéficos de esta fruta. Y aún se podrían añadir más. Sin embargo, esto no debe llevar a creer que cumple con todos los requerimientos nutricionales del perro. Por el contrario, hay muchos otros elementos que necesita para preservar su salud física y mental.

Por lo que la calabaza puede representar solo una parte de la dieta. Se estima que las frutas pueden ser un 10% de su alimentación. En cuanto al cálculo de la ración se puede dar media taza por 10 kg de peso. En todo caso, siempre hay que apoyarse en el veterinario para darle la cantidad adecuada a las condiciones y características propias de cada ejemplar.

Es importante revisar y limpiar muy bien estas frutas antes de ponerla en el comedero. Deben ser lavadas con mucha agua fresca, y de preferencia evitar las de pequeños huertos que puedan haber estado expuestos a herbicidas u otros químicos peligrosos.

En algunos casos, ciertas especies de esta fruta pueden resultar tóxicas, por lo que no cualquier tipo de calabaza es adecuada. Estas pueden causar una reacción alérgica en el perro. Una recomendación es usar las calabazas que compras en el supermercado, así evitarás problemas que pueden poner en riesgo la vida de tu perro.

Algunos de los síntomas que puede presentar un peludo, si consume una de estas especies, es salivación excesiva, pérdida del apetito, vómitos, diarrea, perdida del equilibrio. Pueden volverse muy letárgicos y pasar mucho tiempo acostados inmóviles.

En caso de que presente alguno de estos problemas después de comer calabaza, es necesario llevar al animal con el veterinario para una revisión y tratamiento inmediato.

0 Comentarios

Deja un Comentario