Las conductas de los perros pueden ser muy particulares, ya que van a depender de la raza, la personalidad del perro, su experiencia previa, el entorno y muchos otros factores. Una de las conductas que a muchos dueños de perros les causa curiosidad es el de acompañar a su amo al baño.

Si tu perro quiere acompañarte al baño, si no se lo permites araña la puerta y además te sigue para todos lados, este post es para ti, aquí te diremos por qué los perros te acompañan al baño y, además, como solucionar ese inconveniente, sigue leyendo.

Razones por las cuales tu perro te sigue a todas partes

Esta conducta puede tener variadas razones, aquí vamos a exponer las más frecuentes:

Falta de autonomía o madurez

Cuando los cachorros son separados de su madre muy tempranamente, no saben desprenderse de alguien por el que sienten un vínculo afectivo. Cuando el cachorro vive todo el proceso de destete de su madre sabe cómo tomar distancia del ser del cual depende.

Cuando un cachorro se separa de su madre sin vivir todas las etapas del desapego, puede ocurrir que su amo o cuidador pase a ocupar el lugar de su madre, entonces se origina ese apego exagerado.

Inseguridad en el entorno

Es posible que en la vivienda en la que se encuentren haya algo que le cause inseguridad. Cuando los perros entran a un lugar nuevo, lo exploran, viven un proceso en el que hacen suyo el espacio y desde ese momento lo consideran seguro, si esto no se cumple entonces el amo o cuidador pasa a ser ese espacio seguro.

Sobreexcitación

Muchos dueños de perros creen que deben cansar al perro con muchas actividades y juegos. Ciertamente, hay razas de perros que necesitan ejercicio, pero no significa que deban estar activos a toda hora. Ese exceso de actividades puede sobreexcitarlo.

Cuando el perro está sobreexcitado sigue a su amo porque piensa que en cualquier momento van a jugar, el perro desarrolla una necesidad de juego, ejercicio y actividad que no puede controlar.

Hay que tener claro que la excitación exagerada en los perros no es buena y el adiestramiento busca que ellos aprendan a calmarse.

Dificultades para descansar

Los perros duermen muchas horas al día, y también descansan con frecuencia. Si un perro no tiene nada que hacer, simplemente se acuesta y descansa. Este descanso se trata de un momento de relajación en el que el perro repone fuerzas y se tranquiliza.

En muchas ocasiones los perros muy jóvenes no aprenden a hacer eso, bien sea porque esté sobrecargado de actividades, no se siente seguro en el lugar, hay muchas personas en la casa y lo estimulan constantemente, o cualquier otra que le impida vivir ese proceso.

Si un perro no sabe relajarse y descansar va a estar todo el tiempo excitado, buscando a su amo y siguiéndolo a todas partes, incluso al baño.

Consejos y recomendaciones para el amo del perro

Si se quiere que el perro corrija la conducta de perseguir a su amo constantemente, es bueno seguir algunos consejos y recomendaciones:

  • Si se va a adoptar un perro que está todavía con su madre, es bueno postergar lo más posible el destete, de manera que el cachorro logre la madurez emocional para desenvolverse apropiadamente.
  • Cuando el perro llega a un ambiente nuevo debe permitírsele explorar todas las áreas y vivir el proceso emocional que implica “asegurar” el espacio.
  • Los perros necesitan ejercicio, pero este no debe incluir excitación emocional. Se debe entrenar al perro para que controle sus emociones y no espere que cada juego va a ser una descarga de adrenalina.
  • Al perro debe proveérsele de un espacio propio para su descanso. Este espacio debe ser de su uso exclusivo y debe contener objetos que aumenten su seguridad, por ejemplo, mantas, juguetes y otros objetos que él atesore. Cuando el perro esté en ese espacio debe respetársele, si no es hora de pasear o comer no se le debe llamar y mucho menos molestar.

Entrenamiento para controlar la excitación

Cuando se está entrenando a un cachorro, uno de los objetivos principales es enseñarlo a tranquilizarse. Para esto se establece una dinámica de recompensa que consiste en lo siguiente:

  • Se debe tener alguna golosina, galleta canina, croqueta o lo que al perro le guste comer. Hay que tenerlas escondidas y en suficiente cantidad.
  • Se comienza a jugar y en el momento en que el perro se excite, comience a saltar encima de las personas, ladre sin control o cualquier conducta que manifieste intranquilidad, el entrenador debe abandonar el juego, alejarse e ignorar al perro, evitando el contacto visual.
  • Cuando el perro se tranquilice, se premia con la golosina y se reanuda el juego.
  • Siempre que el perro se sobreexcite se debe aplicar la misma conducta de ignorarlo y abandono de la actividad, siempre que se calme se le premia.
  • En algún momento el perro comprenderá y aprenderá a calmarse.
  • Siempre después de una salida, un rato de juegos y actividad física, debe haber un rato de relajación, en el que amo y perro se queden quietos y tranquilos, así el animal aprende a calmarse y descansar después de la actividad.
  • Cuando el perro quiera entrar al baño con su amo, se le debe dar una orden verbal para que se siente y espere tranquilo, por ejemplo: “sit”, si lo hace se le premia con una golosina y algunos mimos. Si, por el contrario, el perro ladra o rasca la puerta, el amo la abre y lo ignora.
  • Es importante dejar al perro deambular por la vivienda sin la presión de la vigilancia de su amo. Cuando el perro esté tranquilo descansando, no lo observes, déjalo un rato en libertad de manera que se sienta libre de la presión de su dueño.
  • Otra recomendación importante es no sobreproteger al perro, cuando los perros son pequeños y falderos, los amos tienden a “malcriar” al perro. Esto hace que ellos se consideren incapaces de desenvolverse por sí mismos y se infravaloran.

0 Comentarios

Deja un Comentario