La vida de los perros es una alegría constante para todos quienes comparten con ellos su hogar. Nadie se emociona más cuando llegas a casa, siempre quiere que estés cerca y jugar contigo. Ahora bien, para que siempre estén de ánimo para correr, saltar o para estar tranquilos sentados junto a ti, hay que cuidar muy bien de su salud.

Los peludos no son muy ordenados ni muy escrupulosos para comer. Se lanzan a comer o mejor dicho a devorar. Incluso si se les entrena, habrá ocasiones en que hasta cosas en la calle serán irresistibles y las masticarán.

Este tipo de conductas puede ocasionar muchos problemas en su bienestar. Claro, esta no es la única causa para que su sistema digestivo les cause algún malestar, o haga que a tu perro les suenen las tripas.

Ahora bien, si tienes un perro o estás pensando llevar a casa alguno, o solo amas con locura a los perros, tienes que conocer más sobre este problema, empieza ya.

¿Qué ocurre después que los perros comen?

El sistema digestivo de los perros es complejo y está compuestos por varios órganos, que hacen diversas funciones con el objetivo de retener los nutrientes que necesita el organismo, para luego desechar lo que no necesita o los excesos.

El viaje empieza en la boca pasa por el esófago, estómago, los intestinos, delgado y grueso, para llegar a la excreción. Otros órganos también intervienen como el páncreas, el hígado.

En todo este trayecto se segregan y actúan diferentes sustancias, para hacer que el proceso funcione de manera exitosa. Sin embargo, puede ocurrir que alguno de los órganos involucrados no ejecute su tarea de manera adecuada o algún alimento cause una reacción inadecuada. O incluso que el perro coma o le den algo que le hace daño. Allí empiezan los problemas que pueden afectar todo este delicado proceso.

Para facilitar la digestión, en los intestinos se produce un movimiento similar al que hacen algunas serpientes para desplazarse. Por diversos motivos si en la digestión se han generado muchos gases o si en este punto se acumula y hace presión, se podrá escuchar como le suenan las tripas.

¿Qué causan los sonidos en las tripas de tu perro?

Entre las causas para que la digestión cause estos gases, ya nombramos la desesperación con la que, casi siempre comen los perros. Esta mecánica de alimentación crea mucha presión en los órganos involucrados, ya que no da tiempo a que ocurra de manera natural.

También puede ocurrir que en esa forma de mastica, succione o atrape mucho aire. Este exceso, va a buscar forma de salir, por lo que se pueden producir gases.

Los cambios en el alimento, en ocasiones, también pueden influir. Esto suele ocurrir cuando este cambio se hace de manera brusca o repentina, entonces el organismo reacciona de manera negativa. Lo mismo ocurre si come en exceso, si pudo acceder al saco o envase donde almacene el alimento.

En relación a lo que come, también hay que tener en cuenta si ha ingerido alimentos dañados, ya sea que los haya tomado de la basura o de la calle. Si el alimento se contaminó de alguna sustancia inadecuada para el perro, como productos de higiene o químicos en general, incluso haber tragado medicamentos desechados.

Algunas enfermedades inciden en este problema, por lo tanto, es necesario observar si tiene otros síntomas. Diarrea, vómitos, exceso de saliva, que pueden indicar problemas gastritis, presencia de parásitos, entre otros.

¿Qué hacer para ayudar a un perro que le suenan las tripas?

Hay que observar y escuchar con atención al perro para saber si es algo frecuente, que tiene se extiende por un tiempo prolongado. Esto es relevante, ya que, si es algo muy ocasional, tal vez solo se deba a una situación específica. Como comer muy rápido o en exceso.

Si detectas que el sonido de las tripas en tu perro es muy habitual o se extiende por mucho tiempo, es necesario que lo lleves al veterinario. Si además de los gases, hay otras señales, como algunas de las descritas, es preferible llevarlo con prontitud, ya que tal vez hay una enfermedad que puede tener consecuencias severas.

Recuerda que los perros con vómitos o diarrea se deshidratan con facilidad, así que mientras más pronto tenga asistencia profesional mejor. Con una evaluación en la veterinaria, se puede tener un diagnóstico más preciso, y por tanto un tratamiento que lo ayude a recuperarse con mayor rapidez.

¿Se puede prevenir los gases en los perros?

Ayudar a la digestión de tu peludo es algo que puedes hacer siguiendo varias pautas importantes.

El agua es indispensable para que todo funcione en el proceso digestivo. Estimula y favorece el trabajo del estómago, así como de los intestinos. Le da fluidez al proceso de transporte y asimilación de los alimentos, además que juega un papel esencial para que la excreción sea fácil de realizar. Estos son solo algunos de los factores en los que interviene. Por lo tanto, el perro debe ter agua disponible siempre. Hay que cambiarla todos los días para asegurarse que esté fresca.

Consentir al perro con mucha comida, aunque al momento de alimentarse, la disfrute, con el tiempo le hará daño. El sobrepeso es un gran problema en animales en general. Por lo que es mejor darle solo su porción, ya sea una vez al día o dividirla en dos porciones, para que coma dos veces al día.

Asegúrate de que no tenga acceso al depósito del alimento, porque no aguantará la tentación y comerá hasta que no pueda más. Mantén en un sitio seguro y cerrado los productos químicos y las medicinas.

Hay que evitar que tome agua de pozos o charcos en la calle, ni que coma nada extraño. Y mucho menos que meta el hocico en la basura.

Un factor indispensable, para su salud digestiva y su bienestar en general, es que tenga al día todas sus vacunas. En caso de que no se le hayan colocado las que necesitaba cuando era cachorro o no lo puedas saber, el veterinario te dará las mejores alternativas para hacerlo desde el primer momento que lo pongas en sus manos.

Si quieres protegerlo, usa alguno de los muchos métodos para evitar que ácaros e insectos lo tomen como medio de transporte y depósito de sus huevecillos. La desparasitación es necesaria, algo en lo que también el veterinario es tu mejor aliado.

0 Comentarios

Deja un Comentario