Cuidar de un peludo es una de las mejores experiencias que se pueda tener. Ver cómo crece, se mantiene saludable, juguetón, activo. No hablan, pero expresan con mucha claridad tanto cuando se sienten bien como cuando no es así. Y entre muchas conductas, que llaman la atención, está que algunos perros comen hierba.

Se suele creer que los carnívoros no comen especies vegetales, sino que disfrutan huesos, y claro, la carne. Sin embargo, de pronto los caninos optan por arrancar hierbas, lo que ha creado muchas interpretaciones y opiniones.

Lo cierto es que hay buenos motivos para que hagan esto. Si quieres saber con exactitud por qué los perros comen hierba, aquí tienes la explicación.

¿Los perros comen hierba para purgarse?

Una de las opiniones más comunes, en relación a las causas por las que los perros comen césped, es la que afirma que lo hacen para limpiar su organismo. Según esta perspectiva cuando sienten algún tipo de malestar o desean deshacerse de microrganismo dañinos, entonces ingieren hierbas que los lleve a regurgitar el contenido estomacal. Es decir, que funciona como un depurativo.

Otra explicación que se usa de manera común es que los perros comen hierba cuando están hambrientos. De acuerdo a esta perspectiva, lo usan como un complemento a su alimentación.

Si bien estas explicaciones han tenido muchos seguidores, no necesariamente son ciertas, ya que diferentes estudios, señalan que no hay evidencia suficiente para afirmar que estos sean los verdaderos motivos para esta conducta.

Datos sobre las reacciones de los perros luego de comer hierba

Hay que aclarar que hay muy pocos trabajos científicos sobre este aspecto particular. Tal vez, no es algo que ha llamado la atención de los especialistas.

Sin embargo, hay algunos estudios que revelan datos interesantes respecto a las creencias que se han mencionado.

En particular se centran en la relación entre comer hierba y vomitar. De acuerdo a investigaciones no hay una gran cantidad de perros que, luego de ingerir hierbas, reaccionen con vómitos. De acuerdo a los resultados, tan solo en unos veinte de cada cien perros tendría esta repercusión, lo que es un número bajo para colocarlo como el elemento fundamental. Es decir, que son muchísimos más los perros que comen césped, pero ni vomitan, ni tan poco presentan cuadros diarreicos.

Por lo tanto, tal parece que es solo una creencia o en se puede decir, que solo en muy pocos casos ocurre este proceso de limpieza interna.

Otra perspectiva que se ha manejado por mucho tiempo, es que la presencia de parásitos en los perros. Sin embargo, hay que recordar, como lo han dicho especialistas, que los procesos y dispositivos para desparasitar perros son muy eficaces. Ya sea los que se utilizan en el hogar, como los que aplican los veterinarios. Por lo que, no se puede identificar como s una necesidad orgánica lo que lleva a los perros a esta ingesta herbácea.

perros comen hierba para purgarsePara muchas personas, esta inclinación perruna tiene su origen en su ancestro bien conocido. El lobo. De acuerdo a esta versión, este carnívoro podía, en ocasiones alimentarse de hierbas, ya sea como una reacción a alguna forma deshacerse de algo inadecuado en su organismo, una circunstancia factible si se considera que su alimentación y supervivencia depende de la cacería. De hecho, a este animal se le atribuye que en efecto parte de sus nutrientes los obtiene de esta manera. Por lo que, el perro, solo estaría siguiendo un patrón al que se habría adaptado por el gusto.

Hay que añadir que, entre los pocos estudios realizados, se llegó a la conclusión que no se detectó ningún malestar o comportamiento inusual en el perro. Por lo que, la creencia de que lo hacen como una forma de superar algún problema estomacal o intestinal, también queda descartada por esta vía.

¿Qué lleva a los perros a comer hierba?

En vista de las investigaciones realizadas, varios expertos, veterinarios concuerdan en que la explicación de la herencia del lobo, es una de las más factibles para que los perros tengan la tendencia a comer hierba.

Para ello se indica que es un tipo de comportamiento que se ha ido reproduciendo con el paso del tiempo, por lo que tienen, las especies actuales una fuerte predisposición para seguir haciéndolo. No con la misma función, porque no lo necesitan, dado que son animales habituados a estar protegidos en el interior del hogar, con una alimentación balanceada, que puede incluir complementos de diferentes tipos. A lo que hay que añadir todos los beneficios de la veterinaria actual.

Una idea que se encuentra ampliamente compartida, es que, al comer esta gramínea, el perro tiene una experiencia relajante y tranquilizadora. Estas sensaciones ocurren en el proceso de aplicar su olfato, elegir unas hierbas determinadas y proceder a masticarlas.

Entre los datos que se han recabado sobre este tema, hay que señalar que son los peludos más jóvenes y cachorros, lo que más tienen inclinación por este menú. Esto podría estar relacionado con su natural curiosidad y el impulso de experimentar lo que los rodea, usando, para ello sus mejores herramientas olfato y gusto.

¿Existe algún peligro para los perros al comer hierba?

Una preocupación, asociada al hecho de que el perro disfrute tanto comer hierba, es si existe la posibilidad que esto le cause problemas de salud.

La primera respuesta es que no hay nada natural en la hierba que pueda ser un riesgo importante. Siempre y cuando sea una hierba común, no tenga elementos urticantes o resulte venenosa. En esos casos, si podría generarse reacciones adversas. Por lo tanto, es necesario tener la certeza de que no mastique hierbas poco comunes.

Por otra parte, es necesario vigilar si el perro busca vomitar para expulsar algún cuerpo extraño o por una dolencia. Esto puede ser contraproducente ya que tiene el riesgo de causarse una gastritis.

Si ves que tu perro, quiere vomitar hay que revisar si tiene algo en la boca que lo moleste. Si puedes explorar más profundo, hay que hacerlo con cuidado. En caso contrario, es necesario llevarlo cuanto antes al veterinario.

0 Comentarios

Deja un Comentario