En los meses de verano, hay que tener cuidado con los efectos del calor en los perros. Los perros no sudan, es por eso que, cuando la temperatura está muy alta pueden tener serias dificultades para mantenerse frescos.

Como dueños o cuidadores de mascotas es nuestro deber estar atentos a las señales, tomar las medidas preventivas pertinentes y darles la atención que necesiten, porque los golpes de calor pueden afectar su salud, e incluso podrían ocasionar la muerte del perro.

En este artículo, vamos a detallar todos los aspectos concernientes al golpe de calor en perros, y todas las maneras cómo podemos ayudar a estos animales. Sigue leyendo.

Golpe de calor en perros

Un golpe de calor es una afectación orgánica, en la que el individuo manifiesta síntomas como respuesta a las altas temperaturas en el ambiente. Estos síntomas empiezan como una incomodidad, nerviosismo, intranquilidad, luego un aumento del ritmo cardíaco. Lo siguiente puede ser mareos, desmayos y seminconsciencia. Si no se atiende al perro este puede llegar a morir por un golpe de calor.

Es importante estar atento a los síntomas que presente el perro, ya que, la temperatura que puede ser tolerable para el ser humano es nociva para los perros. Hay que recordar que los perros no poseen glándulas sudoríparas, el sudor lo eliminan por las almohadillas, lo cual no lo refresca casi nada. Ellos controlan su temperatura jadeando, lo cual no es suficiente se el calor es mucho.

Cuando la temperatura ambiental aumenta por encima de 35°C, los dueños de perros deben estar atentos a los síntomas, pero antes de que aparezcan se pueden tomar algunas precauciones:

  • Dejarle el bebedero disponible a toda hora. Si el verano está muy caluroso, es aconsejable que el perro tenga su bebedero lleno con agua fresca todo el tiempo. El agua se puede enfriar un poco colocando un cubo de hielo en ella, de manera que el ambiente no la caliente. Si la vivienda es muy grande, es bueno colocarle varios bebederos.
  • Si se usa ventilador o acondicionador de aire, se debe permitir al perro estar en la habitación, de manera que se refresque. No es conveniente que esté justo en la corriente de aire frío, pero debe estar en la estancia con menos temperatura de la casa.
  • Si el perro tiene un pelaje espeso, es el momento de rebajarlo lo más posible. Es importante cortarle muy bajito el pelo de las axilas, cuello y panza, que es donde se concentra el calor corporal. Pero en general, mientras menos pelo tenga, más cómodo estará.
  • Se debe evitar en lo posible que el perro esté en el exterior cuando hace mucho calor. Si es necesario sacarlo, es bueno protegerlo de los rayos solares directos, puede ser con una sombrilla. Es indispensable protegerle las patas al salir, ya que el suelo se calienta mucho en verano y se puede quemar las almohadillas.
  • Una piscina para perros es muy buena idea para las horas de mayor calor. Si no tienes una, puedes usar cualquier recipiente plástico donde quepa el perro con comodidad, lo llenas de agua fresca y lo dejas estar allí. Es importante que esto sea un juego, que entre y salga cuando quiera.
  • Si es necesario que el perro esté en el patio o jardín, se le debe proporcionar un refugio fresco. Por ejemplo, una zona con doble techo y con ventilación apropiada. Es conveniente verificar la temperatura de este refugio para saber si es de verdad fresca para el perro.
  • En tiempos de calor excesivo, el perro siempre debe estar bajo observación, no es conveniente dejarlo solo, ni siquiera en habitaciones ventiladas, ya que la temperatura puede subir de improviso y los síntomas pueden empeorar en cuestión de minutos.

Golpe de calor en perros secuelas

Luego de un golpe de calor, el perro puede quedar con algunas secuelas, esto es necesario que sea evaluado por un veterinario y que el perro reciba la asistencia y cuidado que necesita. Estas secuelas van a depender de lo grave del golpe de calor. Veamos:

  • Calor leve. El perro experimenta incomodidad e irritabilidad, pero se recupera al bajar la temperatura en horas de la noche, o cuando es atendido y refrescado apropiadamente. En este caso, el perro puede sufrir una deshidratación leve que se controla bebiendo líquidos. Por lo general, el perro no queda con ninguna secuela si el golpe de calor fue leve.
  • Golpe de calor moderado. Si el perro presenta otros síntomas como temblores, mareos y pérdida del equilibrio, significa que tiene una baja de azucares y sales minerales. Si estos elementos no son repuestos, el perro puede sufrir consecuencias temporales en algunos órganos. Es importante que cuando se detecte esto, se le proporcione una solución fisiológica por vía endovenosa, que equilibre sus funciones.
  • Golpe de calor severo. Cuando los síntomas avanzan, el perro puede presentar mareos, desmayos o seminconsciencia, en estos casos puede darse que el perro sufra daño cerebral. Las secuelas de esto pueden ser: pérdida de algún sentido como la audición o la vista, problemas de equilibrio, descoordinación, dificultad para caminar y algunos otros.
  • Golpe de calor muy severo. Cuando el perro sufre un golpe de calor muy fuerte y no recibe la atención que necesita, puede morir.

perro con calor

Perro con calor

En los meses de verano es común que el calor nos afecte, pero no solo a los seres humanos, las mascotas también sufren con la temperatura ambiental muy alta. Si tienes un perro con calor debes saber que es el primer paso para un golpe de calor. Veamos algunos consejos que puedes seguir:

  • No te guíes por el calor que tu sientas. Los perros son mucho más vulnerables al calor, debido a aspectos de su organismo. Si tú tienes algo de calor debes asumir que tu perro está mucho más acalorado.
  • Aumenta los líquidos que consume tu perro, la primera consecuencia del calor en perros es la deshidratación. Consulta con el veterinario si puedes ofrecerle bebidas isotónicas, las cuales reponen las sales minerales que son usuales perder en estas circunstancias.
  • Una manera de lograr que consuman más líquidos es darle su comida remojada en caldo de pollo, eso lo animará mucho. Al preparar el caldo, es bueno dejarlo enfriar y retirar toda la grasa solidificada, luego ponerlo sobre sus croquetas favoritas a temperatura ambiente.
  • Prepárale helados para perros, para esto elige alguna fruta apta para ellos como manzana, fresa, sandía, melón, plátano, o una mezcla de varias. Prepara un zumo, licuando la fruta con agua fresca, sin añadir azúcar ni ningún otro aditivo, luego colócalo en un envase apropiado y congélalo. Cuando esté listo se lo ofreces al perro en un comedero común. Siempre debes observar si le gusta y nunca obligarlo a comerlo.
  • Coloca una bolsa térmica con hielo debajo de su cama y observa si disfruta acostarse allí, si lo hace, entonces reponla con frecuencia para que siempre esté muy fresca. Si no quiere acostarse, entonces retira la bolsa.
  • Adquiere un termómetro digital especial para el perro y toma su temperatura con frecuencia, de esta manera podrás darte cuenta si aumenta. Si la temperatura sube por encima de los 39°C entonces llama al veterinario.
  • Evita vestir al perro cuando haga demasiado calor, la ropa le va a añadir incomodidad y aumentar su temperatura. Deja sus atuendos favoritos para cuando baje la temperatura y necesite arroparse.
  • Es conveniente que evalúes si cambiar la cama de lugar lo ayudaría. Por lo general, colocamos la cama del perro en un sitio acogedor y cuando hace calor se necesita todo lo contrario. Busca un lugar ventilado y lo más fresco posible y coloca su cama allí.
  • Una buena idea es ofrecerle una cama provisional fabricada en un material que permita la circulación de aire y que se mantenga fresco. Se deben evitar las colchas o cobijas que pueden calentarse en exceso.
  • Otra idea muy fácil de implementar es despegar la cama del suelo. En el suelo de las viviendas suele concentrarse el calor y al elevar la cama la estaríamos refrescando. Asegúrate de que esta elevación sea segura.
  • El baño puede hacerse más seguido, usando agua templada, nunca fría, y dejar al perro bajo el agua un buen rato, para que disfrute de la frescura. Si no le toca todavía su baño y luce muy acalorado se le puede dar uno sin jabón, solo con agua.
  • El jadeo es un síntoma temprano, si el perro está jadeando es porque está acalorado y se deben tomar medidas enseguida. Lo principal es hidratarlo, pero también refrescarlo, hay que hacer todo lo que esté al alcance para que la temperatura del ambiente donde esté el perro baje.
  • Lo más importante es que el perro esté bien vigilado para que al menor síntoma se pongan los correctivos. El calor intenso los altera en un principio y eso es lo que deben vigilar los dueños de perros.

Síntomas de golpe de calor en perros

Los síntomas de golpe de calor en perros son muy característicos, si observas a tu perro con frecuencia y siempre estás en contacto con él, sabrás cuando tiene exceso de calor. Veamos los síntomas más comunes:

  • Incomodidad. El perro luce perturbado, no juega como siempre o no quiere descansar como usualmente lo hace. Puede suceder que no quiera estar en una zona específica de la casa. Puede verse irritable, no querer que lo toquen o que lo abracen, incluso ponerse gruñón.
  • Nerviosismo y ansiedad. Un estado más intenso que el anterior, el perro no se está quieto, busca desesperadamente un sitio más fresco. Jadea incansablemente, babea, toma mucha agua. Puede ser que ladre constantemente.
  • Aumento de la temperatura corporal. Cuando el perro está en medio de un golpe de calor, su temperatura puede llegar a los 42°C, hay que recordar que la temperatura normal de los perros es entre 38°C y 39°C. Para comprobar esto, solo se debe colocar un termómetro vía rectal.
  • Temblor, debilidad y tambaleo. Cuando la temperatura corporal aumenta, el perro pierde azucares y sales minerales, lo cual le produce mareos, temblores corporales y debilidad muscular. En este estado, el perro necesita atención veterinaria.
  • Hipoxia. Cuando la temperatura corporal aumenta y esto se prolonga, el perro puede sufrir una disminución de oxígeno en la sangre. La hipoxia tiene algunas señales que se pueden verificar, si le revisas las encías puedes ver que las tienen azuladas, esto también ocurre con otras mucosas. La falta de oxígeno en sangre en un perro es muy grave y debe ser atendido a tiempo por un veterinario.
  • Pérdida de conciencia. Cuando el golpe de calor está avanzado, el perro puede desmayarse. Esto es un síntoma de alarma muy serio. En este estado es posible que haya sufrido daños a sus órganos.
  • Hemorragia. Un golpe de calor en perros les puede ocasionar hemorragias, debido a los numerosos síntomas que le están ocurriendo. Cuando el golpe de calor está en curso es necesario revisarle las mucosas, para verificar que no estén enrojecidas o sangrando.
  • Insuficiencia renal o hepática. La falta de oxigenación en los órganos produce que no puedan funcionar bien, lo que se conoce como insuficiencia. El veterinario es el encargado de detectar estas insuficiencias y es quien debe encargarse del tratamiento.
  • Daño cerebral. En casos extremos el perro puede sufrir daño cerebral, lo cual es muy grave en un perro, ya que, si sobrevive, pueden quedar secuelas importantes que afecten su calidad de vida.
  • Muerte. Lamentablemente, el golpe de calor, si no es tratado a tiempo, puede ocasionar el fallecimiento del animal. Lo rápido que se desencadenen todos los síntomas y finalmente la muerte, tiene que ver con lo extremo de la temperatura. A mayor temperatura ambiental, más rápido se acelerará todo el cuadro. Es por eso que es tan importante prevenir y tratar los efectos del calor en los perros.

Lo más importante es que estés informado, para que puedas atender a tu perro apropiadamente en esos días excesivamente calurosos. Así se evitan todas esas consecuencias que pueden ser muy perjudiciales para el perro. Espero que este post haya sido útil para ti.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario