El celo es la manera coloquial de referirse al periodo fértil de algunos mamíferos. En el caso de las perras, es importante que los dueños conozcan todos los detalles de ese período, ya que tanto machos como hembras se comportan de manera diferente y hay que tomar medidas.

El celo en las perras

El celo se manifiesta 2 veces al año en todas las razas de perros, y tiene una duración de un mes o un poco menos. Al inicio de este periodo la perra manifiesta comportamientos particulares:

  • Está más cariñosa con los humanos, tanto propios como extraños. Si no suele ser muy apegada será evidente el cambio de comportamiento.
  • Puede esconderse, ya que en un principio no quiere la cópula y si percibe machos cerca puede buscar refugio debajo de los muebles o en algún recoveco del jardín.
  • Se lame los genitales, ya que en la primera fase se produce el mayor sangrado.
  • Está más tranquila, más sedentaria, no busca correr ni jugar mucho.

La primera parte del celo dura aproximadamente 10 o 12 días, y se llama proestro. En el proestro la perra no es fértil, no acepta que el macho la monte y es un periodo de preparación para la segunda parte.

La segunda parte del celo dura unos 20 días y se llama estro. En este periodo la perra es fértil, ya que se produce la ovulación. Esta fase se caracteriza por lo siguiente:

  • El sangrado disminuye, también se torna más transparente.
  • La perra arquea el lomo, aparta la cola para que el macho vea su vulva y la huela.
  • Es receptiva con la monta, no solo se deja montar, también busca al macho.
  • Es cariñosa con los machos.

Luego de esta etapa, si la perra fue montada efectivamente, comenzará el embarazo, si no es así comienza la etapa de diestro y el anestro, que son sucesivos. En estas etapas la perra no es fértil, no le interesa que la monten ni despierta el interés de los machos. Dura unos 5 meses.

Embarazo de las perras

Si durante el celo la perra fue montada por un macho fértil, lo más probable es que quede preñada.

El embarazo de las perras tiene una duración de 2 meses aproximadamente, puede variar en unos 5 días más o menos.

El número de cachorros que tiene una perra depende de muchos factores, el principal es la raza. Las razas grandes suelen tener camadas más grandes, pueden llegar a ser 14 cachorros. Las razas pequeñas tienen muchos menos, normalmente 4 o 5.

Cuando se acerca el parto la perra busca un lugar cómodo, privado y con buena temperatura para instalar su nido. Si la perra vive en una casa, puede robarse prendas, toallas, mantas o similares para acondicionar su cama de parto.

Luego de nacer, los cachorros permanecerán con su madre unas 8 semanas, alimentándose de su leche y aprendiendo a desenvolverse.

Embarazo psicológico en las perrasPareja de perros

Si la perra no es montada en la fase de celo, puede darse el caso de un embarazo psicológico. Esto sucede por una mezcla de instinto y la acción de las hormonas. La perra cree que, por el hecho de pasar por los cambios hormonales, está preñada y al cumplirse el tiempo de embarazo, también cree que parió su camada.

La perra que ha pasado por un embarazo psicológico lo manifiesta después de los 2 meses del celo, es decir, en el momento en que se supone debería estar amamantando. Si es el caso, manifiesta los siguientes comportamientos:

  • Llora, chilla o de alguna manera manifiesta su tristeza. Esto puede agudizarse de noche.
  • Busca a los cachorros, revisa la casa, manifiesta angustia.
  • Toma algún objeto, para “cuidarlo” como si fuera un cachorro, puede ser un muñeco, una media, una pelota de tela.

En estos casos se recomienda consultar al veterinario y si los embarazos psicológicos se presentan en cada ciclo, se debería considerar la esterilización.

¿Qué hacer si no queremos que la perra quede preñada?

Si los dueños de una perra en edad fértil no quieren que tenga descendencia, lo mejor es esterilizarla.

La esterilización no le causa ningún daño a la salud de la perra. El mito que dice que las perras necesitan tener una camada, es falso, cualquier perra puede tener una vida feliz sin parir nunca.

Si se quiere que la perra tenga descendencia, pero se quiere esperar algún tiempo para ello, hay algunas medidas que se pueden tomar:

  • Separarla del macho, si es que vive en la misma casa. Esto hay que hacerlo apenas comience el sangrado.
  • Si no hay macho en la casa, hay que cuidar que la perra no se escape.
  • Si el sangrado es muy profuso se puede usar pañales especiales para perras, los cuales protegen también de la monta.
  • Consultar al veterinario para orientación acerca del embarazo psicológico.

¿Qué hacer si queremos que la perra quede preñada?

Si el deseo es que la perra se reproduzca, hay que hacerlo responsablemente. Es necesario que los cachorros sean adoptados o atendidos apropiadamente.

Las recomendaciones en este sentido, son las siguientes:

  • Es necesario elegir al macho con anticipación, debe ser del mismo tamaño de la perra, idealmente, o ligeramente mayor. Si el perro es demasiado grande, puede ser fatal para la perra.
  • Lo ideal es mudar al perro a casa de la perra, desde el momento en que inicie el sangrado. De esta manera, las montas se producirán naturalmente.
  • Si lo anterior no es posible, se deben comenzar a juntar a los 5 días de iniciado el sangrado, pero sin forzar, si la perra no acepta al macho se debe retirar.
  • Si se produce por lo menos una monta, hay que estar atentos a los síntomas de preñez de la perra: inflamación de las mamas, sedentarismo, aumento de apetito, abultamiento del vientre, etcétera.
  • Si se presentan algunos de los síntomas descritos hay que aumentar la alimentación de la perra y proveerle de vitaminas y calcio. Lo mejor es llevarla a consulta con el veterinario.
  • Cuando se aproxime el parto, es bueno ofrecerle un sitio aislado, con mantas y almohadas, para que ella lo escoja como sitio de parto.

0 Comentarios

Deja un Comentario