Los perros necesitan hacer ejercicio, uno de los cuidados básicos que requiere un perro es que lo saquen de la vivienda y tenga la oportunidad de correr y jugar.

La otra razón para sacar a pasear a los perros es que defequen y orinen fuera de la casa.

El número de veces que se debe sacar a un perro va a depender de muchos factores. Si eres dueño de perro y quieres saber cuántas veces hay que sacar a un perro, sigue leyendo este post, aquí tenemos información.

¿Cómo debe ser un paseo para el perro?

Un paseo para perro consta de una salida de casa con la compañía y supervisión de una persona adulta responsable.

Si el paseo es para defecar, puede durar meno tiempo y siempre debe llevarse al perro a los lugares donde ha marcado el lugar con orine.

Los paseos recreativos y para hacer ejercicios deben durar por lo menos 20 minutos.

El perro debe llevarse a un lugar con las condiciones adecuadas para que pueda correr y saltar. Debe ser un área libre de materiales peligrosos, de obstáculos y donde el suelo esté a una temperatura agradable al tacto.

¿Cuántas veces se debe sacar al perro?

Como mínimo, los paseos deben ser una vez al día, pero es mejor que sean 2 veces al día.

Pasear al perro 2 veces al día es lo ideal para que su nivel de ejercitación y entretenimiento sea

 óptimo.

También se puede sacar al perro 3 veces si el dueño así lo considera y está en sus posibilidades.

¿Cuánto debe durar cada salida del perro?

Una salida de 10 minutos puede ser suficiente para que haga sus deposiciones y más nada, pero si se quiere que el perro haga ejercicio el paseo debe durar por lo menos 20 minutos. Lo ideal es un paseo de media hora una vea al día y uno de una hora una vez a la semana.

Para las personas que trabajan es muy difícil dar pasos largos, ya que no tienen tiempo o están muy cansados. A ellos se les recomiendan paseos de 10 minutos de lunes a viernes y los fines de semana hacer paseos más largos. Otra opción es contratar a un paseador de perros.

Consejos para pasear al perro

  • Un perro que sea sacado a pasear regularmente debe tener su calendario de vacunación al día, también es importante que se le desparasite con frecuencia tanto de parásitos internos como externos.
  • El perro debe estar entrenado con el uso de la correa, debe saber caminar sin tensarla y obedeciendo a su cuidador.
  • Si el perro tiene tendencias a morder debe salir con un bozal.
  • Se aconseja sacar al perro media hora después de darle de comer, de esta manera creará hábitos adecuados de digestión. Es importante hacer esto a una hora fija y determinada para que el perro esté condicionado a la actividad.
  • Las caminatas son una excelente manera de ejercitar al perro, una buena idea es tomar una ruta diferente cada día, de manera que el perro ejercite su cerebro para poder ubicarse.
  • Si no te gustan las caminatas puedes llevarlo a un parque en el que estén permitidos los perros. Allí puedes jugar con él a lanzarle un juguete, a atrapar una pelota o a las carreras.
  • Si el perro está bien educado puedes soltarle la correa un rato, déjalo que explore el lugar libremente pero siempre bajo tu supervisión.
  • Aprovecha la hora del paseo para entrenarlo, para enseñarle trucos a un perro no hay nada mejor que el aire libre.
  • Toma en cuenta el clima, si hace frío abrígalo y si hace calor protégelo del sol y dale suficiente agua.
  • Si es verano evita las horas de mayor calor y si la temperatura está muy fuerte es mejor que no salgan. Los golpes de calor pueden ser muy serios en los perros.

¿Cómo hacer que el perro obedezca durante el paseo?

Los perros suelen excitarse en exceso cuando salen de casa, sobre todo si son cachorros, no están acostumbrados o no están entrenados. Eso puede hacer que el perro no obedezca o se comporte mal durante el paseo, para ello lo mejor es entrenarlo con el método del refuerzo positivo. Veamos:

  • Toma un snack que le guste mucho, deja que lo olfatee de tu mano cerrada, luego le dices: ¡tranquilo! Y en el momento en que se quede tranquilo le das el snack. Mientras esté tranquilo no se lo entregas y si no se calma suspendes la salida.
  • El perro debe estar tranquilo para colocarle la correa, si no se tranquiliza, no se le debe poner y al quedarse quieto y dejarse poner la correa se le da un premio.
  • Cuando salga, el perro no debe nunca tensar la correa, si la tensa el cuidador se detiene y si continúa se suspende el paseo. Si el perro deja de tensar la correa se le entrega un snack de premio.
  • Existen unas correas con un sistema anti tirones, algunos expertos recomiendan su uso. Lo que nunca se debe emplear son los collares que le hacen daño al perro, como una manera de evitar que tense la correa, el perro puede estar tan excitado que no note que la correa le aprieta y sufrir daños serios.
  • El perro debe atender por su nombre, esto es por su propia seguridad, ya que cuando se aleja el cuidador puede llamarlo y evitar que se pierda.
  • Una manera de ejercitar su obediencia es hacerlo que se siente, que se tumbe, que ruede por el suelo o cualquier truco que se sepa. Siempre recompénsalo después de una buena conducta, de manera que se fije la conducta.
  • En el éxito del paseo, uno de los aspectos determinantes es que el cuidador esté relajado y tranquilo. Los gritos y los regaños lo único que logran es poner nervioso al perro, no que obedezca.

Como hemos visto en este post, los paseos diarios son muy importantes para la salud y bienestar del perro, no importa la raza ni el tamaño, todos deben salir a pasear.

0 Comentarios

Deja un Comentario