Los cachorros son los seres más enternecedores de la vida animal. Es imposible que no te emociones con ellos. Son curiosos, les gusta jugar y eres testigo de un ser que está descubriendo al mundo. Por ello, es también una responsabilidad hacer todo lo necesario para protegerlos y hacer todo lo posible para que crezcan fuertes y sanos. Por ejemplo, hay que saber cuándo se puede bañar a un cachorro.

Se puede creer que los cachorros que no están bajo cuidado nunca se bañan o se mojan en cualquier momento. Pero se trata de que tengan las mejores condiciones posibles, así que es necesario tener los cuidados que mejor sirven a su bienestar.

Un cachorro que está en desarrollo de su organismo, no está preparado para hacer frente a varios desafíos como un adulto, por ejemplo, no tiene sus defensas inmunológicas al tope. Bañarlo antes de tiempo lo expondrá a riesgos innecesarios y puede ser un gran riesgo.

Hazte un conocedor de las claves para bañar a tu cachorro con estos datos que no te puedes perder

¿A qué edad es bueno bañar a un cachorro?

En principio hay que decir que existen diferentes criterios sobre el momento más adecuado para bañar a un pequeño cachorro. Y es que se toman en cuenta diferentes variables, todo con el fin de tener un espacio de certeza más amplio.

Un rango de tiempo que muchos veterinarios recomiendan es a partir de los 3 meses. Para ese momento ya han recibido los refuerzos al sistema inmunitario, por lo que tienen menos riesgos de padecer alguna enfermedad o la pueden resistir mejor equipados.

Un baño antes de tiempo puede llevar a problemas como el moquillo, una disminución de la temperatura, situaciones que pueden interrumpir el calendario de vacunas. Lo que significaría que estaría en mayor posibilidad de riesgo. Algunos especialistas indican que una experiencia de ese tipo a una edad tan temprana, puede generarle al cachorro estrés, que también podría conllevar a otras dolencias.

También hay que considerar que un cachorro es muy dependiente de su madre, que le proporciona calor, ya que no regula su temperatura a cierta edad, alimento, además de que le da tranquilidad, protección y seguridad. Es decir, son susceptibles a muchos factores que no puede controlar.

Es también la etapa de la lactancia. Es un proceso que le permitirá crecer y desarrollarse. Bañar al cachorro podría llegar a ocasionar que la madre no le permita alimentarse de ella si no lo reconoce.

Por estos motivos es preferible esperar que pasen más de las 12 semanas para darle el primer baño.

Algunos especialistas señalan que después del primer se puede dar el primer baño, siempre que se cumplan una serie de protocolos. Hacerlo en un espacio sin corrientes de aire, con agua a temperatura cálida pero soportable, que dure unos pocos minutos y luego secar muy bien. Sin embargo, existen aún los riesgos mencionados, por lo que, si no es en extremo urgente, es mejor no hacerlo

Cada cuanto tiempo es recomendable bañar a un cachorro

Una vez que se ha decidido y queda claro el momento idóneo para el primer encuentro del cachorro con el agua, se puede considerar la periodicidad del baño.

Ya que ha completado la primera fase del proceso de vacunación, está mejor preparado para ser aseado más profundamente con cierta regularidad. Sin embargo, sigue siendo un cachorro, aún es vulnerable a muchas enfermedades, y se pueden considerar alternativas para no bañarlo tan a menudo.

bañar cachorroSi no está demasiado sucio, se puede optar por usar un paño húmedo, para limpiarlo de manera exhaustiva. Incluso se pueden usar algunos productos diseñados para cachorros que permitan una higiene adecuada.

En los adultos se recomienda que el baño se realice al menos una vez al mes. Hacerlo más a menudo puede traer problemas de salud. Al igual que hacerlo con menos frecuencia.

En los cachorros con mayor razón no deben bañarse con demasiada frecuencia. En los perros se produce una especie de manto o capa protectora que funciona como una sustancia grasa, que protege la piel al mantener en un nivel de humedad que la haga flexible sin que se resquebraje. Bañar demasiado a menudo, aunque parezca contradictorio, puede afectar esta humectación que impide el paso de microorganismos dañinos.

En la piel y en el pelaje existen una serie de bacterias que en determinado número mantienen niveles adecuados del pH, lo que favorece la salud del cachorro. En este periodo también se están desarrollando procesos necesarios para la vida del perro, como por ejemplo, la protección ante el agua. Todos estos procesos se pueden alterar si se baña muy seguido al cachorro.

Por lo tanto, es preferible bañarlo una vez al mes o si no está muy sucio, cada 45 días.

¿Cómo bañar a un cachorro?

Bañar a un cachorro es un proceso delicado. Hay que hacerlo con precaución para que no sea una experiencia negativa y luego sea conflictivo bañarlo al crecer.

Por tanto, hay que tranquilizar al cachorro, acariciarlo, si tiene un juguete dárselo para que tenga un objeto conocido. De preferencia hay que colocar al cachorro en la bañera sin agua, jugar allí con él, que sienta es un sitio cómodo y seguro.

Para bañarlo hay que usar agua caliente, por supuesto, no demasiado que lo queme, pero sí que lo reconforte. Siempre hay que cuidar que no le caiga agua directamente en las mucosas: ojos, orejas, nariz, sino que la cara hay que lavarla con la mano o un trapo.

Utiliza solo productos para cachorros, así preservarás su bienestar en la piel y el pelaje. La sesión del baño no debe ser muy larga, aún si el cachorro está disfrutando y jugando. Se puede tomar unos 10 a 15 minutos.

No se debe sumergir al cachorro, de hecho, si es muy pequeño, lo pones en tu mano y con un nivel de agua que apenas supere las extremidades. Esto es para que no se sienta presionado o asustado por el agua.

Es preferible tener una esponja apropiada y un peine para cachorros, así se podrá limpiar profundamente, y retirar toda la suciedad.

Consejos para bañar a un cachorro

Siempre hay que considerar el clima, la hora para bañar al cachorro. Es necesario asegurarse de que donde se lleve a cabo no hay corrientes de aire. Hay que tener a la mano toallas para envolverlo de inmediato al sacarlo de la bañera.

Respecto a este elemento hay que pensar que al principio tal vez una olla, o un envase más pequeño sea mejor que la bañera si esta es muy grande. Incluso el lavamanos puede ser una mejor opción. Al ir creciendo ya se pueden poner en la bañera.

El secador solo es necesario en los cachorros con pelaje abundante. No debes acercarlo a más de 30 centímetros, y no debe estar en la opción más caliente, sino en la menor potencia. Sería mejor que también esté acostumbrado al sonido del secador y su acción para que no se sobresalte. Una experiencia negativa del baño, la va a recordar y será más difícil en las siguientes etapas.

Si te interesa el mundo canino, en nuestro blog puedes conocer las diferentes razas de perros que existen, ¡Continúa tu lectura!

0 Comentarios

Deja un Comentario