Desde hace ya un tiempo hay un cambio de actitud en diversos establecimientos en el mundo respecto al manejo de mascotas. Hay una visión más tolerante para que las personas puedan movilizarse con sus animalitos, que al fin y al cabo, son parte de la familia. Así distintos tipos de comercios incluyendo hoteles son receptivos para no tener que separarse del compañero del hogar.

Lo mismo pasa con los viajes en avión, hay una mejor disposición, en general, para llevar contigo a tu canino, a pesar de que en ocasiones se presenten inconvenientes. Lo importante es hacer lo necesario para que la experiencia no sea traumática para el perro, sino que se vuelva una nueva situación que disfrute sin riesgos.

Existe un conjunto de medidas y reglas que hay tener en cuenta para que se autorice el viaje, así como medidas respecto a cómo ayudar a tu perrito a tener un viaje feliz.

 

Restricciones para viajar con un perro en avión

En este tema del viaje de perros además de la normativa de salud, razas similares, cada línea área tiene sus propias normas para este delicado proceso. Porque no hay que olvidar, que a pesar del desarrollo de tecnología y diseño, es una situación que tiene sus riesgos.
Dada esta situación es necesario que antes de adquirir tu boleto de avión, revises de manera detallada las políticas de la línea aérea, así podrás tener información sobre las condiciones sobre el tema. Por ejemplo hay líneas áreas que no permiten llevar animales en la bodega, otros tienen la posición contraria, no permiten llevarlos en la cabina.
Para algunas compañías solo son admisibles los perros que tienen funciones terapéuticas: son guías de personas con limitaciones visuales, perros que ayudan a personas con problemas de pánico, epilepsia y otro tipo de dolencias en las que el animal es un acompañante que previene, calma y/o alerta.
Las normas de entrada en cada país también son diferentes, algo con lo que también debes ser precavido. Algunos países exigen certificaciones de salud con pocos días de haber sido expedidas, tratamientos contra determinadas enfermedades o la presencia de parásitos. Otros solicitan un proceso de cuarentena o aislamiento de varios días antes del viaje.

 

 

Datos a tomar en cuenta para viajar con un perro en avión

La documentación es fundamental siempre, por lo que aparte de todas la investigación sobre las líneas aéreas y las exigencias en el país de destino, también hay que tener todos los papeles en los tiempos adecuados.

Para ello es necesario el apoyo del veterinario, ya que se necesita la cartilla sanitaria que especifique el calendario de vacunas, la aprobación de haber hecho la adecuada desparasitación, el certificado de salud que no exceda los 10 días a la fecha del viaje, el pasaporte y muy importante, algo que no todo el mundo menciona, que tenga instalado su microchip.

viaje perro en aviónUno de los factores en común en varias líneas áreas, es que, como pasa en otros ámbitos, hay una serie limitada de cupos para poder viajar con animales. Por lo tanto, los viajes de última hora o imprevistos con perros, es muy probable que tengan más dificultad en concretarse. Hay que verificar la disponibilidad con tiempo.

Hay compañías aéreas que sí permiten llevar perritos en la cabina, es decir junto a su familia. Esto es de gran ayuda porque por un lado el animalito está más tranquilo, sus niveles de ansiedad no se disparan, además, está bajo la supervisión de personas de manera constante. Por lo que si se presenta algún inconveniente, experimenta algún malestar físico o incluso emocional tendrá atención y compañía.

Entre las condiciones que se deben cumplir para que viaje de este modo, es que tenga un peso igual o inferior a los 8 kilogramos. Esto incluye el dispositivo que se use para transportarlo. Por lo que, como ves, es mucho más fácil viajar con perros pequeños o toys.

Hay varios tipos de contenedores para perros, están los más conocidos que son las jaulas portátiles, pero también es factible llevarlos en una bolsa en la que el animal esté seguro. Por lo general, los aeropuertos permiten llevar al perro fuera de su contenedor, siempre que sean llevados a su respectiva correa. Luego, antes pasar a abordar deben permanecer encerrados y así deben estar durante el viaje. Es factible darles agua y algún snack de ser necesario. Hay que recordar que hay viajes muy largos que no es aconsejable que el animal esté sin beber y se pueda deshidratar.

Preparar a tu perro para viajar en avión

Los perritos son seres muy inteligentes, pueden aprender una gran cantidad de cosas, tareas, juegos, conductas. Todo se basa en ser pacientes con ellos y darles un entrenamiento positivo y alentador.

  • Ya comentamos que los perros pueden sentirse un poco agitados al viajar en avión. Por lo tanto, la mejor ayuda es educarlos para esta experiencia. Una de las primeras cosas que puedes hacer es estimularlos a estar en espacios pequeños como bolsos o similares. Juega con ellos e involucra estos objetos, que entre y salga, prémialo cada vez que lo haga. Así se acostumbrará a que puede estar en ellos sin ningún peligro, por lo que no experimentará temor.

  • Una manera de que permanezca tranquilo es llevarle algún juguete para mordisquear. En esta actividad los perros se relajan mucho y olvidan un poco lo que hay alrededor. Si tienen un juegue al que están acostumbrados o incluso tienen uno favorito, no olvides llevarlo, ya que algo a lo que está acostumbrado lo sintoniza mejor con permanecer sereno.
  • Para viajar en la zona de carga hay que preparar a los peludos con antelación. En general o es muy común que los animales por encima de los 8 kilogramos tengan que viajar en esta área del avión. Por lo tanto deben colocarse en contenedores rígidos que tengan un adecuado diseño para que puedan respirar y ventilarse sin problemas.
  • Una dificultad es la temperatura y el oxígeno. Hay animales que son muy poco resistentes al calor, que sufren golpes de calor y pueden colapsar. También hay animales que por su conformación anatómica pueden tener problemas para respirar. De hecho algunas líneas aéreas prohíben ciertos tipos de perros como los braquicéfalos. Estos se caracterizan, entre otras cosas por tener el hocico muy corto, con una trufa casi pegada o pegada a la cara por lo que no es extraño que tengan algunas limitaciones o dificultades con la respiración.
  • Lo mejor es acudir con tu veterinario, consultar si es adecuado darle algún calmante, verificar que su salud esté perfecta o que alguna condición se haga más severa por las condiciones de vuelo.
  • Una manera de anticiparse a que se angustien al viajar en la zona de carga, es acostumbrarlos desde cachorros a estar solos por varias horas. Un perro que dependa de la compañía permanente de las personas no es el más apto para viajar de esta manera.
  • En el contenedor, es aconsejable que coloques una manta o una prenda que tenga un olor al que estén muy habituados. Esto puede ser algo que tenga o use el perro a menudo. O también puede ser una camisa con tu olor o de la persona con la que se sienten más cómodos. El olor los ayudará a que se sientan seguros.
  • Puede estar de más, pero no debes olvidar que deben haber liberado todos sus desechos antes llegar al aeropuerto. Quien viaja a menudo sabe que es recomendable llegar mucho antes de la llamada embarcar, al llevar perros que vayan a ser llevados en la bodega es aún más necesario presentarse al menos 60 a 90 minutos antes para que todas las verificaciones necesarias se lleven a cabo sin problema.
  • Hay perros que son muy dóciles para entrar en los contenedores, sin embargo, no todos son así. Antes de viajar lleva adelante el proceso de adaptación, haz que lo sientan como un lugar confortable. Igual, realiza juegos, usa la comida y otros estímulos, que pasen varias horas en ellos, incluso con las puertas cerradas. Esta es una manera de que no se alteren al viajar.Al final lo importante es que el viaje no los ponga en riesgo o los altere en exceso.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario