Los perros son animales ideales para adoptar como mascotas, debido a su carácter, adaptabilidad y sobre todo a los lazos afectivo que forman con sus dueños.

A pesar de todas las ventajas que tienen los perros, si no son educados puede haber problemas entre ellos y los humanos, esto se debe a que tienen conductas naturales que no son aceptadas en la cotidianidad de la vida doméstica.

Para que la relación con tu perro sea óptima y logres educarlo con éxito, hay una serie de pasos y consideraciones. Si quieres saber cuáles son, sigue leyendo, aquí te decimos.

Aspectos básicos de cómo educar a tu perro

La educación de un perro es básicamente enseñarle hábitos, a obedecer y a comportarse. Es muy importante que la persona encargada de educar al perro tenga claro cómo funciona la conducta canina y tenga una estrategia única para todo lo que le va a enseñar. Veamos algunos aspectos:

  • La persona encargada del perro debe ser firme, los perros responden a la autoridad, pero esta debe ser clara y no ceder jamás. Hay que recordar que los perros viven en manadas, donde hay una jerarquía que se caracteriza por su firmeza. Si estableces que no se debe subir al sofá, pero un día lo dejas, él desconocerá tu autoridad.
  • Los perros entienden el lenguaje de los humanos, así que puedes establecer órdenes verbales, estas deben decirse en voz alta, fuerte y autoritaria. Después de dada una orden esta debe cumplirse, así se establece la disciplina.
  • Nunca debes maltratar al perro, los golpes no funcionan para generar autoridad, al contrario. Cuando un perro es golpeado se siente estresado y nervioso, lo que dificulta la obediencia. Solo con firmeza se genera disciplina.
  • Cuando se está entrenando a un perro hay que ser paciente, si se está aplicando la técnica correctamente, el perro obedecerá en algún momento. Si cambias la orden o desistes, nunca le podrás establecer un hábito. Hay que intentar hasta lograrlo.
  • La mejor manera de lograr establecer una conducta es el refuerzo positivo. Darle un premio a tu perro cada vez que hace algo bien, siempre funciona. El premio más popular son las galletas de perro, o cualquier chuchería especial para ellos, pero no es la única, a veces hacerle mimos funciona mejor que nada.

Cómo enseñarlo a descargar en un solo sitio

Para que el perro descargue sus desechos, hay dos opciones: sacarlo al exterior o que lo haga dentro de la vivienda en un lugar determinado. Vamos a empezar por la primera opción:

Exterior

  • Lo primero es establecer un horario para las comidas, se debe sacar al perro una hora después.
  • Cuando salgas con el perro hay que dejarlo que explore, huela y elija el sitio donde va a descargar.
  • Cuando lo vuelvas a sacar, llévalo al mismo sitio donde lo hizo la primera vez, él va a oler sus propias heces u orina y lo hará en el mismo lugar.
  • Recoge las heces de manera apropiada y deposítalas en un contenedor de basura cercano, nunca las lleves adentro de la casa. Esto último se debe a que el olor quedará en la casa y al perro le provocará descargar adentro.
  • Si el perro descarga dentro de la casa, no le grites, no le digas nada, recoge las heces y ve con el perro al exterior, déjalas en el piso y cuando él las haya olido, recógelas y bótalas. Igualmente, no las vuelvas a entrar a la casa. Limpia muy bien el sitio en donde descargó dentro de la casa, de manera que no quede olor.
  • Cuando el perro descargue en el exterior, prémialo.

Interior

  • Si no quieres sacar al perro a que descargue afuera, establece un lugar en la casa y coloca papel absorbente.
  • Cuando le des la comida, vigílalo, si orina interrúmpelo y llévalo al sitio que estableciste, sin gritarle, ni pegarle. Si es muy grande para hacer eso, no te preocupes continúa con el siguiente paso.
  • Si ha orinado en un sitio diferente al establecido, toma papel absorbente, mójalo en el orine y colócalo en el lugar establecido. Todo esto en total calma y control, no lo retes, ni le grites.
  • Si ha defecado, la técnica es la misma, con un guante, quita las heces y colócalas en el lugar establecido.
  • Cuando el perro descargue en el lugar establecido, prémialo.

Cómo enseñarle a un perro obediencia

Como ya hemos dicho, la base de establecer disciplina en un perro es la firmeza, eso significa que se deben seguir las órdenes sin importar las circunstancias. Otro aspecto es que el dueño o cuidador debe ejercer una especie de dominio sobre el perro, esto no significa maltrato, tiene que ver con jerarquía y autoridad. Vamos a ver algunas pautas que se pueden seguir:

  • Establecer una voz de desaprobación, puede ser la palabra “no”, o cualquier otra. Esta debe pronunciarse con autoridad y firmeza y se debe ser inflexible. Por ejemplo, el perro tiene prohibido entrar a la cocina, entonces cuando se acerque al umbral se le dice: ¡No! y si no se detiene se le impide el paso físicamente, sin hacerle daño y repitiendo: ¡No! Esto debe hacerse siempre y todas las veces en el mismo punto.
  • Todos los perros tienen nombre, el perro debe atender por su nombre. Esto es muy fácil de establecer, lo mejor es tener un premio en la mano y llamarlo mientras se le muestra, él va a entender que ese sonido se refiere a él y que debe aproximarse.
  • Para que aprenda a no halar la correa mientras se le pasea, se saca a pasear, el cuidador camina a paso normal, en el momento en que la correa se tensa el cuidador se detiene y dice la voz de autoridad. Cuando la correa se afloja, el cuidador reinicia la marcha. De esta manera aprenden que deben caminar al ritmo del cuidador, a menos que le suelten la correa.
  • Para que no se suba encima de las personas, extrañas o de la familia. Es tan sencillo como que cada vez que lo haga se le da la voz de autoridad, mientras se le impide físicamente que lo haga, cada vez que no les salte encima a las personas se le premia. Hay que tener paciencia con esto, ya que es parte de su instinto y es una de las cosas que más tiempo lleva.
  • Para que el perro juegue con niños, es necesario que las primeras veces se involucre el cuidador y le enseñe a no traspasar ciertos límites. Utilizando la voz de autoridad, primero y luego impidiéndoselo físicamente, se le muestra cómo tratar a los niños sin brusquedad. También es necesario enseñar a los niños a tratar al animal sin maltratarlo, a no tocar su comida ni a molestarlo mientras come.
  • Un juego muy común y muy divertido es aquel en que se lanza un objeto y el perro lo trae, para ello no es necesario más nada sino jugar con él, el perro traerá el objeto instintivamente. Este tipo de dinámicas estrechan los lazos afectivos entre el dueño o cuidador y el perro.

Llevando a cabo todos estos consejos, será muy fácil educar a tu perro y disfrutar de su compañía por muchos años. Espero que te haya gustado el post.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario