Un cachorro de perro es una muy buena opción de adopción si quieres una mascota en tu hogar. La ventaja de adoptar un perro en etapa de cachorro, es que puedes tener control de su evolución física y psicológica y puedes adaptarlo a las rutinas de tu casa.

Cuando la camada de cachorros llega a las 8 semanas, y hasta las 12, comienza el proceso de destete, o desapego de la madre. Cuando ese proceso termina y ya el cachorro come sólidos, es el momento de ser adoptado en su hogar definitivo.

Si están pensando adoptar un perro y te preocupa cómo educar a un cachorro, en este post te decimos todo lo que tienes que saber para que el proceso sea exitoso, sigue leyendo.

Cómo enseñar al cachorro a defecar en un solo sitio

La cuestión de las deposiciones del perro es de las más importantes de su educación, ya que, un perro que no está educado para defecar y orinar en donde se le indica, causa muchos problemas a su dueño.

Hay que destacar que, en un principio, al cachorro no se le debe sacar a descargar en la calle, esto se debe a que para ellos es un esfuerzo muy grande caminar tanto y, lo más importante, el cachorro no está preparado para enfrentar todos los gérmenes, bacterias, etcétera que se va a encontrar fuera.

Entonces, hay que enseñar a los cachorros a hacer sus descargas sobre papel absorbente, dentro de la vivienda. Para esto vamos a seguir estos pasos:

  • Elegir el sitio donde queremos que el cachorro orine y defeque, allí se coloca el papel absorbente.
  • Llevamos al cachorro al sitio y se lo mostramos, podemos colocarlo encima del papel y, si por casualidad descarga, lo felicitamos y le damos un premio.
  • En lo sucesivo, mantenemos al cachorro vigilado, si vemos que está a punto de descargar, lo llevamos al sitio y procuramos que termine sobre el papel. Si así lo hace, lo premiamos. Siempre que descargue algo sobre el papel, recibirá una recompensa.
  • Si el cachorro orina en otro lugar, tomar el papel absorbente y mojarlo en el orine, luego se coloca en el lugar establecido. De esta forma, el cachorro olerá el orine y la próxima vez orinará sobre el papel.
  • Hay que recalcar que nunca se debe gritar, regañar, golpear o asustar al cachorro por haber descargado en un sitio inadecuado. Los golpes y los gritos solo harán que lo continúe haciendo, debido al estrés que le provoca.

Cómo enseñar al cachorro a atender por su nombre

Esta parte del entrenamiento es muy fácil, los perros son muy inteligentes y, desde la etapa de cachorros, entienden cuando les llaman por su nombre. Lo primero, como es obvio, es ponerle nombre al cachorro, una vez que tiene nombre haz lo siguiente:

  • Elige un momento en el que el cachorro esté tranquilo, pero que tampoco esté durmiendo ni adormilado.
  • Toma en tus manos un premio, puede ser una galleta para perros, o cualquier alimento que a él le guste y no le haga daño.
  • Llámalo por su nombre, con voz alta pero amigable, mientras le enseñas el premio.
  • Cuando el perro se acerque se le entrega el premio de inmediato.
  • Si el cachorro no se acerca, entonces nos colocamos a su lado y pronunciando su nombre se le entrega el premio. Se repite unas dos veces más y se vuelve a intentar desde lejos.
  • Esto debe repetirse varias veces, hasta que siempre acuda cuando lo llamen, incluso si no hay premio.

Cómo enseñar al cachorro a socializar

La socialización de un cachorro consiste en un proceso, en el que se le acostumbra a la presencia de personas extrañas a su entorno, a otros perros y a otras mascotas. De manera que no se ponga nervioso ante desconocidos y aprenda a interactuar con otros perros y seres humanos. Veamos qué hay que hacer:

  • Una vez que el cachorro tenga todas sus vacunas y el veterinario lo haya autorizado a salir, se le debe llevar a algún parque o a una zona donde transiten otros perros y personas. Solo que esté allí, viendo a las personas y otros perros de lejos.
  • Cuando ya no esté nervioso con esa experiencia, puedes acercarlo a los demás perros, siempre y cuando el otro dueño lo autorice y el otro perro luzca tranquilo.
  • Continuar exponiéndolo a personas fuera de su familia y a todo tipo de animales, hasta que esté completamente a gusto con esta interacción.
  • Nunca exponer a tu cachorro a un perro que luce agresivo, a personas sin preguntarle o a experiencias dudosas, que podrían causarle una mala experiencia. Cualquier evento desagradable que ocurra en estas primeras salidas, puede provocar rechazo en él y hacerlo tímido y retraído.

Como enseñarle órdenes básicas a tu cachorro

La obediencia es fundamental en un perro, no solo para convivir mejor con sus dueños, sino también para su protección y salud mental. Para que tengas un perro obediente, aquí tienes los pasos que debes seguir con tu cachorro:

  • Lo primero que debes hacer es elegir los snacks que vas usar para el refuerzo positivo. Cada vez que haga algo bien le darás uno, no importa si lo hizo guiado por ti o si tomaste sus patas y las colocaste en posición.
  • Enséñale una orden a la vez, para que no se confunda.
  • Nunca le pegues, eso solo hace que se ponga nervioso y no obedezca, tampoco le grites, ni lo regañes.
  • Para enseñarlo a sentarse, le dices en voz alta y firme: sentado. Luego le tomas las patas y lo pones en posición sentado mientras le sigues repitiendo la palabra. Cuando esté en posición le das su premio.
  • Para enseñarlo a quedarse quieto, la palabra es: quieto. Entonces le impides el movimiento, pasados unos minutos en posición le das su premio. Si mientras lo estás enseñando se mueve, la palabra es: No.
  • Cada vez que tenga una conducta indeseada le dices con firmeza: No. Es importante que al principio le impidas la conducta, más adelante no necesitará que se lo impidas.

Cómo enseñar al cachorro a quedarse solo en casa

Los perros suelen angustiarse cuando están solos en una vivienda, pero si lo enseñas a estar tranquilo no tiene por qué ser así. La clave para que el cachorro se quede solo sin angustiarse es acostumbrarlo poco a poco, veamos:

  • Dejar al cachorro solo en una habitación por 5 minutos, mientras tú estás al otro lado. No abrir si llora o rasca la puerta. Terminado los 5 minutos abrir y hacerle mimos. Repetir muchas veces.
  • Cuando se quede tranquilo con esa dinámica, comenzar a aumentar el tiempo, de minuto en minuto, hasta que se quede solo en la habitación por 10 minutos, sin asustarse ni ponerse nervioso. Recuerda premiarlo cada vez.
  • Déjalo solo en la casa por 10 minutos, cuando vayas a salir déjalo que vea las llaves, tu bolsa, etcétera para que asocie eso con el hecho de que te vas a ausentar.
  • Cuando ya no se quede llorando, comienzas a aumentar el tiempo hasta que se quede varias horas solo sin angustiarse.

Educar a tu cachorro es muy sencillo y, si sigues estos consejos, estamos seguros que el entrenamiento será todo un éxito. Espero que te haya gustado esta información.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario