Las vacunas son productos biológicos que han sido desarrollados para provocar inmunización contra ciertas enfermedades. En algunos casos la inmunización es temporal por lo que es necesario revacunar al individuo cada cierto tiempo.

Entre los deberes que tenemos como dueños de mascotas, la más importante es cuidar al perro, proteger su salud y hacer lo que esté a nuestro alcance por mantenerlo con vida, por lo tanto, la vacunación es una herramienta imprescindible para lograr esos objetivos.

Si quieres saber cuántas vacunas están disponibles para tu perro y los detalles de cada una, este post es para ti, aquí vamos a exponer un calendario de vacunación estándar para perros.

¿Cuáles son las vacunas para perros?

El calendario de vacunación de los perros puede variar de país en país y también de acuerdo al criterio de cada veterinario, ya que la única vacuna que es obligatoria en casi todos los países es la vacuna antirrábica. Veamos las más importantes:

  • Vacuna antirrábica. Se comienza a vacunar al perro a las 12 semanas de edad y luego se aplica la vacuna de manera anual. En algunos esquemas de vacunación se considera que a partir de la segunda dosis el efecto dura entre 2 y 3 años, sin embargo, muchos expertos aconsejan aplicarla anualmente.
  • Vacuna contra el moquillo y la parvovirosis. Se puede comenzar a aplicar a las 6 semanas de vida, aunque si el cachorro está lactando todavía se puede retrasar hasta la semana 8. Se debe poner un refuerzo al mes de la aplicación y otros dos meses después. Esta vacuna tiene un efecto de 3 años.
  • Vacuna contra la leptospirosis. Se trata de una vacuna opcional, que se coloca de acuerdo al criterio del veterinario. La aplicación de esta vacuna es en 2 dosis con 4 semanas de diferencia, el perro debe tener por lo menos 8 semanas de vida para recibirla.
  • Hepatitis infecciosa. Esta vacuna también es opcional, si decide su aplicación se administra entre la semana 7 y 9 de vida, es decir, se puede colocar en el calendario junto a las vacunas de las 8 semanas.
  • Leishmaniosis. Esta vacuna se les administra a los perros a partir de los 6 meses de edad. La aplicación de esta vacuna se realiza en 3 dosis, hasta tenerlas completas no se logra el efecto. Cada dosis se administra con 3 semanas de diferencia y debe repetirse anualmente. Es de hacer notar que esta vacuna no inmuniza por completo, se deben mantener los cuidados para evitar la picadura del mosquito que causa la enfermedad.
  • Otras vacunas. Existen vacunas contra la enfermedad de Lyme, parainfluenza canina, tos de las perreras, babesiosis, coronavirus y algunas otras, que el veterinario decide administrar de acuerdo al riesgo que corra el perro de contagiarse de la enfermedad. Cada una tiene características diferentes, algunas de ellas, como la de leishmaniosis, no proporcionan inmunidad completa, sino que hacen menos probable desarrollar la enfermedad.

Vacunas polivalentes

Las vacunas polivalentes son una respuesta de los laboratorios farmacéuticos para facilitar la aplicación de las vacunas. Se trata de que en una misma inyección están contenidas las vacunas para varias enfermedades, de esa manera se disminuyen las molestias para el perro y se reducen costos.

De acuerdo a la cantidad de patógenos de los cuales inmuniza las vacunas pueden ser trivalentes, tetravalentes, pentavalentes, hexavalente y octovalente.

Las más comunes son: las trivalentes que inmunizan contra el moquillo, hepatitis infecciosa y leptospirosis; la tetravalente que incluye la trivalente más parvovirosis; la pentavalente que inmuniza contra el moquillo, hepatitis, tos de las perreras, parvovirosis y parainfluenza. La hexavalente y octovalente pueden contener diferentes combinaciones de vacunas, que se aplican según el caso.

vacunas para perrosEfectos secundarios de las vacunas

Lo más frecuente es que el perro no manifieste ninguna molestia con la vacunación, sin embargo, en algunos casos el perro puede presentar algunos síntomas con la primera dosis: aumento de la temperatura corporal, hinchazón en la zona del pinchazo, aletargamiento, falta de apetito. Estos efectos duran apenas un día, incluso puede ser unas pocas horas.

El veterinario puede recomendar algún medicamento para aliviar estos efectos y proporcionarle confort al perro.

En muy raros casos, el perro puede tener una reacción peligrosa a alguna vacuna, esto requiere atención veterinaria urgente. Por ejemplo, se han reportado perros con shock anafilácticos, lo cual requiere la administración de medicamentos bajo control veterinario.

Consejos y recomendaciones

  • Es importante practicar la adopción responsable en el caso de los perros y otras mascotas, esto incluye el control veterinario y la administración de vacunas. Las vacunas salvan vidas y son una molestia menor ante el gran número de problemas que evitan.
  • Los cachorros que no han sido vacunados no deben sacarse a la calle y no deben socializar con otros perros, hasta que se complete las primeras dosis de todas las vacunas esenciales, esto debe suceder entre las 8 y 12 semanas de vida.
  • Es recomendable adoptar un solo calendario de vacunación en perros, de manera que no falte ninguna vacuna y no se pongan dosis demás. Si el perro está en control con un único veterinario estará mejor organizado su esquema de vacunación.
  • Si se adopta un perro adulto y no se sabe cuáles vacunas tiene, lo mejor es asumir que no tiene ninguna. Existen esquemas de vacunación para perros adultos sin vacunar. Las vacunas serán igualmente efectivas que si se hubiera vacunado de cachorro.
  • Es importante llevar un registro de la vacunación, que incluya fecha, vacuna, fabricante y demás datos. Muchos veterinarios proporcionan a sus pacientes una tarjeta de vacunación, también llamado carnet de vacunación, donde está condensada toda la información. De esta manera, la información está a la mano y se le puede dar continuidad si se cambia de veterinario.
  • Los certificados de vacunas son importantes de conservar, ya que en muchas ocasiones los piden para viajar con los perros.
  • El control veterinario debe ir en conjunto con la vacunación, es necesario llevar al perro a consulta y en la misma colocarle sus vacunas. Esto se debe a que el veterinario debe constatar que el perro está saludable antes de inocular al perro.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario