Uno de los problemas de salud que es común, que enfrenten los perros a lo largo de su vida, es la diarrea. Lo más probable es que todo peludo, en algún punto, va a pasar por esta situación. Ahora bien, que sea común no significa que no se deba tomar con cuidado cuando ocurre.

Son varios los causantes que llevan al perro a esta situación. Unos son más delicados que otros debido a sus consecuencias. Recuerda que la diarrea solo es evidencia de que algo está mal en su organismo.

Es por ello que hay que conocer los tipos de diarrea en perro, para poder actuar de la mejor manera en auxilio de tu compañero. Así que recorre estos datos útiles y necesarios para entender mejor lo que ocurre con tu peludo en estos casos.

Características de las diarreas en perros

Reconocer el tipo de diarreas en perros requiere prestar atención a sus evacuaciones, ya que la coloración, consistencia, presencia de sustancias anormales es lo que permitirá ayudar a determinar lo que ocurre en su organismo. Esto puede ser la diferencia entre salir de urgencia al veterinario o iniciar maniobras en casa para asistirlo.

Este problema se caracteriza por el cambio en aspecto de las heces. Por lo común, los perros depositan excrementos húmedos, con una consistencia uniforme y compacta. En la diarrea puede ir de heces muy sueltas a totalmente líquidas. Hay que observar si es algo que ocurre de manera excepcional o si varias deposiciones tienen estas características. También hay que observar cuantas veces al día expulsa.

Lo usual en las heces caninas es un color marrón, ni demasiado oscuro, ni demasiado brillante. Cualquier variación a partir de allí es una indicación de que algo no está bien. Así que examinamos las distintas coloraciones al deponer con diarrea:

Naranja: este tipo de color se suele presentar en caso de que haya comido algún tipo alimento con un exceso de colorante, suele ceder en un par de días. Sería de ayuda suministrarle dieta blanda. También puede deberse a que tenga algo de sangre, la recomendación es la misma.

Verde: si la diarrea muestra este color, puede deberse al consumo en exceso de algún tipo de hierba. También puede ocurrir por un proceso digestivo demasiado acelerado. Así como por inconvenientes biliares. Es importante suministrar agua, y observar si las heces se hacen más líquidas y muy repetidas para acudir al veterinario. Si la consistencia no varía, es probable que en 48 horas desaparezca.

Amarillo: cuando la diarrea tiene este color se estima que hay varias causas. Una de ellas es que puede haber problemas en el hígado y/o en el funcionamiento de los riñones. Otra de las posibles causas es que se encuentre activa una afección por parásitos o bacterias que están afectando la sección intestinal. La primera opción es visitar al veterinario.

Negro: este color es una señal de emergencia, hay que acudir al veterinario cuanto antes. Hay varios motivos para este color, que por lo general indican sangre en las heces. El nivel de emergencia está condicionado al motivo de la sangre, ya que puede haber una absorción por una hemorragia interna en algún punto del tracto digestivo. Esta puede deberse a medicamentos, o una ulcera, también puede ser signo de la enfermedad del parvovirus.

Es importante identificar si hay puntos de sangre o si todas excreciones presentan este color negro. Ya que algunas pequeñas zonas pueden indicar alguna fisura de tejido, una pequeña ruptura, lo que necesita cuidado, pero es menos grave.

Ahora si es abundante, liquida con este color hay que hacer ver al perro por un veterinario.

Rojo o rosado: como se dijo en el punto anterior, hay que detectar y describir, si hay puntos o manchas de color en las heces, o si la deposición es de color rojo. Este último caso puede ser muy grave. Si son manchas frescas, puede ser una herida al final del intestino, el recto o el ano. Bajo estas condiciones también es necesario ver al veterinario, aunque el riesgo puede ser menor.

Blanco: en esta situación es necesario también distinguir si toda la evacuación tiene un color blancuzco o si se trata de manchas, puntos o algo similar en deposición.

Si se trata de color predominante en la evacuación, hay que sospechar de la ingesta de algún producto nocivo. En caso de detectar manchas, puntos o incluso huevecillos de color blanco la probabilidad apunta a la infestación debido a algún tipo de parásito. Por ello es necesario hacer una visita al profesional.

Azul: Se trata de uno de los colores menos habituales en las deposiciones caninas. No es una buena señal, ya que es probable que se deba a que el perro haya consumido alguna sustancia tóxica, es mucho más delicado que algo que no pudo ingerir.

Gris: con la diarrea de este color se puede intuir que hay fallos en el funcionamiento del páncreas o del hígado.     Por otro lado, puede significar dificultades en el proceso de absorción de humedad o un inadecuado proceso de digestión.

Datos sobre la digestión de los perros

La digestión de los perros es muy distinta a la de los seres humanos. La anatomía de su hocico, dientes, etc., hace que para comer trague en trozos y llegue así al estómago. Allí es donde inicia la digestión, donde los jugos gástricos son corrosivos, lo que le permite procesar alimentos en grandes porciones, así como de mayor dureza.

Diarrea en perros: datos importantes

Los procesos diarreicos son especialmente delicados en verano. El motivo de que esto sea así es que, con el aumento de la temperatura, las posibilidades de que se desarrolle una deshidratación aumentan.

Esto se relaciona también con la necesidad de los animales de consumir agua más a menudo. Por lo tanto, cuando se lleva al perro a la calle hay que llevar agua, para evitar que tome de charcos en la calle.

Un factor que puede ser de ayuda cuando pierda líquido, es optar por darle una dieta húmeda en vez de pienso seco. Así, además de alimentarse, también podrá incrementar el agua y otros elementos en su cuerpo.

Para brindarle ayuda a tiempo hay que vigilar la frecuencia de las deposiciones; ya que, de ser más de dos veces al día, además de darle algo para hidratarlo, hay que ir al veterinario con prontitud. Una alta frecuencia de deposiciones puede afectarlo con severidad y los remedios caseros no ser suficientes.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario