La proliferación de pulgas y garrapatas o las alergias son algunos de los riesgos que aparecen en primavera

Para tratarlos correctamente y resolver dudas lo mejor es contar con una clínica veterinaria online de confianza

La llegada de la primavera es para muchos/as uno de los mejores momentos del año, ya que supone la vuelta del sol y las altas temperaturas. Y aunque esto supone una situación ideal para que nuestros perros y gatos disfruten, también trae un gran número de nuevos peligros para nuestras mascotas. Para resolver dudas y poder hacer pequeñas consultas sin desplazarnos, en estos tiempos de covid resulta muy útil contar con una clínica veterinaria online de confianza como veterizoniashop.com

¿Qué problemas asociados a la primavera sufren nuestras mascotas?

Tanto dentro como fuera de casa nuestros perros y gatos están expuestos a diversos peligros que aparecen sobre todo en estos meses primaverales. Uno de los principales elementos a tener en cuenta es que en primavera tienden a proliferar las pulgas y las garrapatas, unos parásitos que pueden llegar a ser muy peligrosos para las mascotas. También aparecen cada vez más orugas procesionarias, cuyos pelos pueden provocar heridas en la piel de perros y gatos.

Otros insectos peligrosos que acechan en esta época son los flebótomos, que pueden provocar leishmaniosis. Abundan sobre todo en la zona del Mediterráneo, por lo que si vivimos en esa zona y notamos algo raro en el comportamiento y la salud de nuestros perros podemos consultar con un/a veterinario/a. Los síntomas más comunes son la pérdida de peso, caída del pelo, hemorragias nasales o diarrea.

La llegada de la primavera también implica que se les cae más el pelo, lo que puede traer problemas sobre todo a los gatos. Estos, al lamerse el cuerpo, ingieren un mayor cantidad de pelos que les provocan bolas de pelo, algo que les puede provocar vómitos, estreñimiento u obstrucciones intestinales. Aunque la caída de pelo es algo totalmente normal, podemos consultar con veterinarios/as para que nos confirmen que no hay ningún problema.

Por supuesto, igual que nos ocurre a los seres humanos, los animales también se ven afectados por el polen, pudiendo desarrollar pequeñas alergias. Estas se manifiestan con los típicos síntomas que ya conocemos: lagrimeo, estornudos, picores… En caso de apreciar alguno de estos signos lo mejor es consultar con profesionales.

Además del polen, las plantas también producen espigas esta temporada, que pueden clavarse en los ojos, la nariz, los oídos u otras zonas sensibles de nuestros perro y gatos. Como siempre, esto puede quedarse en un simple susto o provocar infecciones más graves que deben ser tratadas rápidamente en una clínica veterinaria. Para salir de dudas, lo mejor es consultar por teléfono o de forma online si no podemos acercarnos a una consulta física. Para evitar este y otros problemas, es recomendable que los perros tengan el pelo bien corto durante los meses de calor, ya que además se sentirán más cómodos.

En resumen, la primavera es una de las épocas preferidas de perros y gatos, pero debemos estar alerta y conocer los posibles riesgos para no llevarnos sustos.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario