Cuidar a tu peludo seguro es una de tus mayores preocupaciones. Hacer todo para que se sienta bien y esté muy sano. En esa tarea hay varios retos que es necesario superar, y uno muy común son las enfermedades digestivas y los problemas que causan diarrea.

Más de la mitad del peso de los caninos se debe al agua. La proporción varía según la raza, pero es de 55% en adelante. Por lo que las diarreas, donde se pierde mucho líquido y elementos minerales imprescindibles, son algo que puede llegar a ser delicado. En particular hay que prestar mucha atención a los casos en que hay sangre en las deposiciones, no necesariamente se trata de algo grave, pero hay que tomar las precauciones.

Es muy importante conocer los posibles motivos de este problema, así como algunas medidas que puedes tomar en casa para aliviarlo. Por lo tanto, no te pierdas toda la información que ya tienes para ayudarte aquí.

Mi perro tiene diarrea con sangre

La sangre en la diarrea puede ocurrir de distintas maneras. Por ejemplo, algunas manchas o puntos o que la evacuación presente una alta densidad de sangre.

Una de las formas en que aparece la sangre en este tipo de evacuaciones es con un marcado color rojo. Puede ser en líneas, manchas o puntos. Si lo observas, verás que es de un color rojo vivo, como sangre fresca. Se conoce como hematoquecia. El estrés es un problema que también tiene un papel para que aparezca este fenómeno.

Este tipo de hemorragia sugiere que en la zona final de los tejidos u órganos involucrados en la digestión y excreción hay algún problema. Ya sea en el intestino, en el recto, el colón. Puedes examinar la zona anal y verificar si tiene sangre allí o gotea.

Son varias las causas que lo pueden generar, alguna lesión, haberse tragado algo que pasó parte del tracto digestivo, pero lo lastimó internamente. Enfermedades virales, como el parvovirus, también desencadenan este tipo de síntomas. Este es un virus que se presenta en perros que no han sido vacunados, es una enfermedad agresiva y puede ser fatal.

Otra enfermedad con este tipo de síntomas es la gastroenteritis hemorrágica, que además produce vómitos, mareos. Por lo que es necesario verificar si aparte de la sangre hay otros síntomas similares.

Así mismo, una infestación parasitaria puede ser la causa del problema. Hay varios tipos de parásitos internos, por lo que es necesario descartar cuál es el microrganismo causante para el tratamiento correcto.

La melena es el nombre del tipo de hemorragia en la que la diarrea con sangre es más oscura, casi negra. En este caso puede ser más difícil detectar la sangre, ya que esta se ha mezclado al proceso de la digestión. lo que indica que procede de los órganos superiores, el estómago, pulmones, faringe, etc.

Las causas en este tipo de hemorragia son múltiples. Problemas con el tipo de alimentación, problemas con sanguíneos, reacciones a medicamentos, tumores. Enfermedades del hígado, riñones, páncreas también pueden ser el origen de la melena.

Hay que considerar una obstrucción por un cuerpo extraño, o algo que se alojó en la zona superior. La úlcera gástrica también actúa para manifestar este tipo de hemorragia.

Mi perro tiene diarrea con sangre que le puedo dar

Para poder dar el paso de qué hacer para ayudar a tu perro, hay que tener, un diagnostico especifico, hecho por el veterinario. Así se podrá evaluar si requiere medicamentos, o algún tipo de intervención.

Ahora bien, hay algunas cosas que puedes hacer en casa. Puedes evaluar si has hecho cambios recientes en la dieta, y en caso de que sea así no seguir suministrándola. Las modificaciones de este tipo suelen ser delicados, por lo que es necesario hacerlo de manera lenta y progresiva. También asegúrate que tu perro no está en una situación de estrés, de alteración.

En muchos casos una dieta blanda, con alimentos livianos son de ayuda para mantener la estabilidad del organismo del perro. Hay que evitar las grasas que se demoran más en ser digeridas y puede acentuar el problema, al igual que es preferible evitar los ácidos.

Puedes optar por darle agua de arroz, mucha agua. También es aconsejable preparar un suero en casa, de esta manera se podrá ayudar a equilibrar la pérdida de líquidos y electrólitos. Para ello solo necesita bicarbonato, agua, azúcar, sal, puedes colocar medio limón. En esta preparación el ácido no va a hacerle daño, siempre que no se excedan las cantidades del mismo.

Estas medidas se pueden decir son de contención, una manera de que el organismo y el ánimo del perro se mantenga lo mejor posible. Ahora bien, hay diarreas crónicas, que se extienden por un largo período de tiempo o agudas, por la cantidad material que desechan. Si es algo leve, se estima que, en alrededor de unas 48 horas, debería evacuar de manera cercano a lo normal. Ahora bien, si las expulsiones son frecuentes es mejor acudir cuanto antes al veterinario.

Cada animal puede reaccionar de un modo diferente, la complexión, la alimentación, entre otros, influyen en que pueda sobrellevar mejor este tipo de afección. Y es el veterinario quien dictaminará si, por ejemplo, es necesario hidratar por vía venosa más que oral.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario