La leishmaniosis en una enfermedad que se presenta en algunas especies como perros, gatos, incluso los seres humanos pueden sufrirla.

La leishmaniosis es una enfermedad tratable, si se diagnostica a tiempo los perros pueden tener una alta calidad de vida, pero si no, el perro puede enfermarse gravemente y hasta morir.

Es por ello que es bueno que los dueños de perros estén al tanto de las características de esta enfermedad, la manera de prevenirla y tratarla, para evitar que sus mascotas la padezcan.

Si quieres información acerca de la leishmaniosis y cómo saber si mi perro tiene leishmaniosis, lee este post, tenemos mucha información para ti.

¿Cómo se contagia la leishmaniosis?

Para saber cómo se contagia la leishmaniosis hay que saber primero que esta enfermedad la adquieren los perros a través de un parásito, el leishmania infantum, el cual le invade el organismo, viviendo en sus órganos y reproduciéndose en ellos.

Este parásito llega al organismo del perro a través de un mosquito, el flebótomo, quien pica a un perro enfermo, adquiriendo las larvas y luego al picar a un perro sano le transmite las mismas. Estas larvas siguen su ciclo de vida dentro del perro y se instalan en su organismo, produciendo o no la enfermedad.

Es de hacer notar, que muchas veces el perro no se enferma, a pesar de portar el parásito. Esto se debe a la fortaleza de su sistema inmunológico que es capaz de resistir los efectos del parásito.

Si el perro se enferma, esto ocurrirá varios meses después del contagio, con síntomas leves que pueden ser confundidos con otras dolencias y algunos pueden ser considerados normales.

Síntomas de la leishmaniosis canina

En las primeras etapas de la enfermedad, el perro puede presentar síntomas tales como: pérdida de apetito, debilidad, crecimiento anormal de las uñas, heridas que tardan en curarse, caspa, pérdida de pelaje y algunas otras.

Es conveniente que, si se presentan varios de estos síntomas, o se observa sangre en la orina del perro, se acuda de inmediato al veterinario para una evaluación profunda.

La leishmaniosis canina, detectada a tiempo, puede ser controlada, a tal punto que el perro vive con normalidad y puede pasar toda su vida sin manifestar más síntomas. Muchos de los perros diagnosticados con leishmaniosis canina, que son tratados a tiempo y adecuadamente, fallecen a edades geriátricas de otras causas diferentes a esta enfermedad.

Los síntomas más severos que presentar los perros con leishmaniosis canina son los siguientes:

  • Atrofia muscular.
  • Problemas faciales, el perro no puede gesticular con normalidad.
  • Pérdida de peso importante.
  • Dolor e inflamación en las articulaciones.
  • Dermatitis que se manifiesta en lesiones cutáneas que pueden ser graves.
  • Fiebre.
  • Hemorragia nasal.
  • Ganglios congestionados o inflamados.
  • Inflamación abdominal.

Síntomas de la leishmaniosis canina¿Cómo se diagnostica la leishmaniosis canina?

Una vez que el perro presenta algunos de los síntomas descritos, es llevado al veterinario para una evaluación. El veterinario observará los síntomas, su gravedad, frecuencia y determina si el perro es sospechoso de estar contagiado de leishmaniosis canina.

Los síntomas no son suficientes para hacer un diagnóstico, ni siquiera los más graves y sin importar si los presenta todos. Esto se debe a que todos ellos son síntomas ambiguos, pueden presentarse en otras enfermedades y, además, cada perro contagiado con la enfermedad presenta síntomas distintos, incluso algunos perros no presentan síntomas.

El diagnostico debe hacerse mediante prueba de sangre, la cual puede variar. Una de las pruebas de sangre detecta los anticuerpos que responden a la enfermedad, otro examen hace un cultivo para detectar el parásito. Lo cierto es que una prueba negativa no significa que el perro no tenga leishmaniosis, en cambio si es positiva se tiene seguridad que sí.

Tratamiento de la leishmaniosis canina

La leishmaniosis canina puede manifestarse de dos maneras: en la piel, leishmaniosis cutánea; o en los órganos, leishmaniosis visceral. De acuerdo al tipo que padezca el perro el veterinario le indicará el tratamiento.

También hay que saber que la leishmaniosis canina no se cura completamente, sin embargo, con el tratamiento adecuado, la enfermedad se controla notablemente.

El tratamiento consiste en la administración de dos fármacos que de forma conjunta logran controlar la acción del parásito y permiten a los órganos regenerarse.

La dosis de los fármacos la determina el veterinario, respondiendo a varios factores. Además de eso, el médico debe poner tratamiento para los síntomas que ha provocado la enfermedad, como las lesiones en la piel, la debilidad, los dolores, etcétera.

Cómo prevenir la leishmaniosis canina

Si estamos a cargo de un cachorro o perro adulto y conocemos las características de la leishmaniosis canina, vamos a querer que nuestra mascota no se contagie. La leishmaniosis puede ser mortal, así que cualquier esfuerzo que se haga por evitar el contagio será una buena decisión:

  • Para evitar que el perro se contagie de leishmaniosis canina, hay que impedir que sea picado por el mosquito vector de la enfermedad. Para esto son útiles los repelentes de insectos, los mosquiteros y el aislamiento del perro en las zonas donde el mosquito prolifera.
  • También es importante que el perro tenga un sistema inmunológico fuerte. Una alimentación balanceada y rica en nutrientes, en cantidades apropiadas según el peso y la constitución del perro, es una buena herramienta para evitar esta y otras enfermedades. También el ejercicio físico ayuda a fortalecer al organismo.
  • Hay que tomar las previsiones adecuadas, cuando tenemos un perro en una zona donde la leishmaniosis canina es endémica. Ya que la picadura del mosquito no es suficiente para contagiar la enfermedad, debe existir un perro contagiado al que el insecto pique primero.
  • Existe una vacuna contra la leishmaniosis, pero no evita el contagio por completo. Debe ser administrada a pacientes que se compruebe que no tienen la enfermedad, mediante prueba de sangre. La aplicación de esta vacuna solo se justifica en zonas donde la enfermedad sea endémica.

Como podemos ver, la leishmaniosis canina es una enfermedad que puede ser muy seria, es importante prevenirla y estar pendiente de la aparición de posibles síntomas para tomar medidas rápidas.

0 Comentarios

Deja un Comentario