Nuestros compañeros peludos necesitan nuestra atención y compromiso para que tengan una vida tranquila y alegre. Para asegurarse de ello siempre hay que estar vigilantes de su conducta, de sus hábitos de comida e ingesta de agua, al igual que sus deposiciones.

Aunque puede resultar nada agradable, los cambios en el estado de sus desechos son indicativos de que algo puede estar funcionando mal en su organismo. Como una idea general, las heces de un perro sano deben ser de un marrón oscuro, ni demasiado duras que lo moleste para excretarlas, ni demasiado blandas por lo general en forma tubular, sin presencia de mucosidades, sangre y sin fuertes olores. Cualquier cosa diferente a esto debe llamar tu atención para tomar acción si se vuelve recurrente.

La diarrea en perros es signo que no puedes ignorar. Hay muchas causas por las que puede ocurrir por lo que es necesario saber cómo curar la diarrea en perros para evitarle problemas más graves.

Causas de las diarreas en perros

Si conoces los motivos de la diarrea en tu perro, podrás tomar acciones para aliviarlo o solucionar el problema.

Alimentación: los cambios en la alimentación o una reacción diferente al alimento pueden causar esta reacción. Hay que verificar que el alimento y la cantidad sean adecuados para su raza, tamaño, etc., así como es necesario verificar que no saque de la basura o coma algo en la calle durante los paseos que lo enferme u obstruya el intestino.

Los perros muchas veces suelen ser muy desaforados para comer, se lanzan al plato como si nunca hubiesen visto la comida y, más que comer, tragan el alimento a toda velocidad. Esta conducta puede ocasionar diarreas porque el proceso digestivo se sobrecarga y los intestinos no pueden cumplir sus funciones de manera correcta.

Enfermedades: Hay varias enfermedades que pueden ocasionar como uno de sus síntomas la diarrea. Por ejemplo los problemas de colon, de intestinos causados por malformaciones u otras causas repercuten en la digestión ya que son encargados de la absorción de nutrientes y movilidad del paso alimentario.

Diferentes enfermedades causadas por la presencia de virus y bacterias se reflejan en heces además de liquidas y abundantes, suelen mostrar sustancias inusuales como mucosidad y en algunos casos sangre.

Otro motivo es la ingesta de algunos medicamentos que son recetados por algún problema de salud, pueden afectar la función intestinal o del hígado con las mismas consecuencias.

El estado anímico de estos animales también influye en sus reacciones orgánicas. Aunque no lo creas, los perros tienen una gran sensibilidad a todo lo que ocurre a su alrededor, los cambios bruscos poco agradables, los ruidos altos o agudos. Así como el trato hacia ellos, todas estas situaciones pueden afectarlos de modo negativo y causarles estrés. Esta alteración en ellos se puede derivar en cuadros diarreicos de leves a severos.

Algunas infecciones causadas por parásitos que se acumulan en distintos órganos, sobre todo en los intestinos modifican su funcionamiento. Son muy variados los parásitos que se pueden alojar en el perro. Algunos son progresivos, van empeorando las deposiciones, mientras otros tienen efectos intermitentes, es decir tienen diarrea un día o dos, luego deponen con normalidad y después repite el cuadro líquido. Hasta que llega el punto que son muy fuertes las diarreas y constantes.

Diarreas en cachorros

Las diarreas en cachorros necesitan mucha y pronta atención. Recuerda que no están totalmente desarrollados, sus defensas no son tan fuertes y las enfermedades, parásitos, bacterias, virus los pueden atacar con más riesgo.

En especial hay que tomar medidas a tiempo para evitar que se contagien de parvovirus o moquillo. Ambas son virales, causan muchos problemas como diarreas fuertes, liquidas y deben ser atendidas con urgencia, son de alta mortalidad.

¿Qué hacer si mi perro tiene diarrea?

Tal como lo comentamos antes, observar a tu peludo es muy importante. Así podrás ver si, además de diarrea, tiene otros síntomas. Con ello es que podrás determinar qué es lo mejor que puedes hacer para ayudarlo.

La primera sugerencia siempre es que te apoyes en el veterinario para que evalúe a tu compañero, y te de las indicaciones especificas del caso para curar la diarrea en tu perro.

Ahora bien, hay varias acciones que puedes tomar en casa.

En los casos en que el perro mantiene su estado de ánimo aunque presente diarrea, es probable que se deba a algún problema digestivo leve como comer muy rápido, un alimento les hizo daño. Por lo general son repentinas, acuosas y no deben superar los 3 a 4 días. Una clave importante es que el perro sigue con apetito, juega, se muestra activo y atento.

Si presenta esas características entonces suspende la alimentación de 12 a 24 horas. Permite que el proceso digestivo se equilibre, descanse y se reponga. Debe tener agua fresca al alcance siempre.

Tras el tiempo de ayuno, puedes darle dieta blanda en pequeñas porciones, divididas durante 2 o 3 veces al día. Así la digestión será más lenta y evitará recaídas. Ayúdalo con probióticos que ayuden a retornar el equilibrio estomacal e intestinal.

Es muy recomendable el agua de arroz, bien cocida, sin sal, en muchos casos ayuda a que las deposiciones se vuelvan de consistencia más adecuada.

Existen los cuadros diarreicos crónicos, que persisten por más de 2 semanas. Estos requieren la investigación del veterinario porque algo más serio, de alguna o varias de las causas que mencionamos está actuando en el organismo.

Una medida que siempre es vital es, que además de agua, suministrarle suero. Ya que no solo pierden líquidos sino que también pierden otros elementos como minerales que pueden causar problemas adicionales. Recuerda que estas medidas son de contención y mantenimiento.

Las diarreas recurrentes, paran un tiempo y repiten, también deben ser revisadas por el especialista. Una acción muy útil es tomar una muestra fecal, y llevarla al veterinario para que le hagan los estudios y verificar si se debe a parásitos u otras causas.

Es probable que dictamine usos de antibióticos, desinflamatorios y protectores gástricos para su recuperación, si se deben a infecciones, pero solo el profesional determinará el tipo y la cantidad en cada caso.

Como ya se dijo, las causas son variadas y muchas se deben a medicamentos, alimentación, conductas, etc. Así que puedes evaluar en casa si le cambiaste el alimento, si hay una medicación nueva, situaciones estresantes, evalúa todas esas circunstancias y haz las modificaciones para determinar si en efecto son las causas del problema.

0 Comentarios

Deja un Comentario