La fiebre es un signo o señal de que algo no se encuentra bien, es por eso que es motivo de alarma y requiere atención. En el caso de los perros, la temperatura normal es hasta 39°C, es decir, a partir de esa temperatura es que se considera que algo no está bien y el perro pudiera estar enfermo.

El cuidado de la salud de nuestras mascotas es parte importante de las responsabilidades que tenemos como dueños, así que es necesario informarnos de cómo bajarle la fiebre a un perro, sigue leyendo, aquí te decimos.

¿Qué causa la fiebre en los perros?

Como hemos dicho, la fiebre es una señal, un síntoma de alguna patología o condición, así que lo primero que hay que hacer es investigar qué tiene el perro.

El veterinario es el encargado de hacer el diagnóstico, ya que puede requerirse examen físico, pruebas de laboratorio o también imágenes radiológicas. Es por eso que se debe consultar siempre al veterinario si notamos que el perro tiene fiebre. Para tener una idea qué causa la fiebre en el perro vamos a revisar esta lista:

  • Infecciones bacterianas.
  • Infecciones por hongos.
  • Virosis
  • Edemas
  • Golpe de calor.
  • Reacciones a vacunas.
  • Envenenamiento o intoxicación.

Síntomas de la fiebre en perros

Por lo general, no estamos chequeando la temperatura del perro constantemente, así que hay que saber cuáles son los síntomas de la fiebre en perros y si se presentan, le tomaremos la temperatura, veamos:

Decaimiento. Cuando el perro tiene fiebre, casi siempre tiene malestar corporal, lo que lo hace estar decaído, triste, soñoliento. Por ejemplo, si no quiere jugar, no sale a recibirte al llegar, tiene la mirada triste, no acude de inmediato a tu llamado, camina lento o cualquier actitud similar, es posible que el perro se sienta mal y tenga fiebre.

Temblores. El cambio de temperatura corporal le puede causar temblores, si observas que tu perro está temblando y no hay una justificación ambiental para ello, es posible que tenga fiebre.

Convulsiones. La fiebre muy alta puede provocar convulsiones, por lo tanto, si el perro presenta este síntoma es muy probable que tenga fiebre.

Caliente al tacto. Si estás acostumbrado a tocar y acariciar a tu perro, seguramente estás familiarizado con su temperatura corporal, en ese caso, cuando tenga fiebre podrás darte cuenta, al tocarlo, que algo no anda bien.

fiebre en perros¿Cómo tomarle la temperatura a un perro?

En caso de que haya indicios de que el perro tenga fiebre, el siguiente paso es tomar la temperatura del animal. Hay que hacer notar, que los perros tienen una temperatura corporal más alta que los seres humanos, hasta los 38,9°C es normal, a partir de los 39°C se considera que la temperatura está alterada y después de los 40°C el perro necesita atención veterinaria.

La temperatura debe tomarse mediante un termómetro, preferiblemente digital y por vía rectal, de manera de obtener un registro exacto. La razón para usar un termómetro digital es que son de lectura rápida, por lo tanto, no se requiere inmovilizar al perro por demasiado tiempo.

Es importante desinfectar el termómetro antes y después de la toma y colocar un poco de lubricante antes de introducirlo para que sea menos molesto para el perro.

Si el perro es muy grande, es posible que se necesite de un ayudante para realizar la labor con seguridad, el perro debe estar quieto para introducir la punta del termómetro en el recto y esperar a que el termómetro de la señal sonora de que ya hizo la medición.

Inmediatamente debe anotarse la medida, junto con la fecha y la hora. Las tomas deben repetirse cada 6 u 8 horas, o con la frecuencia con que indique el veterinario.

Consejos para bajar la fiebre al perro

Una vez que se tiene la certeza que el perro tiene fiebre, se pueden tomar algunas medidas para bajar la temperatura, hay que saber que la temperatura alta puede ser perjudicial para la salud del perro. Veamos:

Medicamentos. Los medicamentos para bajar la fiebre son muy eficaces, sin embargo, estos solo deben ser recetados por el veterinario.

Hidratación. Es muy importante que el perro esté bien hidratado, se le debe ofrecer abundante agua fría y si se observa que no se la toma se le debe dar con un envase con pico o una jeringa. Otra opción es ofrecerle bebidas isotónicas, pero antes de hacer esto último debes consultarle al veterinario.

Alimentación. Los perros con fiebre tienden a perder el apetito, es por eso que hay que estar pendiente de que coma, aunque sea pequeñas cantidades de alimento. Ofrécele sus comidas preferidas o galletas de perro con alta palatabilidad.

Helados. Congelar frutas y ofrecerlas al perro es muy buena idea para estimularlo, refrescarlo y además hidratarlo. Estas frutas pueden ser sandías, fresas, manzanas o similares. Para esto se debe agregar agua al zumo de estas frutas y nunca agregar azúcar.

Paños de agua templada. Una manera de mantenerlo confortable es frotarle un paño suave mojado en agua templada por el cuerpo, haciendo énfasis en la panza, las orejas y la cara.

Envoltura de agua. Si la fiebre es alta, sobre los 40°C, es bueno enrollarlo en una tela empapada en agua templada, esto es mientras lo llevamos a alguna clínica veterinaria o esperamos por atención médica.

Bolsa de hielo. Una bolsa de hielo en la cabeza es buena idea para temperaturas sobre los 40°C, ya que el cerebro es muy sensible a la fiebre. Es importante estar pendiente de que el estímulo no sea demasiado frío y de secarlo si se moja.

Baño. En caso de que nada de lo anterior resulte, se le puede dar un baño de inmersión en agua templada, nunca fría. Luego de eso, se debe secar muy bien al animal y abrigar con mantas. Nunca se le debe secar con aire caliente, si se usa un secador debe ser con aire frío o tibio.

Es importante seguir las instrucciones del veterinario al pie de la letra, para el bien y total restablecimiento de nuestra mascota.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario