Diagnóstico y tratamiento de la demencia en perros

A medida que la mascota envejece, el propietario puede notar una disminución en la actividad y la capacidad de correr y saltar. Muchos propietarios se sorprenden al saber que los animales pueden experimentar cambios relacionados con la edad, como la pérdida de memoria. La demencia canina, también conocida como disfunción cognitiva canina (SDD), se está convirtiendo en un problema cada vez más común porque los avances en animales han aumentado debido a los avances en medicina veterinaria.

Edad del cerebro del perro

Según el Journal of Veterinary Behavior , el cerebro de un perro con disfunción cognitiva experimenta los mismos cambios que las personas con Alzheimer y demencia. Aunque la enfermedad de Alzheimer es ampliamente conocida, CDS no ha recibido suficiente cobertura mediática y no siempre se detecta durante una visita a un veterinario.
Desafortunadamente, muchos propietarios se inclinan a considerar los cambios en el comportamiento del perro como un fenómeno de edad normal y ni siquiera informan el problema al veterinario. Los cambios asociados con la demencia del perro son apenas distinguibles, y las desviaciones graduales en el comportamiento del animal son difíciles de notar incluso para el dueño más atento.

La información sobre los signos de demencia en un perro lo ayudará a reconocer el problema inicialmente, a discutirlo con su veterinario y a tomar las primeras medidas para tratar a su mascota. Los dueños de perros deben familiarizarse con los signos del envejecimiento de un animal.

Signos de demencia del perro

Para diagnosticar la disfunción cognitiva de un perro en una mascota, use la lista de síntomas de DISH:

  • Desorientación
  • Va y viene.
  • Vaga sin rumbo.
  • No puede encontrar una salida de la habitación o se queda atascado detrás de los muebles.
  • Parece perdido en el patio u olvida el objetivo de salir.
  • No reconoce personas y perros conocidos.
  • Deja de responder al apodo y a los comandos de voz.
  • Interacción con miembros de la familia.
  • Se hace menos contacto (caricias, rascarse el abdomen, juegos).
  • Muestra menos alegría al encontrarse.
  • No se encuentra con miembros de la familia en la puerta.
  • Sueño y vigilia
  • Duerme más durante el día, especialmente durante el día.
  • Duerme menos por la noche.
  • Disminución de la actividad durante el día.
  • Disminución del interés por el medio ambiente.
  • Preocupado por ir y venir o girar en su lugar al atardecer (confusión nocturna).
  • Habla de noche (ladridos o aullidos).
  • Falta de limpieza en la casa.
  • Alivia la necesidad de una casa.
  • Alivia la necesidad de una casa inmediatamente después de regresar de la calle.
  • Deja de mendigar en la calle.
  • Muestra impureza en presencia del propietario.

Para los gatos, esta lista se incrementa en dos puntos: cambio en la actividad y ansiedad y se llama DISHAA.

Otros aspectos

No todos los síntomas anteriores indican la presencia de demencia en el perro. Se pueden observar síntomas similares de demencia senil en perros mayores que padecen otras enfermedades. Algunos tienen problemas de visión y audición, lo que también puede causar confusión y disminución de la interacción con los miembros de la familia. Las enfermedades de los animales mayores, como la diabetes mellitus, el síndrome de Cushing, la enfermedad renal y la incontinencia, pueden causar desorden en el hogar. Los exámenes, las mediciones de la presión arterial, los análisis de orina y de sangre y un historial médico detallado ayudarán a su veterinario a identificar problemas de salud en su mascota que estén acompañados de síntomas similares a los de un gato.

Pero ningún cambio en el comportamiento del perro debería interrumpir su fuerte amistad. El conocimiento de los problemas causados ​​por el envejecimiento lo ayudará a ajustar su colaboración para que su mascota aún pueda sentir su amor. Si un veterinario detecta que tiene cambios de comportamiento característicos de la disfunción cognitiva del perro y otros problemas de salud, siga estas recomendaciones.

Seguridad nocturna de confusión

Las personas y los perros con demencia a menudo experimentan una interrupción en el ciclo de sueño y vigilia. Las mascotas, sujetas a confusión por la noche, duermen más durante el día, pero están despiertas, experimentando desorientación y ansiedad por la noche. Las personas con deterioro de la función cognitiva pierden fácilmente su claridad de conciencia y a menudo se pierden, y los perros con demencia pueden ir y venir o, sin saberlo, salir de casa. Por estas razones, las personas y las mascotas con demencia no se pueden dejar desatendidas, especialmente en un lugar desconocido. El dueño del perro debe asegurarse de que siempre tenga una etiqueta de identificación y excluya la posibilidad de escapar de la casa o del territorio del dueño.

Problema de charco

La pérdida de habilidades formadas como resultado de la costumbre de mantener la limpieza en la casa puede generar estrés tanto en el animal como en el hogar. Puede mover sus juguetes y una cama y colocar una barrera protectora para limitar el área a la superficie del piso, no cubierta con una alfombra, que es más fácil de limpiar, y cubrirla con papel o pañales absorbentes. Los pañales y los pantalones absorbentes también ayudarán a prevenir la impureza si el perro se siente cómodo con ellos y usted tiene tiempo para reemplazarlos con frecuencia.

Para evitar la suciedad en la casa, a menudo puede llevar a su mascota a la calle. Pase lo que pase, no regañe al perro por violar la limpieza de la casa. El proceso de envejecimiento puede asustarlo no menos que a ti. Puede requerir que su familia sea creativa, trabaje unida y cambie su estilo de vida, pero juntos pueden superar el problema de envejecimiento de su mascota, que ya no está limpia.

Tratamiento de CDS

Además de ser impuro en el hogar, otro problema desagradable y complejo que acompaña a la demencia del perro es la alteración del sueño. El perro no solo va y viene durante la noche, sino que a menudo aúlla o ladra mientras está confundido. Discuta con su veterinario qué medicamentos y estrategias de tratamiento ayudarán a reducir la ansiedad y mejorar el sueño de su animal.

Los tratamientos adicionales para la disfunción cognitiva del perro incluyen enriquecimiento y nutrición suplementaria. Ofrezca a su mascota juegos interactivos, educativos y alimentadores automáticos. El ejercicio ayuda a alejar la somnolencia diurna y a estimular la actividad mental del perro. Una dieta bien balanceada rica en ácidos grasos omega-3 ayudará a proteger las células cerebrales de ser destruidas por el envejecimiento. Consulte a su veterinario acerca de los alimentos dietéticos para perros que ayudan a apoyar la función cognitiva.

Junto con un alimento diseñado para restaurar y mantener una buena salud, su veterinario puede aconsejarle sobre un medicamento para reducir los síntomas de demencia en su perro. Puede analizar el uso y los posibles efectos secundarios del medicamento, averiguar si es adecuado para su perro.

La disfunción cognitiva del perro es un problema complejo que no tiene una solución definitiva. Pero, después de haber mostrado paciencia, compasión y cuidado, puede superar las dificultades de la demencia en un perro y proporcionarle a su mascota una alta calidad de vida a una edad avanzada.

0 Comentarios

Deja un Comentario