Cotón De Tuléar


Características Vitales


Altura
21 cm
Peso
4 - 6 kg
Esperanza de Vida
16 a 20 años
Personalidad
Cariñoso y Sociable

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Largo
Color
Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El cotón de Tuléar es un perro que a primera vista muestra rasgos similares a los bichones, de donde se cree que procede su origen, aunque no existe un registro real de su aparición. Una de las teorías más plausibles es que algunos perros de la familia del bichón, fueron llevados a Madagascar por los franceses, los ingleses o los portugueses. Concretamente, habrían sido llevados a la región de Tuléar, actualmente conocida como Toliara. Allí, a través de la mezcla con otros canes autóctonos, se definirían poco a poco las características del cotón de Tuléar.

Pronto se convirtió en uno de los perros predilectos de las familias acomodadas de esta ciudad portuaria, y de todo Madagascar, aunque tardó algunos años en expandirse por el resto del mundo. No sería hasta 1970 cuando la raza fue reconocida por la Federación Cinológica Internacional, y solo a partir de entonces se exportaron los primeros ejemplares a América y a Europa.

Su función original, además de ser un perro de compañía, era la de cuidar los rebaños, a pesar de que su tamaño no lo hacía especialmente adecuado para pastorear animales relativamente grandes. Sin embargo, su alto nivel de energía y entrega a sus tareas, eran suficientes para mantener a los rebaños bien guardados.

En la actualidad, sigue sin ser una de las razas más famosas del mundo, aunque parece que poco a poco va haciéndose su propio hueco en la sociedad. A pesar de que físicamente es muy parecido al bichón maltés, lo cierto es que estas razas guardan algunas diferencias importantes, que se notan sobre todo en su tamaño y peso, en el tipo y tonalidad de pelaje y en la morfología de su cabeza.

Características del cotón de Tuléar

El cotón de Tuléar es un perro de raza pequeña, más largo que alto, de patas cortas y una cabeza proporcionalmente grande. Su espalda es musculosa y levemente convexa, y muestra un pecho bien desarrollado, aunque no demasiado profundo. Es un perro más bien delgado y musculoso, capacitado para realizar más ejercicio físico del que puede parecer inicialmente.

Una de las características del cotón de Tuléar que más llama la atención, es su rostro, con una trufa negra y amplia y unos ojos profundos y oscuros, que mantienen siempre una expresión de alerta. Sus orejas son triangulares y cuelgan levemente a ambos lados de la cabeza. Llama también la atención su cola, de inserción baja que habitualmente lleva colgando hacia abajo, pero que encorva sobre la espalda cuando inicia alguna actividad.

La raza de perro cotón de Tuléar puede parecer frágil a primera vista, pero nada más lejos de la realidad. Es un animal robusto y preparado siempre para la actividad física, y lo bastante resistente como para correr y saltar como razas de mayor tamaño.

Tamaño del cotón de Tuléar

El estándar de la raza marca un tamaño ideal para hembras y para machos. En cuanto a las hembras, deberían mantenerse entre los 23 y los 25 centímetros; y los machos, deberían estar entre los 26 y los 28 centímetros. Sobre el peso, lo más adecuado es que se mantengan entre los 3,5 y los 6 kilos, según lo que marca el FCI.

Pelaje del cotón de Tuléar

Es fácil adivinar el tipo de pelaje que posee el cotón de Tuléar, puesto que recibe su nombre del término coton, que en francés significa algodón. Esta textura algodonosa y suave es muy especial y casi única en el reino canino, además de ser muy denso y suelto. Es bastante largo también, aunque tiende a mantenerse en buenas condiciones por lo general. En cuanto a las tonalidades, el pelaje del cotón de Tuléar es básicamente blanco en cuanto a su fondo, aunque se aceptan rastros de tonos grises o rojos sobre las orejas. Dependiendo de la organización, pueden admitir otros colores, pero lo más habitual es que se mantengan de color blanco.

Comportamiento del cotón de Tuléar

El cotón de Tuléar es un perro con un temperamento excelente, muy activo, juguetón y alegre. Es sociable por naturaleza y cariñoso, por lo que son perfectas mascotas de familia. Son además muy inteligentes, por lo que aprenden órdenes con facilidad, y tienden a obedecer a sus dueños sin oponer resistencia.

Pueden crear dependencia hacia su familia y necesitan pasar la mayor parte del tiempo acompañados, por lo que no se recomiendan para personas que pasen demasiado tiempo fuera de casa, ya que podrían desarrollar ansiedad por la separación.

Aunque son de naturaleza simpática y amable, se recomienda realizar una correcta socialización con ellos desde cachorros, ya que de otro modo pueden ser algo tímidos y asustadizos de mayores.

Se llevan muy bien con los niños, siempre y cuando se mantenga una relación de respeto y los niños no hagan daño al animal. Son fáciles de tratar, de educar y de enseñar todo tipo de trucos. Realizando un adiestramiento en positivo, será posible disfrutar de una mascota divertida y perfectamente equilibrada, inmejorable en todos los aspectos.

Principales enfermedades del cotón de Tuléar

El cotón de Tuléar es una raza de perro bastante saludable por lo general, que no tiene asociadas enfermedades por su genética. Sin embargo, nunca hay que descuidar la salud del perro, por lo que se recomiendan las visitas periódicas al veterinario para descartar cualquier problema eventual y para mantener al día su calendario de vacunaciones y desparasitaciones.

Cuidados básicos del cotón de Tuléar

Esta raza es por lo general muy sencilla de cuidar y mantener. Lo más importante es dedicar al animal el tiempo adecuado y entender sus necesidades. Siguiendo unos hábitos concretos en su día a día, podrás disfrutar de una mascota sana y afectuosa durante mucho tiempo.

Cepillados

A pesar de la densidad y longitud de su pelaje, el cotón de Tuléar apenas pierde pelo, por lo que no son necesarios tantos cuidados como en otras razas. Sí es recomendable realizar cepillados a diario para evitar que se formen nudos o enredos que puedan hacer que el pelo pierda calidad o que se dañe, pero si se hace bien, no será necesario llevarlo al peluquero salvo que se desee.

Baños

Igualmente, los baños no son necesarios con demasiada frecuencia. Un baño cada 6 u 8 semanas es suficiente para que el manto se mantenga en perfectas condiciones. Se recomienda sin embargo secar correctamente el pelo en cada baño, porque la humedad podría provocar problemas en su piel.

Alimentación

Como en cualquier otra raza, es muy importante proporcionar al animal una alimentación de calidad, en una ración adecuada para evitar que coja demasiado peso. No es un perro que tienda a engordar con tanta facilidad como otras razas, pero aún así es aconsejable limitar los premios incluso durante el entrenamiento.

Ejercicio

Este perro goza de una gran cantidad de energía, por lo que necesita un nivel de ejercicio acorde para poder eliminarla. Lo bueno es que su tamaño le permite ejercitarse y jugar dentro de casa, pero estos juegos deberán siembre complementarse con salidas a la calle para pasear y socializar con otros animales.

Educación

El cotón de Tuléar es un perro que demanda muchas atenciones y compañía, pero al mismo tiempo fáciles de educar. Lo pasará muy mal si tiene que vivir aislado, pero será feliz compartiendo las actividades diarias de su familia.

Curiosidades del cotón de Tuléar

Su parecido con el bichón maltés es tal, que de cachorros es prácticamente imposible diferenciar entre ambas razas. De adultos, esas diferencias pasan por el tamaño, y a que el cotón de Tuléar es ligeramente más grande, la forma de su cabeza, y las tonalidades de su pelaje. En ambos casos, el pelo es de color blanco, pero el cotón admite algunos flecos de otras tonalidades, cosa que no ocurre en el caso del maltés.

Este perro se adapta a la vida en cualquier lugar debido a su tamaño reducido, pero su alto nivel de energía hace que demande un espacio propio donde poder correr y desahogarse, por lo que es perfecto para familias que dispongan de un jardín.

En caso de no estar seguro de si un ejemplar pertenece a la raza cotón de Tuléar o al bichón maltés, hay diversas opciones para definir su raza según el estándar. Puedes acudir al veterinario para que pueda chequear y comparar sus características. Del mismo modo, los jueces de los concursos de belleza caninos pueden darte la solución sobre la raza debido a su experiencia. Finalmente, la FCI puede revisar las medidas y características de un ejemplar para definir su raza.

Si quieres compartir tu vida con un animal de esta raza, apuesta siempre por acudir a un criador de confianza y con experiencia en la raza, porque solo así tendrás las garantías de salud del cachorro y toda la información que puedas necesitar sobre la raza. Además, de esta forma no tendrás ninguna duda de a qué raza pertenece tu nueva mascota. No confíes nunca en tiendas de mascotas o en ventas particulares donde los cachorros tienen un origen dudoso, porque así favoreces a la cría indiscriminada de cachorros.

Cotón De Tuléar