Coonhound


Características Vitales


Altura
31 cm
Peso
15 - 20 kg
Esperanza de Vida
10 a 12 años
Personalidad
Afable y Tranquilo

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Mediano
Pelaje
Corto
Color
Blanco, Negro
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Se denominan coonhound a los perros capacitados para la caza del mapache por sus características tanto físicas como de comportamiento. Lo que todos tienen en común es su habilidad para la caza, razón por la que fueron criados en diversas partes del mundo.

El coonhound es un perro tipo sabueso de tamaño mediano o grande, empleado en cacerías, especialmente de mapaches, por sus habilidades como perro rastreador. En la actualidad se mantienen como mascotas debido a que las cacerías cada vez son menos populares, aunque todavía es posible encontrar ejemplares de coonhound realizando su actividad original.

El coonhound tiene su origen en América, como descendiente de ejemplares de fox hounds importados de Inglaterra. No obstante, es una de las razas de sabuesos más antiguas que se conocen, y sus características difieren del fox hound, siendo el coonhound un perro más pesado y lento en el rastreo. También pueden tener en su genética mezcla de otros perros como el Saint-Hubert, el Kerry Beagle o el Talbot.

A pesar de su antigüedad, los registros de la raza no se realizaron hasta aproximadamente el año 1945. Esto es debido a que su principal función era para la caza, por lo que es muy raro verlos en exposiciones caninas o en otro tipo de pruebas similares.

Tipos de coonhound

Una de las peculiaridades del coonhound es que no es una raza única. Son hasta cinco las variedades de coonhound que se conocen, y cada una está reconocida como independiente del resto debido a sus propias características. En común tienen su habilidad para cazar mapaches y otros animales como zarigüeyas, y     que posiblemente todos tienen un origen común. Sin embargo, cada una de las variedades posee unas cualidades que lo convierten en único.

Coonhound Negro y Bronce

El más conocido es el black and tan coonhound, también llamado perro negro y fuego para la caza del mapache. Es un animal de tamaño mediano o grande, que puede llegar a medir casi 70 centímetros y a pesar hasta 50 kilos. Es un perro casi puramente de trabajo, y como tal su crianza se ha dirigido a afinar las características que le permitieran cumplir con su función. Se mueve perfectamente en altas y bajas temperaturas y en todo tipo de terrenos, y su poderoso olfato le permite rastrear cualquier animal. Se trata de un perro fuerte y poderoso, muy apacible y sociable cuando no está trabajando. Muestra además un pelaje corto, de color negro con grandes manchas marrones o fuego, unas orejas largas caídas y unas patas largas y robustas. Se trata de un animal muy proporcionado y balanceado, preparado siempre para cumplir con su trabajo de cazador.

Otras variedades de coonhound

El bluetick coonhound es similar al anterior en cuanto a forma y capacidades. Tiene su origen en los mismos canes que el resto de variedades de coonhound, y la principal diferencia de este con el anterior reside en la coloración de su manto y en que es un poco más grande proporcionalmente.

Otra de las variedades es el redtick coonhound o coonhound inglés, que se llama así a pesar de que su origen también se encuentra en los Estados Unidos. Desciende también de los primeros perros cazadores que llegaron a América del norte en los siglos XVII y XVIII, y es un animal de tamaño medio muy proporcionado. Su principal función ha sido también siempre la de cazador, por eso es poco habitual encontrarlo como animal de compañía. Suele presentar un pelaje tricolor, manchado o con marcas rojas.

Menos similar a los anteriores es el redbone coonhound, un perro que sigue siendo tipo sabueso, pero que es más atlético físicamente y con un manto de color rojo. Su fuerza y agilidad le permite cazar en terrenos tan dispares como montañas o valles, y es lo bastante robusto como para enfrentarse a osos y pumas además de los mapaches. La particularidad de esta variedad es que ha trabajado también como perro de aguas y como perro guardián, por lo que es más fácil encontrarlo en casas.

Finalmente se encuentra el treeing Walker coonhound, un perro que en apariencia es bastante parecido del fox hound inglés, del que desciende, y que es ligeramente más pequeño que el resto de variedades. Es un perro ligero y rápido, capacitado para rastrear, pero también para perseguir a sus presas. Incluso tiene la capacidad de trepar por los árboles, característica de la que toma su nombre.

Comportamiento del coonhound

Como perro de caza, el coonhound es sin duda un portento, capaz de encontrar un rastro mucho tiempo después de que el animal haya huido. Es un animal que se mantiene siempre en estado de alerta y que siempre está dispuesto para cumplir con su trabajo. El gusto por perseguir rastros hace que sea un poco ruidoso y ladrador o aullador cuando encuentra a su presa, y posee una voz lo bastante profunda como para que sus dueños puedan escucharlo en la distancia, por lo que hay que tener ese detalle en cuenta si se quiere como perro de compañía.

A pesar del ruido, es una excelente mascota, ya que se adapta a cualquier tipo de vida siempre que se le ofrezca la posibilidad de ejercitarse de un modo correcto. Es un animal amistoso, paciente y tranquilo cuando se encuentra en casa, aunque requerirá mucho juego y ejercicio para que su comportamiento no se vuelva destructivo. Además, hay que tener en cuenta que requiere una educación firme y con paciencia, porque de otro modo su instinto prevalecerá ante las órdenes dadas.

Cuidados básicos del coonhound

Lo más importante para mantener a un coonhound en un buen estado de salud, es incidir en su educación y en el ejercicio. Requiere muchos estímulos y firmeza en cada nueva orden, y un adiestramiento desde cachorro para que de adulto sea un perro equilibrado y educado. También es importante socializarlo cuando es pequeño, con todos los animales posibles, ya que su instinto de caza podría provocar algún susto con otras mascotas o animales de los vecinos.

A nivel de salud, el coonhound es fuerte y robusto, y es raro que enferme. No obstante, hay que garantizar su calendario de vacunación y las desparasitaciones internas para evitar que pueda contraer algunas enfermedades. Puede presentar en ocasiones displasia de cadera o afecciones relacionadas con los ojos, por lo que habrá que prestar especial atención a esas cuestiones.

El mantenimiento del animal requiere unos cuidados mínimos, como un cepillado de vez en cuando y un baño cada mes o cada dos meses. Esta frecuencia puede aumentarse si se trata de un perro que haga salidas habituales al campo, pero para un perro doméstico será suficiente.

Habrá que vigilar también la alimentación, ya que se trata de una raza con tendencia a la obesidad, especialmente si no realiza todo el ejercicio requerido. Por eso, hay que controlar la cantidad de comida que se le da, y también apostar siempre por una alimentación de calidad. Se recomienda además evitar los premios en forma de comida en su entrenamiento, porque así estarás además protegiendo su salud.

En cualquier caso, para mantener a un ejemplar de coonhound en buen estado de salud, tanto física como mental, es necesario conocer sus necesidades y entender su temperamento como perro de caza, y por supuesto proporcionarle todas las actividades para las que está capacitado, más allá de los largos paseos.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de esta raza o cualquiera de sus variedades, lo primero que deberías hacer es contactar con un criador especializado y con experiencia para que pueda ofrecerte todas las claves para una buena convivencia. Ten en cuenta que, si no dispones del tiempo y el espacio adecuado, quizá este perro no sea el más adecuado como mascota, porque podría desarrollas comportamientos como ansiedad o nerviosismo por no poder dar salida a toda su energía.