Cómo adiestrar a un perro

Toda la familia siente una gran emoción con la llegada de un perro a casa. Ya sea cachorro o más adulto; adoptado o comprado es una alegría que llena toda la casa. Incluso si no es para el hogar sino para algún espacio de trabajo, todo cambia con su llegada. Para que la convivencia, sea lo mejor posible, es necesario saber cómo adiestrar a un perro. Que aprenda conductas básicas, responder a órdenes de los humanos de confianza. Y sobre todo que lo ayuden a desarrollarse sano y feliz.

Para asegurarte que tengas éxito con tu compañero canino, ten en cuenta que mucho depende de ti. ¿Te sorprende? Pues así es, ya que para lograr tu objetivo tienes que ser paciente, perseverante, saber recompensar y nunca maltratar a tu perro.

Recuerda que ellos aprenden, memorizan, son sorprendentes y son capaces de sentir. De hecho muchas veces perciben las emociones humanas sin que sean muy evidentes.

¿Quieres saber todo lo que puedes hacer para entrenar a tu perro? Sí es así, aquí aprenderás información práctica, concreta para que tu peludo te obedezca y se comporte de lo mejor.

Educar a un perro por cuenta propia

Educar a tu perro es el proceso que se hace con el cachorro para que sea estable, y se pueda relacionar sin conflictos. Así aprende a convivir con humanos, con otros animales, con la llegada de desconocidos, etc.

La educación lo ayudará a tener una vida saludable tanto física como psicológica. Para que funcione, toda la familia debe seguir las mismas reglas, en caso contrario confundirán al perro

Establece normas simples y constantes. Los perros aprenden con la repetición y el estímulo o premio. Si hoy le impones una norma, pero mañana no la sigues, se pierde el aprendizaje.

Lo que coma debe ser solo lo que le sirvas en horas constantes y diarias. Esto a veces puede ser difícil por el ritmo de tu vida, pero es importante hacerlo.

Si le vas a dar una golosina, adecuada para un perro, debe ser como parte del entrenamiento. Por ello, si quieres que solo coma de lo que sirves en sus recipientes, no debes lanzarle alimentos cuando estás a la mesa o en otro momento.
Para socializarlos llévalos a diferentes lugares. Es decir, hay que ponerlos en ambientes donde vea más personas, animales. Llevarlos a parques, plazas, con los cuidados del caso según su edad. Que juegue y tenga actividades en los que se sienta bien involucrado.

Es probable que requiera que lo corrijas si es necesario, en caso de que se exalte. Lo que significa controlar sus reacciones.

Enseñar a un perro cachorro

Hay que partir de una rutina de entrenamiento diaria, que se mantenga en el tiempo. Con tareas simples y específicas y no demasiado prolongadas. Un tiempo prudencial de 10 a 20 minutos.

Para iniciar el entrenamiento, el cachorro debe estar lo más calmado posible. Lo más recomendables es estimularlo con premios positivos. Una golosina, alimento, pero en cantidades mínimas para no afectar su salud.

Los estímulos no deben ser solo comida. Es necesario que también perciba las caricias, el afecto como un reconocimiento a su aprendizaje.

Para adiestrarlo para hacer necesidades en casa, moja un periódico en la primera oportunidad que miccione. Ese papel o cualquier elemento que elijas donde haga sus necesidades, lo llevas al sitio que has dispuesto para sus necesidades. En eses lugar tendrás un amplio espacio cubierto de periódico o el material que prefieras.

Al principio será muy amplio la zona que tengas cubierta, pero luego la irás haciendo más pequeña a medida que el cachorro se acostumbra. Puedes prever que después de comer o beber, pasados unos 15 minutos soltarán sus desechos. Muévelo al sitio seleccionado. Si lo llevas a menudo se habituará poco a poco. Igual luego de dormir, es un buen momento para llevarlo al “baño”.

Los regaños y castigos no tendrán un efecto positivo. Refuerza las conductas que deseas que repita, esa es la regla de oro.

Adiestrar a un perro adulto

El entrenamiento en perros adultos es un hecho. Ellos siguen aprendiendo toda la vida, aunque claro, siempre es más sencillo si inician de cachorros.

Formar un hábito es esencial para adiestrar un perro. Uno de los más importantes es el paseo. Tiene muchos beneficios como compartir tiempo juntos, lo que ayuda a crear o fortalecer el vínculo entre ambos.

Sumado a esto es un buen momento para su entrenamiento. Para ayudar a que sea obediente, llévalo con la correa. El perro no puede tirar de esta, si lo hace en ese momento te detienes hasta que disminuya la tensión en la correa.
Otra ventaja de los paseos es que libera energía, así no tiene conductas ansiosas, que se puedan expresar en destrozar muebles, o morder algo que no quieras.

La repetición es esencial para que el proceso sea exitoso. Una vez que haga lo que esperas es el momento de recompensarlo. Dile palabras afectuosas, acarícialo. Algún tipo de alimento también lo motivará pero no debe hacerse dependiente.

El valor de repetir también puede verse como disciplina. Por ejemplo, si decides que no puede subirse a la cama, entonces debes ser constante en esa conducta. En caso contrario el perro no aprenderá sino que hará lo que quiera. Del mismo modo, establecer horarios habituales para estas tareas creara una disposición activa en tu compañero.
Controla sus impulsos. Oblígalo a sentarse antes de comer, abrir la puerta y del saludo de una persona. Debe estar en esta posición hasta que le des la señal para comer, abras la puerta o las personas lo terminen de acariciar. Esto ayudará a evitar ataques de ansiedad, temor o agresividad.

Adiestrar a un perro de caza

Una de las claves de adiestrar a un perro de caza es llevarlo a distintos terrenos. El campo, bosque, plazas, que se habitúe a estar en diferentes entornos. Así facilitará adaptarse a cualquier espacio.

Es necesario el entrenamiento con silbato. Dado que muchas veces las órdenes serán dadas a distancias, hay que enseñarle a obedecer con los sonidos. Para ello establece como reaccionará si es un sonido largo, si es corto, si son dos cortos y seguidos. Siempre motiva con la recompensa y practica unos 15 minutos cada día las órdenes.
Para las reacciones ante las presas usa correa extensible, con ella y la ayuda de un pito puedes orientar las reacciones de tu perro. Por ejemplo, si desea correr en una dirección puedes frenarlo y al mismo tiempo usar un pitido. Así la acción y el sonido se asocian en su cerebro.

Cuando tengas que usar una cuerda de 20 metros, será más sencillo que siga las instrucciones. Por ello deben acostumbrarse a este tipo de herramientas, antes de ir directamente de caza.

El adiestramiento más importante es que distinga el señuelo de la caza real. El objetivo es que lleve la pieza a tus manos sin destrozarla.

Mientras son cachorros se les enseña lanzando algo, no muy distante. Deben ver que vuela y cae. Lo más probable es que lo busque y regrese con quien le da afecto. Una vez lo haga, hay que enfatizar el afecto y la recompensa.

No debes arrancarlo de su boca, acarícialo hasta que lo suelte, cuando lo haga reiteras el afecto, y lo premias. Esto hay que repetirlo unas tres veces al día por 10 minutos, luego ir cambiando el objeto, para incluir presas muertas. De esta manera será eficiente para hacer el cobro.

Cuánto cuesta adiestrar a un perro

Aunque hay muchas opciones para adiestrar un perro por cuenta propia, también puedes tomar la opción de un entrenador profesional.

Los precios varían de acuerdo a la cantidad de sesiones, las metas, o los desafíos que presente el perro. También influye si es un cachorro o adulto.

Los precios no tienen una regla general o fija. En términos generales el precio por hora de un entrenador está entre 25 a 50 euros. ¿Cuántas sesiones necesita tu perro? Eso depende de varios factores, incluyendo sus capacidades particulares.

Nos referimos antes a las metas. ¿Buscas que tu perro aprenda las ordenes básicas de obediencia?, o ¿quieres resolver un problema de conducta? De acuerdo a lo que requieras variaran la cantidad de sesiones.
Si lo que buscas es el entrenamiento básico, que atienda algunas órdenes, y no sea un terremoto en casa: entonces con 6 a 8 sesiones deben bastar.

Para quienes buscan que logre hacer tareas más complejas, tener un nivel de obediencia más alto, será necesario más entrenamiento. En algunos casos se podrían requerir alrededor de 20 sesiones.
Cómo escoger al mejor profesional para educar a tu perro

Si decides que, lo mejor para adiestrar a tu perro, es buscar un entrenador, entonces tienes que saber cómo elegirlo.
Los métodos de entrenar a un perro son variados. Para algunos se trata de enfocarse buscar una respuesta a estímulos, para otros el objetivo es mejorar la capacidad de aprender. Ese es un criterio importante para elegir al entrenador.

Los perros son animales con una disposición a aprender. Son animales de manada, imitan, memorizan, casi todas las razas disfrutan y buscan la compañía. Te digo esto porque ningún proceso de guía justifica el maltrato. Los castigos o acciones similares son innecesarios y pueden tener efectos muy negativos en el perrito.

Una señal de que un entrenador no es confiable es que asegure el tiempo de entrenamiento. Este es un proceso complejo, los resultados dependen de la edad, raza, y la inteligencia de cada ejemplar. Por lo tanto, no se pude predeterminar el tiempo necesario.

Es importante que sepa que el entrenador no solo trabaja con el animal. Parte de su desempeño es también dar consejos y estrategias a los humanos. Esto es para consolidar el vínculo con la mascota, y para seguir en el tiempo con lo aprendido. Así podrás resolver situaciones que se presenten en el futuro.
Como puedes ver es hay muchas opciones para formar a tu perro. Adiestrar un perro, requiere atención, cuidados, recompensa y perseverancia. Esperamos que con todos estos datos puedas darle la mejor educación a tu compañero.

0 Comentarios

Deja un Comentario